Como Mejorar: La Lectura

Como Mejorar: La Lectura

Como Mejorar: La Lectura

La lectura, eficaz y convincente es un arte, tanto como lo es la música. Todo el mundo sabe bien el efecto que tiene la música en la gente. Una melodía agradable y calmante puede arrullar a uno y dejarlo en una condición de sueño mientras que otra impulsa a uno a actuar con ganas de ponerse de pie y marchar al compás de la música lo mismo sucede con la lectura.

Para más ver: Como Leer Bien y Rápido

Un lector de habla suave de personalidad dócil, que no haga contacto visual con sus oyentes, puede arrollar a un auditorio entero hasta que se duerma o por lo menos calmarlo hasta dejarlo envuelto, mientras que el orador público entusiasta, animoso y vibrante que se transporta a lo que lee y vive y siente su material y mantiene cierto grado de contacto con su auditorio mediante la vista, puede mantenerlo emocionado e impulsarlo a actuar a consecuencia de lo que oye.

Las 8 técnicas fundamentales de la buena lectura pública.

Hay ocho puntos esenciales para la lectura pública buena y eficaz. Ellos son:

Entusiasmo o sentimiento

Algo esencial para la buena lectura pública tener entusiasmo o sentimiento. Esto se necesita en todo lo que nos esforzamos por hacer sinceramente. En la lectura significa vivir el material conforme usted lo lee. ¿Cree usted lo que está leyendo?  Si no, no se moleste en leerlo.

El auditorio es parecido a un espejo; refleja el estado de ánimo del lector, las personas no pueden ser estimuladas a acción por las ideas expresadas por una persona que muestra que reprimida o por una presentación inanimada. Insípida, igual, o de lectura afectada. Pero cuando usted lee con entusiasmo y en ocasiones con ardor, su presentación será animada, llena de vida, fuerza, vigor, y será inspiradora.

Volumen

Siempre debemos leer con la suficiente fuerza. Un lector puede poseer todas las otras cualidades esenciales de la buena lectura; pero si no usa el volumen necesario para ser oído, de que le sirve todo lo demás. Pero ¿Cómo saber determinar la intensidad del volumen? la fuerza que se necesita se determina por el lugar, su tamaño y acústica.

No deje nunca que su voz se haga desagradablemente fuerte; pero siempre, hable con voz suficientemente alta para que todos puedan oír, incluyendo a los que se hallen hasta en la parte de atrás. Si usted se percata de que algunos están haciendo esfuerzo para oír sus palabras, entonces debe aumentar la fuerza de su voz lo necesario para que lo escuchen bien.

Pronunciación o articulación clara.

Esto significa hablar claramente y pronunciar las palabras que se entiendan, mediante articular claramente cada silaba y pronunciar bien las consonantes finales. Esto implica el abrir bien la boca y dejar que las palabras broten, sin la obstrucción de la lengua encogida. Si un lector no tiene habla claramente articulada, entonces, prescindiendo de cuan fuerte voz use, sus palabras no se entenderán.

También, con el fin de ser oído claramente se debe leer con la cabeza levantada, no con la barbilla recargada en el pecho. Sostenga el material que se va leer lo suficientemente alto para que el único movimiento necesario sea una leve mirada hacia abajo. Esto siempre permitirá que la voz viaje directamente al auditorio y también facilitara el tener contacto visual con él, aunque uno este leyendo y no esté hablando improvisadamente.

Énfasis correcto

Otra cosa que se necesita fundamentalmente para lograr lectura inteligente y sobresaliente es el dar el énfasis correcto adecuado a las palabras que transmiten el pensamiento de cada oración.

Esta es la misma vida de la lectura; pero el dar énfasis en las palabras que no deben recibirlo confunde o cambia el significado de una declaración, quizás hasta el grado de lo absurdo, reemplazándose así el énfasis que da el sentido con el énfasis que hace que se pierda el sentido.

El énfasis es la llave que lleva al significado. La lectura oral buena e interpretativa aclara el texto dando énfasis con sentido a las palabras correctas, y así transmite el significado correcto.

Con el fin de saber el significado correcto, el lector tiene que familiarizarse, no solo con la idea general de todo el escrito, sino con el significado de cada oración. Para que no olvide el significado cuando llegue el tiempo de presentar la lectura en público, un buen método que le ayudara a lograr esto es subrayar las pocas palabras de la oración que reciben el énfasis principal.

Para saber el énfasis que tienes que dar a una palabra oración se puede determinar por el contexto o medio circundante de cada declaración así sabremos cuales son las palabras que deben recibir énfasis.

La lectura que recibe énfasis donde debe recibirlo expresa convicción e impresiona a los oyentes. Denota ahínco y sinceridad. La falta de énfasis hace a la lectura insípida, descolorida, débil y aun vacía.

Modulación

La modulación, es la variedad y el contraste de la voz.  Es lo contrario de leer en un tono monótono que invite a sueño, y se hace usando expresiones llenas de colorido y variedad en la inflexión tonal. Sin un contraste constante de paso, tono y fuerza un lector carece de expresión natural y no logra conseguir la atención y conservar el interés del auditorio.

Naturalidad

La persona que aprende a leer con naturalidad y sabe hacerlo, es decir, con la misma inflexión y color de la conversación con significado y convicción, ha descubierto el secreto de la lectura pública eficaz. Hágala sonar como si estuviera usted hablando.

Esto es esencial, la lectura que tiene naturalidad debe sonar como conversación animosa, debe tener la misma naturalidad, espontaneidad, frescura y animación que la buena conversación.

Pausar

Uno de los puntos esenciales más significativos de la lectura pública es usar las pausas. Quizás no exista mejor modo de atraer la atención de su auditorio que haciendo las pausas donde deben hacerse.

Haciendo pausas un buen lector puede crear expectativa, dar énfasis, recalcar el sentido y dar tiempo para que el material sea comprendido.

Si uno no pausa cuando lee nuestra lectura se hace mecánica y sosa como un impreso y solo está pronunciando palabras sin comunicarles sentido. La puntuación oral no siempre coincide con la puntuación gramatical. En el habla diaria a menudo pausamos donde no se usa coma en la escritura, y viceversa.

Serenidad o la calma

El último requisito esencial para la buena lectura pública, pero no el de menor importancia, es la serenidad o la calma. Se necesita esta para poder mantener buen dominio de uno mismo, para pausar debidamente, tener desenvoltura natural, agrupar correctamente las frases y leer con fluidez, dejando que los ojos abarquen varias palabras más adelante cada vez que se haga una leve pausa para dar sentido a una frase o grupo de palabras que expresan un pensamiento. Sin desahogo el lector no puede poner a sus oyentes en desahogo e infundir confianza en ellos.

Este efecto deseado no puede lograrse si el lector no está cabalmente familiarizado con el material de lectura.

Si él no lo está, su atención estará dividida. Sus ojos escudriñarán nerviosamente la parte del texto que sigue para no tropezar cuando lea, y al mismo tiempo tratara de averiguar con un vistazo su significado, importancia y la emoción que se ha de expresar. Su lectura defectuosa revelara que no se ha preparado cabalmente. 

