Como hablar con claridad

Como hablar con claridad

Como hablar con claridad

Las palabras que no se entienden bien no motivan. Aunque la persona tenga una voz potente, si no articula de manera clara, no inducirá a actuar. Será como si estuviera hablando en un idioma extraño. En efecto, estará hablando al aire.

Hablar con claridad permite que los demás entiendan lo que decimos y contribuye a que nos tomen en serio.

Para más ver: Como Mejorar: La Pronunciación Al Hablar en Público

Obstáculos para hablar con claridad.

No abrir bien boca. Cuando los músculos de las mandíbulas están rígidos y los labios apenas se mueven, los sonidos salen apagados. Por otro lado, hablar muy rápido es como reproducir la grabación a mayor velocidad de la debida. Aunque se oigan todas las palabras, se obtiene poco beneficio.

Con frecuencia, sin embargo, la razón por la que no se entienden las palabras es que no se articulan bien, es decir, no se pronuncian las vocales y las consonantes de manera diferenciada y con las pausas oportunas. Hay quienes, además, omiten sílabas y sonidos. Cuando se unen los términos indiscriminadamente, los oyentes captan algunas ideas y frases, pero tienen que imaginarse el resto de lo que dice la persona. Así pues, la mala dicción puede disminuir la eficacia del habla.

En algunos casos, el problema se debe a defectos en los órganos de la voz. Pero aun con tales impedimentos se puede mejorar considerablemente si se ponen en práctica las sugerencias de este artículo.

Para más ver: Técnicas De La Oratoria: La Voz

Cómo lograrlo.  

  • Hable más despacio.

    Esfuércese por no comerse ninguna sílaba, pruebe hacerlo con algunos trabalenguas. Al principio, su pronunciación puede parecer exagerada; pero, con la práctica irá recuperando la naturalidad. Para que la expresión sea fluida, deberá unir ciertas palabras, pero no lo haga si existe el riesgo de que se oscurezca su significado. Aunque al hacer los ejercicios para hablar con claridad hablara y leerá con una precisión exagerada, tenga cuidado de que no se convierta en su modo habitual de expresarse, pues resultaría incomodo, poco natural.

Para más ver: Como usar las Pausas al Hablar en Público

  • Mantenga la cabeza erguida y el mentón alejado del pecho.

    Cuando lea, sostenga el escrito en alto de modo que solo tenga que levantar ligeramente la vista para mirar al auditorio. De esta forma, sus palabras fluirán sin trabas.

  • Aprenda a relajarse.

    Si la mandíbula y los labios están tensos, la boca no se abrirá bien y la voz saldrá a través de los dientes, con un sonido áspero, apagado y poco definido. Ahora bien, tal relajación no debe llegar al extremo de producir una pronunciación descuidada, sino que ha de equilibrarse con el hábito de articular los sonidos con claridad.

  • Lea en voz alta.

    Al leer observe bien cómo usa los órganos del habla. ¿Abre la boca lo suficiente? Tenga presente que la lengua no es el único órgano implicado, aunque es uno de los más activos. El cuello, la mandíbula inferior, los labios, los músculos faciales y los músculos de la garganta también intervienen en el proceso. ¿Habla sin realizar movimientos faciales? En tal caso, hay muchas probabilidades de que su articulación sea un poco confusa.

Para más ver: Como Leer Bien y Rápido

  • Grabe su voz.

    Hable con naturalidad, como lo haría en el día a día. Al escucharse, tal vez perciba que ciertas palabras no se entienden con claridad. Fíjese en si las articula mal, las pronuncia con poca intensidad o las corta, e intente determinar la causa. Por lo general, se puede remediar el problema poniendo en práctica las sugerencias antes presentadas.

Recuerde abrir la boca un poco más de lo que acostumbra y a articular aún con mayor cuidado. Respire hondo y hable despacio. Si cecea, retire la lengua de los dientes incisivos al pronunciar el sonidoEn caso de que su problema no se resuelva por completo, no se desespere.

En caso de que su problema no se resuelva por completo, no se desespere hablar con claridad está a su alcance. Pero requiere tiempo, paciencia y trabajo. ¿Está usted dispuesto? Si es así se sentirá muy feliz de haberlo hecho… y lo mismo se sentirán sus oyentes.

RESUMEN

  • Cuando hable y lea, pronuncie todas las palabras claramente: con buena dicción, con suficiente volumen y a un ritmo moderado.
  • Mantenga la cabeza erguida y abra la boca lo suficiente.
  • Practique la relajación del cuello, la mandíbula, los labios y los músculos faciales y de la garganta.

Como hablar con claridad

Las palabras que no se entienden bien no motivan. Aunque la persona tenga una voz potente, si no articula de manera clara, no inducirá a actuar. Será como si estuviera hablando en un idioma extraño. En efecto, estará hablando al aire.

Hablar con claridad permite que los demás entiendan lo que decimos y contribuye a que nos tomen en serio.

