Como Tener Naturalidad al Hablar en Público.

Jun 21, 2019 | Lenguaje corporal, Relaciones Humanas

El hablar con  naturalidad te da credibilidad frente a otras personas, te hace seguro de lo que dices y el público siempre tendrá respeto a todo lo que hables.

 

¿Por qué es importante tener naturalidad al hablar en público?

 

 Si su forma de hablar revela nerviosismo o su estilo es forzado porque está demasiado pendiente de la impresión que cause, el auditorio puede distraerse de hay la importancia de tener naturalidad al hablar en publico.

Para saber cómo tener serenidad al hablar en público. Mire Técnicas de oratoria: Serenidad

CUANDO uno se expresa con naturalidad, se gana la confianza de los demás. ¿Confiaría usted en las palabras de alguien que le hablara tras una máscara? ¿Sería diferente si el rostro de la máscara fuera más atractivo que el de la persona? Difícilmente. Por lo tanto, en vez de usar un disfraz, sea usted mismo.

No hay que confundir la naturalidad con la despreocupación. Debemos evitar la gramática deficiente, la pronunciación incorrecta y la articulación poco clara, así como el lenguaje corporal demasiado informal. Manifestemos siempre la dignidad adecuada, tanto en la manera de hablar como en los modales. Ahora bien, la persona que actúa con naturalidad tampoco es ceremoniosa ni se preocupa excesivamente por impresionar.


 

El nerviosismo.

  

El nerviosismo se debe a varias razoNerviosismones. Tal vez el orador esté preguntándose qué impresión causará o si su presentación tendrá éxito. Es normal pensar en tales cuestiones, pero el problema surge cuando se les da demasiada importancia. ¿Qué puede hacer si se pone nervioso cuando va a empezar a hablar? Prepárese cuidadosamente. Piense en aquellos a quienes está tratando de ayudar y en cuánto necesitan escuchar lo que le tiene que decir.

Para saber cómo vencer el nerviosismo al hablar en publico. Mire  6 Consejos Para Calmar los Nervios al Hablar en Publico

  

Naturalidad cuando tenga una entrevista o discurso.

  

Cuando se dirija a un grupo, por lo general será mejor que hable con la misma naturalidad y volumen que en una conversación. (Claro, si el público es numeroso, tendrá que subir la voz.) Si intenta memorizar el discurso o sus notas son muy detalladas, probablemente esté demasiado preocupado por naturalidad al hablar utilizar los términos precisos. Aunque la selección de palabras es importante, cuando se le presta excesiva atención, el estilo se vuelve forzado, falto de naturalidad. Debe pensar muy bien de antemano en lo que va a decir, pero concéntrese sobre todo en las ideas, no en las palabras.


Lo mismo puede aplicarse a las entrevistas. Si lo van a entrevistar, prepárese bien, pero no memorice ni lea las respuestas. Exprésese con modulación natural, para que sus comentarios tengan una espontaneidad cautivadora.

Incluso las cualidades de la oratoria deseables pueden parecer poco naturales si se exageran. Por ejemplo, articule y pronuncie correctamente, pero sin llegar al extremo de que el lenguaje suene afectado o artificial. Aunque los ademanes enfáticos o descriptivos bien hechos darán vida a su discurso o presentación, si son rígidos o desmesurados, desvirtuarán lo que dice.

En caso de que sea necesario, eleve el volumen de la voz, pero con cuidado de no excederse. De vez en cuando convendrá que ponga pasión en sus palabras; sin embargo, evite exaltarse. Procure modular y manifestar entusiasmo y otros sentimientos de manera que no atraiga la atención hacia usted ni haga que su público se sienta incómodo. 

Algunas personas se expresan con precisión por naturaleza, aun cuando no estén pronunciando un discurso, mientras que otras tienen un estilo de lenguaje más coloquial. Lo importante es hablar correctamente todos los días y comportarse con dignidad. Si usted lo hace así, es más probable que cuando esté al auditorio se exprese y actúe con una atractiva naturalidad.

 

  En la lectura pública.

 

 Para leer en público con naturalidad se precisa esfuerzo. En primer lugar, determine cuáles son las ideas principales del texto que va a leer y fíjese en cómo se desarrollan. Téngalas claras en la mente; de lo contrario, leerá solo palabras. Busque en el diccionario los términos que no conozca. A continuación ejercite la lectura en voz alta tratando de modular bien y de agrupar las palabras de forma que transmita las ideas con claridad. Siga practicando hasta lograr fluidez. Familiarícese lecturatanto con la información que, cuando la lea en voz alta, le imprima el tono que se emplea en una conversación animada. En eso consiste la naturalidad.

Si lo que usted va a leer de alguna publicación contienen citas textuales, infúndales vida. En caso de que se citen las palabras de diversas personas, varíe la voz ligeramente en cada intervención. No obstante, tenga cuidado de no adoptar un tono muy teatral. Dé vida a su lectura, pero hágalo con naturalidad. 

La lectura natural tiene el tono propio de una conversación. No suena artificial, aunque sí convincente.

  

EN RESUMEN

 

1-  Hable en su forma habitual.

 2- Al preparar un discurso, preste más atención a las ideas que a las palabras

 3- Tanto en los discursos como en sus conversaciones, evite el habla descuidada y no se valga de las cualidades de la oratoria para atraer la atención hacia usted.

 4- Prepárese bien para la lectura pública. Lea con sentimiento y teniendo muy presente el sentido del texto.

 

Como Tener Naturalidad al Hablar en Público.