Otros dos requisitos

Todavía hay otros dos requisitos, aunque menores, para la buena lectura pública. Estos no se necesitan cuando se lee por radio a oyentes invisibles; pero cuando uno se enfrenta a un auditorio visible, agregan los toques de acabado, pulidez y eficacia a la presentación. En la lectura pública, de cuando en cuando mantenga contacto visual con sus oyentes levantando la vista del texto, no simplemente de manera mecánica, a la ligera, sino mirando a los ojos de un oyente aquí y más tarde de uno allá, también, el usar algunos ademanes mejorara su lectura; pero úselos únicamente con moderación, es decir, use menos que cuando habla de improviso.

Como Mejorar: La Lectura

La lectura, eficaz y convincente es un arte, tanto como lo es la música. Todo el mundo sabe bien el efecto que tiene la música en la gente. Una melodía agradable y calmante puede arrullar a uno y dejarlo en una condición de sueño mientras que otra impulsa a uno a actuar con ganas de ponerse de pie y marchar al compás de la música lo mismo sucede con la lectura.

Para más ver: Como Leer Bien y Rápido

Un lector de habla suave de personalidad dócil, que no haga contacto visual con sus oyentes, puede arrollar a un auditorio entero hasta que se duerma o por lo menos calmarlo hasta dejarlo envuelto, mientras que el orador público entusiasta, animoso y vibrante que se transporta a lo que lee y vive y siente su material y mantiene cierto grado de contacto con su auditorio mediante la vista, puede mantenerlo emocionado e impulsarlo a actuar a consecuencia de lo que oye.

Las 8 técnicas fundamentales de la buena lectura pública.

Hay ocho puntos esenciales para la lectura pública buena y eficaz. Ellos son:

Entusiasmo o sentimiento

Algo esencial para la buena lectura pública tener entusiasmo o sentimiento. Esto se necesita en todo lo que nos esforzamos por hacer sinceramente. En la lectura significa vivir el material conforme usted lo lee. ¿Cree usted lo que está leyendo?  Si no, no se moleste en leerlo.

El auditorio es parecido a un espejo; refleja el estado de ánimo del lector, las personas no pueden ser estimuladas a acción por las ideas expresadas por una persona que muestra que reprimida o por una presentación inanimada. Insípida, igual, o de lectura afectada. Pero cuando usted lee con entusiasmo y en ocasiones con ardor, su presentación será animada, llena de vida, fuerza, vigor, y será inspiradora.

Volumen

Siempre debemos leer con la suficiente fuerza. Un lector puede poseer todas las otras cualidades esenciales de la buena lectura; pero si no usa el volumen necesario para ser oído, de que le sirve todo lo demás. Pero ¿Cómo saber determinar la intensidad del volumen? la fuerza que se necesita se determina por el lugar, su tamaño y acústica.

No deje nunca que su voz se haga desagradablemente fuerte; pero siempre, hable con voz suficientemente alta para que todos puedan oír, incluyendo a los que se hallen hasta en la parte de atrás. Si usted se percata de que algunos están haciendo esfuerzo para oír sus palabras, entonces debe aumentar la fuerza de su voz lo necesario para que lo escuchen bien.

Pronunciación o articulación clara.

Esto significa hablar claramente y pronunciar las palabras que se entiendan, mediante articular claramente cada silaba y pronunciar bien las consonantes finales. Esto implica el abrir bien la boca y dejar que las palabras broten, sin la obstrucción de la lengua encogida. Si un lector no tiene habla claramente articulada, entonces, prescindiendo de cuan fuerte voz use, sus palabras no se entenderán.

También, con el fin de ser oído claramente se debe leer con la cabeza levantada, no con la barbilla recargada en el pecho. Sostenga el material que se va leer lo suficientemente alto para que el único movimiento necesario sea una leve mirada hacia abajo. Esto siempre permitirá que la voz viaje directamente al auditorio y también facilitara el tener contacto visual con él, aunque uno este leyendo y no esté hablando improvisadamente.

Énfasis correcto

Otra cosa que se necesita fundamentalmente para lograr lectura inteligente y sobresaliente es el dar el énfasis correcto adecuado a las palabras que transmiten el pensamiento de cada oración.

Esta es la misma vida de la lectura; pero el dar énfasis en las palabras que no deben recibirlo confunde o cambia el significado de una declaración, quizás hasta el grado de lo absurdo, reemplazándose así el énfasis que da el sentido con el énfasis que hace que se pierda el sentido.

El énfasis es la llave que lleva al significado. La lectura oral buena e interpretativa aclara el texto dando énfasis con sentido a las palabras correctas, y así transmite el significado correcto.

Con el fin de saber el significado correcto, el lector tiene que familiarizarse, no solo con la idea general de todo el escrito, sino con el significado de cada oración. Para que no olvide el significado cuando llegue el tiempo de presentar la lectura en público, un buen método que le ayudara a lograr esto es subrayar las pocas palabras de la oración que reciben el énfasis principal.

Para saber el énfasis que tienes que dar a una palabra oración se puede determinar por el contexto o medio circundante de cada declaración así sabremos cuales son las palabras que deben recibir énfasis.

La lectura que recibe énfasis donde debe recibirlo expresa convicción e impresiona a los oyentes. Denota ahínco y sinceridad. La falta de énfasis hace a la lectura insípida, descolorida, débil y aun vacía.

Modulación

La modulación, es la variedad y el contraste de la voz.  Es lo contrario de leer en un tono monótono que invite a sueño, y se hace usando expresiones llenas de colorido y variedad en la inflexión tonal. Sin un contraste constante de paso, tono y fuerza un lector carece de expresión natural y no logra conseguir la atención y conservar el interés del auditorio.

Naturalidad

La persona que aprende a leer con naturalidad y sabe hacerlo, es decir, con la misma inflexión y color de la conversación con significado y convicción, ha descubierto el secreto de la lectura pública eficaz. Hágala sonar como si estuviera usted hablando.

Esto es esencial, la lectura que tiene naturalidad debe sonar como conversación animosa, debe tener la misma naturalidad, espontaneidad, frescura y animación que la buena conversación.

Pausar

Uno de los puntos esenciales más significativos de la lectura pública es usar las pausas. Quizás no exista mejor modo de atraer la atención de su auditorio que haciendo las pausas donde deben hacerse.

Haciendo pausas un buen lector puede crear expectativa, dar énfasis, recalcar el sentido y dar tiempo para que el material sea comprendido.

Si uno no pausa cuando lee nuestra lectura se hace mecánica y sosa como un impreso y solo está pronunciando palabras sin comunicarles sentido. La puntuación oral no siempre coincide con la puntuación gramatical. En el habla diaria a menudo pausamos donde no se usa coma en la escritura, y viceversa.

Serenidad o la calma

El último requisito esencial para la buena lectura pública, pero no el de menor importancia, es la serenidad o la calma. Se necesita esta para poder mantener buen dominio de uno mismo, para pausar debidamente, tener desenvoltura natural, agrupar correctamente las frases y leer con fluidez, dejando que los ojos abarquen varias palabras más adelante cada vez que se haga una leve pausa para dar sentido a una frase o grupo de palabras que expresan un pensamiento. Sin desahogo el lector no puede poner a sus oyentes en desahogo e infundir confianza en ellos.