Para más ver: Como Mejorar: La Pronunciación Al Hablar en Público

Obstáculos para hablar con claridad.

No abrir bien boca. Cuando los músculos de las mandíbulas están rígidos y los labios apenas se mueven, los sonidos salen apagados. Por otro lado, hablar muy rápido es como reproducir la grabación a mayor velocidad de la debida. Aunque se oigan todas las palabras, se obtiene poco beneficio.

Con frecuencia, sin embargo, la razón por la que no se entienden las palabras es que no se articulan bien, es decir, no se pronuncian las vocales y las consonantes de manera diferenciada y con las pausas oportunas. Hay quienes, además, omiten sílabas y sonidos. Cuando se unen los términos indiscriminadamente, los oyentes captan algunas ideas y frases, pero tienen que imaginarse el resto de lo que dice la persona. Así pues, la mala dicción puede disminuir la eficacia del habla.

En algunos casos, el problema se debe a defectos en los órganos de la voz. Pero aun con tales impedimentos se puede mejorar considerablemente si se ponen en práctica las sugerencias de este artículo.

Para más ver: Técnicas De La Oratoria: La Voz

Cómo lograrlo.  

  • Hable más despacio.

    Esfuércese por no comerse ninguna sílaba, pruebe hacerlo con algunos trabalenguas. Al principio, su pronunciación puede parecer exagerada; pero, con la práctica irá recuperando la naturalidad. Para que la expresión sea fluida, deberá unir ciertas palabras, pero no lo haga si existe el riesgo de que se oscurezca su significado. Aunque al hacer los ejercicios para hablar con claridad hablara y leerá con una precisión exagerada, tenga cuidado de que no se convierta en su modo habitual de expresarse, pues resultaría incomodo, poco natural.

Para más ver: Como usar las Pausas al Hablar en Público

  • Mantenga la cabeza erguida y el mentón alejado del pecho.

    Cuando lea, sostenga el escrito en alto de modo que solo tenga que levantar ligeramente la vista para mirar al auditorio. De esta forma, sus palabras fluirán sin trabas.

  • Aprenda a relajarse.

    Si la mandíbula y los labios están tensos, la boca no se abrirá bien y la voz saldrá a través de los dientes, con un sonido áspero, apagado y poco definido. Ahora bien, tal relajación no debe llegar al extremo de producir una pronunciación descuidada, sino que ha de equilibrarse con el hábito de articular los sonidos con claridad.

  • Lea en voz alta.

    Al leer observe bien cómo usa los órganos del habla. ¿Abre la boca lo suficiente? Tenga presente que la lengua no es el único órgano implicado, aunque es uno de los más activos. El cuello, la mandíbula inferior, los labios, los músculos faciales y los músculos de la garganta también intervienen en el proceso. ¿Habla sin realizar movimientos faciales? En tal caso, hay muchas probabilidades de que su articulación sea un poco confusa.

Para más ver: Como Leer Bien y Rápido

  • Grabe su voz.

    Hable con naturalidad, como lo haría en el día a día. Al escucharse, tal vez perciba que ciertas palabras no se entienden con claridad. Fíjese en si las articula mal, las pronuncia con poca intensidad o las corta, e intente determinar la causa. Por lo general, se puede remediar el problema poniendo en práctica las sugerencias antes presentadas.

Recuerde abrir la boca un poco más de lo que acostumbra y a articular aún con mayor cuidado. Respire hondo y hable despacio. Si cecea, retire la lengua de los dientes incisivos al pronunciar el sonidoEn caso de que su problema no se resuelva por completo, no se desespere.

En caso de que su problema no se resuelva por completo, no se desespere hablar con claridad está a su alcance. Pero requiere tiempo, paciencia y trabajo. ¿Está usted dispuesto? Si es así se sentirá muy feliz de haberlo hecho… y lo mismo se sentirán sus oyentes.

RESUMEN

  • Cuando hable y lea, pronuncie todas las palabras claramente: con buena dicción, con suficiente volumen y a un ritmo moderado.
  • Mantenga la cabeza erguida y abra la boca lo suficiente.
  • Practique la relajación del cuello, la mandíbula, los labios y los músculos faciales y de la garganta.
Como Mejorar: La Pronunciación Al Hablar en Público

Como Mejorar: La Pronunciación Al Hablar en Público

Como Mejorar: La Pronunciación Al Hablar en Público

Si la pronunciación de una persona es muy mala, puede ser que hasta comunique ideas equivocadas a la mente de su auditorio, lo cual sería definitivamente indeseable. Cuando usted oye a alguien pronunciar mal una palabra en su discurso, el efecto general es que brilla en su mente como una luz o señal de parada. Es posible que usted hasta deje de seguir el hilo del argumento de la persona y empiece a pensar en la palabra que no pronunció bien. Ésta puede hacer que usted deje de prestar atención a lo que se está diciendo y la ponga en cómo se está diciendo. 