Jun 21, 2019 | Lenguaje corporal, Relaciones Humanas

El hablar con  naturalidad te da credibilidad frente a otras personas, te hace seguro de lo que dices y el público siempre tendrá respeto a todo lo que hables.

 

¿Por qué es importante tener naturalidad al hablar en público?

 

 Si su forma de hablar revela nerviosismo o su estilo es forzado porque está demasiado pendiente de la impresión que cause, el auditorio puede distraerse de hay la importancia de tener naturalidad al hablar en publico.

Para saber cómo tener serenidad al hablar en público. Mire Técnicas de oratoria: Serenidad

CUANDO uno se expresa con naturalidad, se gana la confianza de los demás. ¿Confiaría usted en las palabras de alguien que le hablara tras una máscara? ¿Sería diferente si el rostro de la máscara fuera más atractivo que el de la persona? Difícilmente. Por lo tanto, en vez de usar un disfraz, sea usted mismo.

No hay que confundir la naturalidad con la despreocupación. Debemos evitar la gramática deficiente, la pronunciación incorrecta y la articulación poco clara, así como el lenguaje corporal demasiado informal. Manifestemos siempre la dignidad adecuada, tanto en la manera de hablar como en los modales. Ahora bien, la persona que actúa con naturalidad tampoco es ceremoniosa ni se preocupa excesivamente por impresionar.

 

El nerviosismo.

El nerviosismo se debe a varias razones. Tal vez el orador esté preguntándose qué impresión causará o si su presentación tendrá éxito. Es normal pensar en tales cuestiones, pero el problema surge cuando se les da demasiada importancia. ¿Qué puede hacer si se pone nervioso cuando va a empezar a hablar? Prepárese cuidadosamente. Piense en aquellos a quienes está tratando de ayudar y en cuánto necesitan escuchar lo que le tiene que decir.

Nerviosismo

Para saber cómo vencer el nerviosismo al hablar en publico. Mire  6 Consejos Para Calmar los Nervios al Hablar en Publico

  

Naturalidad cuando tenga una entrevista o discurso.

  

Cuando se dirija a un grupo, por lo general será mejor que hable con la misma naturalidad y volumen que en una conversación. (Claro, si el público es numeroso, tendrá que subir la voz.) Si intenta memorizar el discurso o sus notas son muy detalladas, probablemente esté demasiado preocupado por utilizar los términos precisos. Aunque la selección de palabras es importante, cuando se le presta excesiva atención, el estilo se vuelve forzado, falto de naturalidad. Debe pensar muy bien de antemano en lo que va a decir, pero concéntrese sobre todo en las ideas, no en las palabras.naturalidad al hablar

Lo mismo puede aplicarse a las entrevistas. Si lo van a entrevistar, prepárese bien, pero no memorice ni lea las respuestas. Exprésese con modulación natural, para que sus comentarios tengan una espontaneidad cautivadora.

Incluso las cualidades de la oratoria deseables pueden parecer poco naturales si se exageran. Por ejemplo, articule y pronuncie correctamente, pero sin llegar al extremo de que el lenguaje suene afectado o artificial. Aunque los ademanes enfáticos o descriptivos bien hechos darán vida a su discurso o presentacion, si son rígidos o desmesurados, desvirtuarán lo que dice. En caso de que sea necesario, eleve el volumen de la voz, pero con cuidado de no excederse. De vez en cuando convendrá que ponga pasión en sus palabras; sin embargo, evite exaltarse. Procure modular y manifestar entusiasmo y otros sentimientos de manera que no atraiga la atención hacia usted ni haga que su público se sienta incómodo. 

Algunas personas se expresan con precisión por naturaleza, aun cuando no estén pronunciando un discurso, mientras que otras tienen un estilo de lenguaje más coloquial. Lo importante es hablar correctamente todos los días y comportarse con dignidad. Si usted lo hace así, es más probable que cuando esté al auditorio se exprese y actúe con una atractiva naturalidad.

 

  En la lectura pública.

Para leer en público con naturalidad se precisa esfuerzo. En primer lugar, determine cuáles son las ideas principales del texto que va a leer y fíjese en cómo se desarrollan. Téngalas claras en la mente; de lo contrario, leerá solo palabras. Busque en el diccionario los términos que no conozca. A continuación ejercite la lectura en voz alta tratando de modular bien y de agrupar las palabras de forma que transmita las ideas con claridad. Siga practicando hasta lograr fluidez. Familiarícese 

lecturatanto con la información que, cuando la lea en voz alta, le imprima el tono que se emplea en una conversación animada. En eso consiste la naturalidad.

Si lo que usted va a leer de alguna publicación contienen citas textuales, infúndales vida. En caso de que se citen las palabras de diversas personas, varíe la voz ligeramente en cada intervención. No obstante, tenga cuidado de no adoptar un tono muy teatral. Dé vida a su lectura, pero hágalo con naturalidad. 

La lectura natural tiene el tono propio de una conversación. No suena artificial, aunque sí convincente.

  

EN RESUMEN

 

1-  Hable en su forma habitual.

 2- Al preparar un discurso, preste más atención a las ideas que a las palabras

 3- Tanto en los discursos como en sus conversaciones, evite el habla descuidada y no se valga de las cualidades de la oratoria para atraer la atención hacia usted.

 4- Prepárese bien para la lectura pública. Lea con sentimiento y teniendo muy presente el sentido del texto.


 

¡Puntúa este artículo!

Promedio 4.5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.