Este efecto deseado no puede lograrse si el lector no está cabalmente familiarizado con el material de lectura.

Si él no lo está, su atención estará dividida. Sus ojos escudriñarán nerviosamente la parte del texto que sigue para no tropezar cuando lea, y al mismo tiempo tratara de averiguar con un vistazo su significado, importancia y la emoción que se ha de expresar. Su lectura defectuosa revelara que no se ha preparado cabalmente. 

Otros dos requisitos

Todavía hay otros dos requisitos, aunque menores, para la buena lectura pública. Estos no se necesitan cuando se lee por radio a oyentes invisibles; pero cuando uno se enfrenta a un auditorio visible, agregan los toques de acabado, pulidez y eficacia a la presentación. En la lectura pública, de cuando en cuando mantenga contacto visual con sus oyentes levantando la vista del texto, no simplemente de manera mecánica, a la ligera, sino mirando a los ojos de un oyente aquí y más tarde de uno allá, también, el usar algunos ademanes mejorara su lectura; pero úselos únicamente con moderación, es decir, use menos que cuando habla de improviso.

IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS

IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS

IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS

Las buenas relaciones humanas juegan un papel esencial en los distintos medios que conforman nuestra sociedad y hacen que su funcionamiento sea exitoso.

Para más vea: ¿Qué son las relaciones humanas?

Las relaciones humanas en el trabajo.

Las relaciones humanas en el lugar de trabajo son una parte fundamental de lo que hace que un negocio funcione. Los empleados con frecuencia deben trabajar juntos en proyectos, comunicar ideas y proporcionar motivación para hacer las cosas. Sin una cultura de trabajo estable y acogedora, pueden surgir desafíos difíciles tanto en la logística de la gestión de los empleados como en el resultado final.

Las empresas con lugares de trabajo interesantes y una fuerza laboral bien capacitada tienen más probabilidades de retener y atraer empleados calificados, fomentar la lealtad con los clientes y adaptarse más rápidamente para satisfacer las necesidades de un mercado cambiante.

Mejora de la retención.

La calidad de las relaciones humanas es fundamental para la retención de los empleados. La retención de empleados puede parecer trivial, especialmente en un lugar de trabajo que está acostumbrado a una alta rotación de personal, pero los gerentes deben recordar que la rotación de personal es financieramente muy costosa.

Motivación y productividad.

Las buenas relaciones humanas en el lugar de trabajo proporcionan una fuente de motivación para los empleados, lo cual es importante para mantener la productividad.

Esta productividad paga beneficios financieros obvios a la empresa, ya que puede hacer más en menos tiempo y con menos costos. La construcción de relaciones, ya sea reconociendo el valor de un empleado para la empresa y la preocupación por sus necesidades, es muy importante.

Las relaciones humanas en la vida diaria.

Las personas son seres sociales. Es un rasgo innato, innegable e ineludible.

Por más que a nuestro vaquero interior le guste la idea de cabalgar solo hacia el atardecer, las personas reales no pueden prosperar de esa manera y, eventualmente, en la práctica real, se convertirán en confidentes de su caballo, automóvil o cualquier otra alternativa posible para un compañero.

Esto no son noticias de última hora, por supuesto. Incluso antes de que diversas ciencias consideraran la necesidad humana de vínculos sociales, los escritores y otros observadores de la naturaleza humana lo habían reconocido durante mucho tiempo como una verdad fundamental. Y, sin embargo, las implicaciones de esta verdad a veces pasan desapercibidas.

Todos estamos en el mismo barco: solteros, casados, viejos, jóvenes, hombres, mujeres; independientemente de la raza, la cultura o cualquier otra delineación, las buenas relaciones humanas son claves para nuestra supervivencia.

Entonces ¿Qué tan importante es la necesidad de las buenas relaciones humanas o interacciones sociales? Tan importante que venimos al mundo con ella, al igual que llegamos con una necesidad de comida y agua, ropa y refugio. Si falta alguno de estos requisitos, no prosperamos. De ahí la importancia de comprender y mejorar en las relaciones humanas en todo aspecto de nuestra vida.

IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS

Las buenas relaciones humanas juegan un papel esencial en los distintos medios que conforman nuestra sociedad y hacen que su funcionamiento sea exitoso.

Para más vea: ¿Qué son las relaciones humanas?

Las relaciones humanas en el trabajo.

Las relaciones humanas en el lugar de trabajo son una parte fundamental de lo que hace que un negocio funcione. Los empleados con frecuencia deben trabajar juntos en proyectos, comunicar ideas y proporcionar motivación para hacer las cosas. Sin una cultura de trabajo estable y acogedora, pueden surgir desafíos difíciles tanto en la logística de la gestión de los empleados como en el resultado final.

Las empresas con lugares de trabajo interesantes y una fuerza laboral bien capacitada tienen más probabilidades de retener y atraer empleados calificados, fomentar la lealtad con los clientes y adaptarse más rápidamente para satisfacer las necesidades de un mercado cambiante.

Mejora de la retención.

La calidad de las relaciones humanas es fundamental para la retención de los empleados. La retención de empleados puede parecer trivial, especialmente en un lugar de trabajo que está acostumbrado a una alta rotación de personal, pero los gerentes deben recordar que la rotación de personal es financieramente muy costosa.

Motivación y productividad.

Las buenas relaciones humanas en el lugar de trabajo proporcionan una fuente de motivación para los empleados, lo cual es importante para mantener la productividad.

Esta productividad paga beneficios financieros obvios a la empresa, ya que puede hacer más en menos tiempo y con menos costos. La construcción de relaciones, ya sea reconociendo el valor de un empleado para la empresa y la preocupación por sus necesidades, es muy importante.

Las relaciones humanas en la vida diaria.

Las personas son seres sociales. Es un rasgo innato, innegable e ineludible.

Por más que a nuestro vaquero interior le guste la idea de cabalgar solo hacia el atardecer, las personas reales no pueden prosperar de esa manera y, eventualmente, en la práctica real, se convertirán en confidentes de su caballo, automóvil o cualquier otra alternativa posible para un compañero.

Esto no son noticias de última hora, por supuesto. Incluso antes de que diversas ciencias consideraran la necesidad humana de vínculos sociales, los escritores y otros observadores de la naturaleza humana lo habían reconocido durante mucho tiempo como una verdad fundamental. Y, sin embargo, las implicaciones de esta verdad a veces pasan desapercibidas.

Todos estamos en el mismo barco: solteros, casados, viejos, jóvenes, hombres, mujeres; independientemente de la raza, la cultura o cualquier otra delineación, las buenas relaciones humanas son claves para nuestra supervivencia.

Entonces ¿Qué tan importante es la necesidad de las buenas relaciones humanas o interacciones sociales? Tan importante que venimos al mundo con ella, al igual que llegamos con una necesidad de comida y agua, ropa y refugio. Si falta alguno de estos requisitos, no prosperamos. De ahí la importancia de comprender y mejorar en las relaciones humanas en todo aspecto de nuestra vida.

Como Leer Bien y Rápido

Como Leer Bien y Rápido

Como Leer Bien y Rápido

Leer bien y rápido es una de las herramientas más útiles en la vida diaria. Repercute en el rendimiento escolar, en el mercado laboral y en general en casi cada parte de nuestra vida, por eso es indispensable aprender a leer bien. He aquí seis técnicas que te ayudaran a lograrlo.

Para más ver: Como Mejorar: La Lectura

Evite las regresiones

Esto se refiere a la práctica de regresar y volver a leer material que ya se ha leído. En la mayor parte de los casos, la regresión es un hábito. Claro, hay veces quizás no entendemos algo que leemos, en tal caso quizás sea esencial regresar y leer de nuevo el material. Pero en la mayor parte de los casos la regresión no es realmente necesaria y meramente hace que el lector lea más lentamente.

Muchas veces es porque no prestamos toda la atención que deberíamos mientras leemos, y o porque sabemos que si no entendemos lo que leemos no pasa nada, solo regresaremos y lo volveremos a leer. Quizás al principio tenga que obligarse a concentrarse en la lectura y eliminar todas las distracciones cercanas, pero si lo hace, ganará muchísimo más tiempo y leerá más rápido.

Elimine la subvocalización

La subvocalización y la vocalización consisten en repetir ya sea mentalmente o en voz baja aquello que vamos leyendo. Es un acto reflejo natural que hace todo el mundo al leer, pero que, de acuerdo con muchas autoridades, perjudica el buen desarrollo en la lectura, en general reduce la comprensión y hace que no leamos todo lo rápido que podríamos, porque, de hecho, estamos en realidad leyendo casi solo a la misma velocidad del habla. La persona de término medio quizás hable aproximadamente 125 palabras por minuto, mientras que los registros muestran que la velocidad de lectura de término medio es de 230-250 palabras por minuto.

Sin duda eliminar la subvocalización y la vocalización aumenta muy considerablemente la velocidad de lectura. Sin embargo, estudio tras estudio, se demuestra que eliminar por completo este hábito no es posible, por lo que la clave está en aprender a minimizar o a controlar esta voz interior.

Ejercicios para controlar la subvocalización

  • Utiliza tu mano para guiar tus ojos mientras lees.
  • Escucha música mientras lees.
  • Oblígate a leer más rápido de lo normal.

Para más puede ver 5 Maneras De Minimizar Tu Voz Interior

Sin embargo, al igual que en el caso de la regresión, la vocalización puede ser apropiada en ciertas ocasiones. Si uno quiere meditar profundamente en cierto material, o aprender algo de memoria, entonces podría ser útil no solo repetir palabras vez tras vez, sino también vocalizarlas hasta cierto grado. Por lo general, esto se hace “en tono bajo”, o en voz alta.

No lea palabra por palabra

El que lee lentamente se detiene casi en cada palabra. Esto resulta en que los mensajes que se envían al cerebro no tengan mucho sentido, y la lectura se convierte en una tarea agotadora porque los ojos trabajan demasiado y la persona recuerda poco de lo que lee.

En contraste con esto, los ojos del lector eficiente se mueven de modo continuo y rítmico a medida que recorren la página.

Si disminuye la cantidad de pausas visuales o fijaciones que se hacen en cada línea. Al leer frases o grupos de palabras, en vez de palabras sueltas lograra recorrer una página más rápidamente, aumentar su grado de comprensión y reducir la subvocalización

Hable con claridad

Pronuncie bien las palabras manteniendo la cabeza levantada y abriendo bien la boca. Esfuércese por pronunciar bien todas las sílabas.

Al leer en público si le sale la voz algo apagada, aprenda a mantener la cabeza erguida y el mentón alejado del pecho. Cuando lea, sostenga el escrito en alto de modo que solo tenga que levantar ligeramente la vista para mirar al auditorio. De esta forma, sus palabras fluirán sin trabas.

La habilidad de leer con bien se adquiere con la práctica. Lea cada párrafo repetidas veces hasta que no cometa ningún error, y solo entonces pase al siguiente. Por último, intente leer varias páginas seguidas sin omitir, repetir ni pronunciar mal ninguna palabra. Una vez logrado lo anterior, pida a alguien que lo escuche y le indique si se equivoca. 

Respete los signos de puntuación 

La puntuación y los acentos gráficos son elementos importantes del lenguaje escrito. En algunos idiomas, si no se varía el tono cuando la puntuación lo requiere, puede convertirse una pregunta en una afirmación o cambiarse el sentido por completo. En cuanto a los acentos y otros signos diacríticos, en muchas lenguas es imposible leer de forma precisa si no se les presta cuidadosa atención, pues modifican el sonido representado por las letras. Para que su lectura tenga sentido, es fundamental que conozca bien las normas de puntuación y acentuación de su idioma.

Recuerde que el objetivo es transmitir ideas, y no pronunciar palabras solamente. 

Lea con un propósito

Para contribuir a la comprensión, siempre procure leer con un propósito.

Decida por adelantado qué es lo que usted quiere sacar del material que seleccione para leer. No es lo mismo leer para entretenerse y pasar el rato que leer para encontrar una información determinada sobre un tema que desea conocer o leer una novela con el propósito de comentarla después en clase o hacer un comentario de texto por escrito. En función del motivo, podrás centrarse especialmente en las partes del texto que le ayudarán a alcanzar su propósito.

Sí, desarrolla el hábito de leer con propósito, comprenderá mejor lo que lee y lo disfrutará más.

En resumen

  • Evite releer.
  • Elimine la subvocalización.
  • Practique una y otra vez en voz alta.
  • Pida a alguien que lo escuche y le indique los errores que cometa.
  • Oblíguese a leer con esmero.
  • En lugar de leer las palabras una por una, aprenda a agruparlas.
  • Lea con un propósito.

 

Como Leer Bien y Rápido

Leer bien y rápido es una de las herramientas más útiles en la vida diaria. Repercute en el rendimiento escolar, en el mercado laboral y en general en casi cada parte de nuestra vida, por eso es indispensable aprender a leer bien. He aquí seis técnicas que te ayudaran a lograrlo.

Para más ver: Como Mejorar: La Lectura

Evite las regresiones

Esto se refiere a la práctica de regresar y volver a leer material que ya se ha leído. En la mayor parte de los casos, la regresión es un hábito. Claro, hay veces quizás no entendemos algo que leemos, en tal caso quizás sea esencial regresar y leer de nuevo el material. Pero en la mayor parte de los casos la regresión no es realmente necesaria y meramente hace que el lector lea más lentamente.

Muchas veces es porque no prestamos toda la atención que deberíamos mientras leemos, y o porque sabemos que si no entendemos lo que leemos no pasa nada, solo regresaremos y lo volveremos a leer. Quizás al principio tenga que obligarse a concentrarse en la lectura y eliminar todas las distracciones cercanas, pero si lo hace, ganará muchísimo más tiempo y leerá más rápido.

Elimine la subvocalización

La subvocalización y la vocalización consisten en repetir ya sea mentalmente o en voz baja aquello que vamos leyendo. Es un acto reflejo natural que hace todo el mundo al leer, pero que, de acuerdo con muchas autoridades, perjudica el buen desarrollo en la lectura, en general reduce la comprensión y hace que no leamos todo lo rápido que podríamos, porque, de hecho, estamos en realidad leyendo casi solo a la misma velocidad del habla. La persona de término medio quizás hable aproximadamente 125 palabras por minuto, mientras que los registros muestran que la velocidad de lectura de término medio es de 230-250 palabras por minuto.

Sin duda eliminar la subvocalización y la vocalización aumenta muy considerablemente la velocidad de lectura. Sin embargo, estudio tras estudio, se demuestra que eliminar por completo este hábito no es posible, por lo que la clave está en aprender a minimizar o a controlar esta voz interior.

Ejercicios para controlar la subvocalización

  • Utiliza tu mano para guiar tus ojos mientras lees.
  • Escucha música mientras lees.
  • Oblígate a leer más rápido de lo normal.

Para más puede ver 5 Maneras De Minimizar Tu Voz Interior

Sin embargo, al igual que en el caso de la regresión, la vocalización puede ser apropiada en ciertas ocasiones. Si uno quiere meditar profundamente en cierto material, o aprender algo de memoria, entonces podría ser útil no solo repetir palabras vez tras vez, sino también vocalizarlas hasta cierto grado. Por lo general, esto se hace “en tono bajo”, o en voz alta.

No lea palabra por palabra

El que lee lentamente se detiene casi en cada palabra. Esto resulta en que los mensajes que se envían al cerebro no tengan mucho sentido, y la lectura se convierte en una tarea agotadora porque los ojos trabajan demasiado y la persona recuerda poco de lo que lee.

En contraste con esto, los ojos del lector eficiente se mueven de modo continuo y rítmico a medida que recorren la página.

Si disminuye la cantidad de pausas visuales o fijaciones que se hacen en cada línea. Al leer frases o grupos de palabras, en vez de palabras sueltas lograra recorrer una página más rápidamente, aumentar su grado de comprensión y reducir la subvocalización

Hable con claridad

Pronuncie bien las palabras manteniendo la cabeza levantada y abriendo bien la boca. Esfuércese por pronunciar bien todas las sílabas.

Al leer en público si le sale la voz algo apagada, aprenda a mantener la cabeza erguida y el mentón alejado del pecho. Cuando lea, sostenga el escrito en alto de modo que solo tenga que levantar ligeramente la vista para mirar al auditorio. De esta forma, sus palabras fluirán sin trabas.

La habilidad de leer con bien se adquiere con la práctica. Lea cada párrafo repetidas veces hasta que no cometa ningún error, y solo entonces pase al siguiente. Por último, intente leer varias páginas seguidas sin omitir, repetir ni pronunciar mal ninguna palabra. Una vez logrado lo anterior, pida a alguien que lo escuche y le indique si se equivoca. 

Respete los signos de puntuación 

La puntuación y los acentos gráficos son elementos importantes del lenguaje escrito. En algunos idiomas, si no se varía el tono cuando la puntuación lo requiere, puede convertirse una pregunta en una afirmación o cambiarse el sentido por completo. En cuanto a los acentos y otros signos diacríticos, en muchas lenguas es imposible leer de forma precisa si no se les presta cuidadosa atención, pues modifican el sonido representado por las letras. Para que su lectura tenga sentido, es fundamental que conozca bien las normas de puntuación y acentuación de su idioma.

Recuerde que el objetivo es transmitir ideas, y no pronunciar palabras solamente. 

Lea con un propósito

Para contribuir a la comprensión, siempre procure leer con un propósito.

Decida por adelantado qué es lo que usted quiere sacar del material que seleccione para leer. No es lo mismo leer para entretenerse y pasar el rato que leer para encontrar una información determinada sobre un tema que desea conocer o leer una novela con el propósito de comentarla después en clase o hacer un comentario de texto por escrito. En función del motivo, podrás centrarse especialmente en las partes del texto que le ayudarán a alcanzar su propósito.

Sí, desarrolla el hábito de leer con propósito, comprenderá mejor lo que lee y lo disfrutará más.

En resumen

  • Evite releer.
  • Elimine la subvocalización.
  • Practique una y otra vez en voz alta.
  • Pida a alguien que lo escuche y le indique los errores que cometa.
  • Oblíguese a leer con esmero.
  • En lugar de leer las palabras una por una, aprenda a agruparlas.
  • Lea con un propósito

 

Como Dar un Excelente Primera Impresión

Como Dar un Excelente Primera Impresión

Como Dar un Excelente Primera Impresión

Debes dar la primera impresión correcta para que las personas tengan fe en ti. Las primeras impresiones importan.

El humorista Will Rogers dijo que nunca tienes una segunda oportunidad para causar una primera impresión y en estos días, debes hacerlo más rápido que nunca. Con nuestros cerebros reconectados a las sinapsis de velocidad cibernética, incluso una conversación de ascensor de un minuto se siente como un viaje lento. En el siglo XXI, su impacto visual, vocal y cognitivo debe ser inmediato.

Importancia de crear una buena primera impresión

Imagínate que vas a probar un alimento por primera vez. ¿Cuánto tiempo necesitarás para saber si te gusta? Probablemente, al primer bocado ya sabrás si volverás a comerlo o no, o si siquiera acabarás la porción que tienes delante.

Algo parecido ocurre cuando conoces a una persona por primera vez: solo tardas un instante en formarte una impresión sobre ella. Pero ¡ojo!, que lo mismo tarda esa persona en formarse una opinión sobre ti.

Lo que tu audiencia percibe de ti de inmediato da color a su juicio y opinión sobre ti.

Mire el articulo Como Hacer una Buena Introducción

¿Estás buscando un empleo?, ¿un amigo?, ¿una novia/o? El éxito puede depender de la primera impresión que des. Aquí hay cuatro puntos que debes tomar en cuenta para causar una gran primera impresión personal y profesional.

Tu apariencia

Sea justo o no, la impresión inicial que la gente se lleve de ti seguramente se basará en lo primero que ven sus ojos: tu aspecto. Que nuestra primera impresión sea verdadera o falsa es una determinación por venir. Por ahora, creemos que lo que vemos es lo que obtendremos.

Entonces, ¿estás ayudando o perjudicando tu causa? la forma en que se presenta influye fuertemente en su propia confianza en sí mismo, que luego se desarrolla en términos de lo que otros ven.

Cuando se trata de lenguaje corporal y de tratar la ansiedad del habla, por ejemplo, la adaptación de comportamientos fuertes puede crear un circuito positivo que viaja de los demás directamente hacia ti, ejemplo: «Pareces confiado, por lo tanto, creeré en ti y cuando tú mismo veas eso, te sentirás más seguro”

Una forma en que esto se desarrolla es a través de nuestra ropa. Todos sabemos que cuando nos vestimos para impresionar, sentimos el efecto nosotros mismos. Una investigación llevada a cabo en 2015 confirma esto. Un estudio mostró que las personas que vestían ropas formales tenían una «identificación de acción» más alta, es decir, que eran más capaces de comprender sus acciones y sus efectos.  En otras palabras, tenían un mayor sentido de agencia y, por lo tanto, de poder. Si te vistes bien y trabajas en los aspectos físicos de tu postura, porte, facilidad y ritmo de movimiento, fuerte apretón de manos, etc., estarás aprovechando al máximo el enorme poder de lo visual en aquellos con los que trabajas o interactúas.

Naturalmente, tu ropa debe estar acorde con la ocasión. Por ejemplo, no te vestirías de la misma manera para una entrevista de trabajo que para ir a la playa, ¿verdad? Pero ¿y si no estás seguro de qué es lo adecuado? La clave está en evitar los extremos. En caso de duda, elige algo conservador.

Tu indumentaria y tu arreglo personal son como una radiografía que muestra lo que eres por dentro.

Mire el articulo 5 Técnicas de Oratoria Claves del Lenguaje Corporal

Contacto visual

Has oído hablar de la importancia del contacto visual para conectarte e influenciar a los demás. En el concepto del antropólogo Edward Hall de «culturas de bajo contexto» (como el nuestro), donde la comprensión depende de lo que realmente está ocurriendo, las señales durante una interacción adquieren una gran importancia. En Occidente, al menos, establecer contacto visual fuerte significa implicación y confiabilidad, mientras que evitar mirar a los demás significa lo contrario.

¿Generalmente le crees a alguien que no te mira a los ojos? Es cierto que miramos más lejos en una conversación cuando estamos hablando que cuando estamos escuchando. Si eres como la mayoría de la gente, entonces, trabaja en aumentar el contacto visual cuando eres quien habla.

Escuchar

¡Y escucha! La mayoría de nosotros tiene poca capacidad para escuchar (pregúntele a su pareja). Cuando esperamos pacientemente a escuchar todo lo que se dice antes de comenzar mentalmente a responder, escuchamos con mayor precisión lo que la persona realmente está diciendo. Y resumir lo que has escuchado siempre es útil: «Entonces, lo que creo que estás diciendo es…». Un buen contacto visual y habilidades superiores de escucha crean una fuerte impresión y, de paso, te colocarán en una preciada minoría.

UNA BUENA CONVERSACIÓN

– Habla, PERO no monopolices la conversación.

– Haz preguntas, PERO no peques de indiscreto.

– Sé amistoso, PERO no coquetees.

– Ten confianza en ti mismo, PERO no seas vanidoso.

Tu Voz

Finalmente, tu voz es un recurso poderoso y eficiente en términos de influenciar lo que piensan y sienten los demás acerca de ti. Confianza, autoridad, calidez, empatía, vivacidad, confianza, paciencia e interés por los demás: estos son los atributos (o sus oposiciones) que las personas escuchan solo por el sonido de tu voz. Y eso sin mencionar el puro placer que ganamos al escuchar algunas voces.

Si no eres fuerte en esta área, es hora de mejorar la voz y el habla. Mira nuestras mejores técnicas para mejorar la voz.

 Un asombroso estudio realizado recientemente demuestra la importancia de la voz al 

proporcionar una impresión de un hablante, en este caso proyectando emociones. En una serie de cinco experimentos en los que participaron 1.800 participantes interactuando con otros, los resultados mostraron que solo escuchar -incluso más que mirar- permite a las personas leer las emociones de otra persona con mayor precisión.

Y tal vez ni siquiera tengas que preocuparte demasiado por dejar de decir ‘eh’ y ‘um’. Algunos lingüistas incluso creen que los rellenos vocales como estos tienen significado, ya que señalan que una brecha solo representa un retraso en lo que el hablante está diciendo, no una señal para saltar. 

RECUERDA

• Preste atención a su aspecto visual.

• Maximice las habilidades de contacto visual y de escucha.

•  Aproveche el poder de su voz.

Recuerda que el constructor de tu reputación eres tú mismo. Si cuidas tu aspecto, lo que dices y tus actos, podrás causar una excelente primera impresión, una que dure toda la vida.

Como Dar un Excelente Primera Impresión

Debes dar la primera impresión correcta para que las personas tengan fe en ti. Las primeras impresiones importan.

El humorista Will Rogers dijo que nunca tienes una segunda oportunidad para causar una primera impresión y en estos días, debes hacerlo más rápido que nunca. Con nuestros cerebros reconectados a las sinapsis de velocidad cibernética, incluso una conversación de ascensor de un minuto se siente como un viaje lento. En el siglo XXI, su impacto visual, vocal y cognitivo debe ser inmediato.

Importancia de crear una buena primera impresión

Imagínate que vas a probar un alimento por primera vez. ¿Cuánto tiempo necesitarás para saber si te gusta? Probablemente, al primer bocado ya sabrás si volverás a comerlo o no, o si siquiera acabarás la porción que tienes delante.

Algo parecido ocurre cuando conoces a una persona por primera vez: solo tardas un instante en formarte una impresión sobre ella. Pero ¡ojo!, que lo mismo tarda esa persona en formarse una opinión sobre ti.

Lo que tu audiencia percibe de ti de inmediato da color a su juicio y opinión sobre ti.

Mire el articulo Como Hacer una Buena Introducción

¿Estás buscando un empleo?, ¿un amigo?, ¿una novia/o? El éxito puede depender de la primera impresión que des. Aquí hay cuatro puntos que debes tomar en cuenta para causar una gran primera impresión personal y profesional.

Tu apariencia

Sea justo o no, la impresión inicial que la gente se lleve de ti seguramente se basará en lo primero que ven sus ojos: tu aspecto. Que nuestra primera impresión sea verdadera o falsa es una determinación por venir. Por ahora, creemos que lo que vemos es lo que obtendremos.

Entonces, ¿estás ayudando o perjudicando tu causa? la forma en que se presenta influye fuertemente en su propia confianza en sí mismo, que luego se desarrolla en términos de lo que otros ven.

Cuando se trata de lenguaje corporal y de tratar la ansiedad del habla, por ejemplo, la adaptación de comportamientos fuertes puede crear un circuito positivo que viaja de los demás directamente hacia ti, ejemplo: «Pareces confiado, por lo tanto, creeré en ti y cuando tú mismo veas eso, te sentirás más seguro”

Una forma en que esto se desarrolla es a través de nuestra ropa. Todos sabemos que cuando nos vestimos para impresionar, sentimos el efecto nosotros mismos. Una investigación llevada a cabo en 2015 confirma esto. Un estudio mostró que las personas que vestían ropas formales tenían una «identificación de acción» más alta, es decir, que eran más capaces de comprender sus acciones y sus efectos.  En otras palabras, tenían un mayor sentido de agencia y, por lo tanto, de poder. Si te vistes bien y trabajas en los aspectos físicos de tu postura, porte, facilidad y ritmo de movimiento, fuerte apretón de manos, etc., estarás aprovechando al máximo el enorme poder de lo visual en aquellos con los que trabajas o interactúas.

Naturalmente, tu ropa debe estar acorde con la ocasión. Por ejemplo, no te vestirías de la misma manera para una entrevista de trabajo que para ir a la playa, ¿verdad? Pero ¿y si no estás seguro de qué es lo adecuado? La clave está en evitar los extremos. En caso de duda, elige algo conservador.

Tu indumentaria y tu arreglo personal son como una radiografía que muestra lo que eres por dentro.

Mire el articulo 5 Técnicas de Oratoria Claves del Lenguaje Corporal

Contacto visual

Has oído hablar de la importancia del contacto visual para conectarte e influenciar a los demás. En el concepto del antropólogo Edward Hall de «culturas de bajo contexto» (como el nuestro), donde la comprensión depende de lo que realmente está ocurriendo, las señales durante una interacción adquieren una gran importancia. En Occidente, al menos, establecer contacto visual fuerte significa implicación y confiabilidad, mientras que evitar mirar a los demás significa lo contrario.

¿Generalmente le crees a alguien que no te mira a los ojos? Es cierto que miramos más lejos en una conversación cuando estamos hablando que cuando estamos escuchando. Si eres como la mayoría de la gente, entonces, trabaja en aumentar el contacto visual cuando eres quien habla.

Escuchar

¡Y escucha! La mayoría de nosotros tiene poca capacidad para escuchar (pregúntele a su pareja). Cuando esperamos pacientemente a escuchar todo lo que se dice antes de comenzar mentalmente a responder, escuchamos con mayor precisión lo que la persona realmente está diciendo. Y resumir lo que has escuchado siempre es útil: «Entonces, lo que creo que estás diciendo es…». Un buen contacto visual y habilidades superiores de escucha crean una fuerte impresión y, de paso, te colocarán en una preciada minoría.

UNA BUENA CONVERSACIÓN

– Habla, PERO no monopolices la conversación.

– Haz preguntas, PERO no peques de indiscreto.

– Sé amistoso, PERO no coquetees.

– Ten confianza en ti mismo, PERO no seas vanidoso.

Tu Voz

Finalmente, tu voz es un recurso poderoso y eficiente en términos de influenciar lo que piensan y sienten los demás acerca de ti. Confianza, autoridad, calidez, empatía, vivacidad, confianza, paciencia e interés por los demás: estos son los atributos (o sus oposiciones) que las personas escuchan solo por el sonido de tu voz. Y eso sin mencionar el puro placer que ganamos al escuchar algunas voces.

Si no eres fuerte en esta área, es hora de mejorar la voz y el habla. Mira nuestras mejores técnicas para mejorar la voz.

Un asombroso estudio realizado recientemente demuestra la importancia de la voz al

proporcionar una impresión de un hablante, en este caso proyectando emociones. En una serie de cinco experimentos en los que participaron 1.800 participantes interactuando con otros, los resultados mostraron que solo escuchar -incluso más que mirar- permite a las personas leer las emociones de otra persona con mayor precisión.

Y tal vez ni siquiera tengas que preocuparte demasiado por dejar de decir ‘eh’ y ‘um’. Algunos lingüistas incluso creen que los rellenos vocales como estos tienen significado, ya que señalan que una brecha solo representa un retraso en lo que el hablante está diciendo, no una señal para saltar.

RECUERDA

• Preste atención a su aspecto visual.

• Maximice las habilidades de contacto visual y de escucha.

•  Aproveche el poder de su voz.

Recuerda que el constructor de tu reputación eres tú mismo. Si cuidas tu aspecto, lo que dices y tus actos, podrás causar una excelente primera impresión, una que dure toda la vida.

6 Consejos para tener éxito al estudiar a distancia

6 Consejos para tener éxito al estudiar a distancia

6 Consejos para tener éxito al estudiar a distancia

Estudiar a distancia se ha convertido en la normalidad de millones de estudiantes, ahora sus casas, que se han convertido en su nuevo salón de clases.

Pero incluso en las mejores circunstancias, estudiar a distancia puede intensificar los desafíos inherentes a los entornos presenciales. Aun así, expertos y profesores en ejercicio han ofrecido indicaciones que pueden ayudar a que el aprendizaje a distancia sea lo más eficaz posible.

Aquí van algunas ideas.

1. Crear un área dedicada al estudio.

El lugar donde estudias es importante. Debe ser tranquilo, con buena luz para leer. Quieres suficiente espacio para extender tus libros y notas. Una mesa o escritorio funciona bien. Ten a la mano todo lo que necesites. Estar cómodo, pero no demasiado cómodo.

Unirse a una clase en línea desde la cama puede ser tentador, pero es importante para los ritmos de tu cerebro estudiar y aprender en otro lugar que no sea donde duermes. La idea es que estudies no que te duermas. Si en tu casa no tienes un área específica para estudiar, tal vez puedas prepararte un rinconcito en la cocina o en un dormitorio. Incluso almohadas en el suelo es una mejor opción que tu cama.

Si es posible, estudia cerca de una ventana. Las investigaciones han demostrado que la luz natural beneficia la salud, la concentración y el rendimiento.

Consulta el articulo: Como verse bien en una videollamada

2. Establece su programa diario.

Una vez que hayas establecido el área donde vas a estudiar es hora de empezar, ¡¿verdad?! No del todo. Antes de empezar, deberías hacer un plan de estudio o un horario. Esta es una forma de planificar todo el día, incluyendo el trabajo en clase, las comidas y los descansos, organiza tu día como si fueras a la escuela. Puedes ir adaptando el horario según veas.

Recuerda si no te sientes motivado, no vas a hacer nada. Planea lo que quieres hacer y ponte metas para cada día. Así será más fácil que termines tus tareas.

3. Autodisciplina.

Si bien la libertad que da estudiar a distancia es una ventaja, también puede convertirse en un inconveniente.

Si quieres tener éxito, tienes que aprender a hacer las cosas que hay que hacer, aunque no tengas ganas; no las dejes para después. Lo fácil es poner excusas y decir ‘Luego lo hago’. Pero luego no lo haces, y siempre estás corriendo”

Apégate a tu horario, trata de hacer las tareas siempre en el mismo lugar y a la misma hora.

4. Concéntrate.

Concéntrate en lo que estás estudiando y no hagas otras cosas al mismo tiempo. Si no, es más probable que cometas errores y tardarás mucho más en acabar tus tareas.

Aunque las clases sean en línea, sal del pijama o de cualquier otra prenda de vestir y ponte tu ropa normal de uso diario para las clases. Como lo harías en cualquier otro día de escuela, el hecho de prepararte para el día te ayudará a sentirte más alerta y presente.

Guarda tu teléfono. Apaga la televisión. Estas cosas te alejan de lo que estás tratando de aprender. También está bien decirles a las personas con las que vives que estás estudiando y que necesitas tiempo a solas para trabajar.

5. Haz pausas. 

Sal a caminar un rato, date una vuelta en bici o haz algo de ejercicio. Que las pausas sean cortas, pero muchas. Cansa un montón estar sentado tantas horas seguidas. Si te levantas cada cierto tiempo, es más fácil concentrarte y estar de buen humor.

No olvides beber mucha agua. Los alimentos como las nueces, las semillas, el yogur, las bayas y el pescado también ayudan a mantener la mente aguda y el cuerpo fuerte. El azúcar puede ser atractivo – especialmente el chocolate – pero demasiada azúcar te dará un choque de energía.

¿Tienes un hobby? Eso también puede ayudarte. “Pero primero termina tus tareas”, dice el libro School Power. Y añade: “El tiempo libre te sabe más libre cuando no has dejado nada a medias”

6. Colaborá con tus compañeros y busca ayuda.

Finalmente, ¡no tengas miedo de pedir ayuda! La comunicación es una de las habilidades más importantes para tener éxito en el aprendizaje a distancia.

Como no hay un profesor que nos explique día a día y compañeros con los que consultar dudas es más difícil mantenerse motivado.

Conecta con tus compañeros de clase. Puede que se te pida que respondas a los mensajes de discusión o a las indicaciones, pero encima de eso intenta conectar con tus compañeros. Hagan preguntas sobre la clase, formen grupos de estudio, trabajen juntos en las tareas. Tus compañeros, aunque distantes, son tu red para el éxito.

Acércate a tu instructor. Si no pides ayuda cuando la necesitas, te arriesgas a quedarte atrás o a no entender completamente un tema importante. Muchos instructores tienen «horas de oficina» virtuales que son una gran oportunidad para conectarse y establecer una relación. 

Recuerda

  • Crear un área dedicada al estudio. Ten a la mano todo lo que necesites. Asegúrate de que sea cómodo, pero no demasiado.
  • Establece su programa diario. Haz un plan de estudio o un horario. Organiza tu día como si fueras a la escuela. Puedes ir adaptando el horario según veas.
  • Sé disciplinado. Aprende a hacer las cosas que hay que hacer, aunque no tengas ganas.
  • Concéntrate. Concéntrate en lo que estás estudiando y no hagas otras cosas al mismo tiempo. Quita todas las cosas que podrían desconcentrarte.
  • Haz pausas. Que las pausas sean cortas, pero muchas. Si te levantas cada cierto tiempo, es más fácil concentrarte y estar de buen humor.
  • Colaborá con tus compañeros y buscá ayuda. Conecta con tus compañeros de clase. Acércate a tu instructor. Si no pides ayuda cuando la necesitas, te arriesgas a quedarte atrás o a no entender completamente un tema importante.

6 Consejos para tener éxito al estudiar a distancia

Estudiar a distancia se ha convertido en la normalidad de millones de estudiantes, ahora sus casas, que se han convertido en su nuevo salón de clases.

Pero incluso en las mejores circunstancias, estudiar a distancia puede intensificar los desafíos inherentes a los entornos presenciales. Aun así, expertos y profesores en ejercicio han ofrecido indicaciones que pueden ayudar a que el aprendizaje a distancia sea lo más eficaz posible.

Aquí van algunas ideas.

1. Crear un área dedicada al estudio.

El lugar donde estudias es importante. Debe ser tranquilo, con buena luz para leer. Quieres suficiente espacio para extender tus libros y notas. Una mesa o escritorio funciona bien. Ten a la mano todo lo que necesites. Estar cómodo, pero no demasiado cómodo.

Unirse a una clase en línea desde la cama puede ser tentador, pero es importante para los ritmos de tu cerebro estudiar y aprender en otro lugar que no sea donde duermes. La idea es que estudies no que te duermas. Si en tu casa no tienes un área específica para estudiar, tal vez puedas prepararte un rinconcito en la cocina o en un dormitorio. Incluso almohadas en el suelo es una mejor opción que tu cama.

Si es posible, estudia cerca de una ventana. Las investigaciones han demostrado que la luz natural beneficia la salud, la concentración y el rendimiento.

Consulta el articulo: Como verse bien en una videollamada

2. Establece su programa diario.

Una vez que hayas establecido el área donde vas a estudiar es hora de empezar, ¡¿verdad?! No del todo. Antes de empezar, deberías hacer un plan de estudio o un horario. Esta es una forma de planificar todo el día, incluyendo el trabajo en clase, las comidas y los descansos, organiza tu día como si fueras a la escuela. Puedes ir adaptando el horario según veas.

Recuerda si no te sientes motivado, no vas a hacer nada. Planea lo que quieres hacer y ponte metas para cada día. Así será más fácil que termines tus tareas.

3. Autodisciplina.

Si bien la libertad que da estudiar a distancia es una ventaja, también puede convertirse en un inconveniente.

Si quieres tener éxito, tienes que aprender a hacer las cosas que hay que hacer, aunque no tengas ganas; no las dejes para después. Lo fácil es poner excusas y decir ‘Luego lo hago’. Pero luego no lo haces, y siempre estás corriendo”

Apégate a tu horario, trata de hacer las tareas siempre en el mismo lugar y a la misma hora.

4. Concéntrate.

Concéntrate en lo que estás estudiando y no hagas otras cosas al mismo tiempo. Si no, es más probable que cometas errores y tardarás mucho más en acabar tus tareas.

Aunque las clases sean en línea, sal del pijama o de cualquier otra prenda de vestir y ponte tu ropa normal de uso diario para las clases. Como lo harías en cualquier otro día de escuela, el hecho de prepararte para el día te ayudará a sentirte más alerta y presente.

Guarda tu teléfono. Apaga la televisión. Estas cosas te alejan de lo que estás tratando de aprender. También está bien decirles a las personas con las que vives que estás estudiando y que necesitas tiempo a solas para trabajar.

5. Haz pausas. 

Sal a caminar un rato, date una vuelta en bici o haz algo de ejercicio. Que las pausas sean cortas, pero muchas. Cansa un montón estar sentado tantas horas seguidas. Si te levantas cada cierto tiempo, es más fácil concentrarte y estar de buen humor.

No olvides beber mucha agua. Los alimentos como las nueces, las semillas, el yogur, las bayas y el pescado también ayudan a mantener la mente aguda y el cuerpo fuerte. El azúcar puede ser atractivo – especialmente el chocolate – pero demasiada azúcar te dará un choque de energía.

¿Tienes un hobby? Eso también puede ayudarte. “Pero primero termina tus tareas”, dice el libro School Power. Y añade: “El tiempo libre te sabe más libre cuando no has dejado nada a medias”

6. Colaborá con tus compañeros y busca ayuda.

Finalmente, ¡no tengas miedo de pedir ayuda! La comunicación es una de las habilidades más importantes para tener éxito en el aprendizaje a distancia.

Como no hay un profesor que nos explique día a día y compañeros con los que consultar dudas es más difícil mantenerse motivado.

Conecta con tus compañeros de clase. Puede que se te pida que respondas a los mensajes de discusión o a las indicaciones, pero encima de eso intenta conectar con tus compañeros. Hagan preguntas sobre la clase, formen grupos de estudio, trabajen juntos en las tareas. Tus compañeros, aunque distantes, son tu red para el éxito.

Acércate a tu instructor. Si no pides ayuda cuando la necesitas, te arriesgas a quedarte atrás o a no entender completamente un tema importante. Muchos instructores tienen «horas de oficina» virtuales que son una gran oportunidad para conectarse y establecer una relación.

Recuerda

  • Crear un área dedicada al estudio. Ten a la mano todo lo que necesites. Asegúrate de que sea cómodo, pero no demasiado.
  • Establece su programa diario. Haz un plan de estudio o un horario. Organiza tu día como si fueras a la escuela. Puedes ir adaptando el horario según veas.
  • Sé disciplinado. Aprende a hacer las cosas que hay que hacer, aunque no tengas ganas.
  • Concéntrate. Concéntrate en lo que estás estudiando y no hagas otras cosas al mismo tiempo. Quita todas las cosas que podrían desconcentrarte.
  • Haz pausas. Que las pausas sean cortas, pero muchas. Si te levantas cada cierto tiempo, es más fácil concentrarte y estar de buen humor.
  • Colaborá con tus compañeros y buscá ayuda. Conecta con tus compañeros de clase. Acércate a tu instructor. Si no pides ayuda cuando la necesitas, te arriesgas a quedarte atrás o a no entender completamente un tema importante.