La pronunciación es un aspecto muy importante de la oratoria. Es importante evitar que nuestra presentación sufra una mancha debido a pronunciación deficiente. Esto es algo que se puede corregir fácilmente si le damos adecuada atención.

 

Problemas de pronunciación. 

 

  Hay tres tipos generales de problemas:

  • El primero es la pronunciación definitivamente errónea, en que el acento no se coloca en el lugar correcto o a las letras se les da el sonido incorrecto. 
  • El Segundo es la pronunciación que es correcta pero exagerada, demasiado precisa, dando la impresión de cosa afectada, hasta exhibición de superioridad, y esto no es deseable. 
  • El tercer problema es el habla descuidada, caracterizada por un constante “emborronar” de palabras, juntar demasiado las sílabas o dejar algunas sin pronunciar y otras cosas por el estilo.

 

Puntos que debe evitar. 

En lo que se refiere a la pronunciación, deben tenerse en cuenta varios aspectos. Por una parte, la precisión exagerada puede parecer artificial e incluso pedante, al igual que las pronunciaciones que ya no son de uso general. Con ellas solo se lograría centrar la atención en uno mismo. Por otra parte, conviene no irse al otro extremo y hablar de forma descuidada.

Frecuentemente en nuestra habla de todos los días usamos palabras con las cuales estamos bien
familiarizados; por lo tanto, la pronunciación no es gran problema en lo que respecta a esto. El problema mayor surge en la lectura. Es importante que los oradores lean mucho, tanto en público como particularmente. Es importante que la lectura sea exacta, que las pronunciaciones sean correctas. Si no lo es, dará la impresión de que no sabemos de qué estamos hablando. También aparta la atención de lo que usted tiene que decir.

Recuerde en algunos idiomas, las pronunciaciones aceptables varían de un país a otro, y hasta dentro de un mismo país. De hecho, los diccionarios de ciertas lenguas recogen más de una pronunciación correcta para determinadas palabras.

Además, en los casos en que varias naciones comparten un mismo idioma, es frecuente que cada una tenga su acento característico. Sobre todo, cuando no se ha tenido mucho acceso a la educación o cuando la lengua que se habla no es la materna, da muy buenos resultados escuchar con atención a los que hablan bien el idioma a fin de imitar su pronunciación.

 

CÓMO MEJORAR LA PRONUNCIACIÓN.

 

Muchas personas no se dan cuenta de que su pronunciación es un tanto deficiente. Si una persona le señala que debe mejorar en algún aspecto, tómelo como una muestra de bondad y agradézcalo. Una vez que conozca el problema, ¿qué medidas puede tomar para superarlo?

Si usted tiene un problema con la pronunciación, no le será difícil corregirlo cuando se concentre en ello. Aun discursantes u oradores experimentados, cuando tienen alguna lectura, sacan el diccionario y buscan palabras con las cuales no están bien familiarizados. Ellos no hacen simplemente un conato de pronunciación en cuanto a ellas. Por eso, use el diccionario.

Otra manera en que se puede mejorar la pronunciación es leyéndole a otra persona, especialmente a alguien que sí pronuncia las palabras bien, y pedirle que lo detenga y lo corrija cada vez que usted cometa un error.

Otro método es escuchando cuidadosamente a los buenos discursantes. Mientras escucha; note especialmente las palabras que pronuncian de manera diferente a usted. Escríbalas; investíguelas en el diccionario y practíquelas. Pronto usted también tendrá pronunciación correcta. La presentación con afluencia y como en conversación, junto con la pronunciación correcta, grandemente mejorarán su expresión hablada.

 

Resumen

 

  • Preste atención a cómo están escritas las palabras y consulte las reglas de acentuación en caso necesario.
  • Pida a un buen lector que lo escuche y le aconseje.
  • Observe cómo pronuncian quienes tienen buena dicción; compare la forma en que lo hacen con la suya.

 

Recuerda que el fin de la oratoria es presentar una idea de forma clara y precisa y convencer mediante la palabra. Una buena pronunciación proporciona la debida comprensión de lo que se diga, lo cual constituye una buena manera de mantener y desarrollar el interés de los oyentes por lo que decimos.

 

Como Mejorar: La Pronunciación Al Hablar en Público

 

La pronunciación es un aspecto muy importante de la oratoria. Es importante evitar que nuestra presentación sufra una mancha debido a pronunciación deficiente. Esto es algo que se puede corregir fácilmente si le damos adecuada atención.

[toc]

La Pronunciación.

  

Si la pronunciación pronunciacion-en-inglesde un individuo es muy mala, puede ser que hasta comunique ideas equivocadas a la mente de su auditorio, lo cual sería definitivamente indeseable. Cuando usted oye a alguien pronunciar mal una palabra en su discurso, el efecto general es que brilla en su mente como una luz o señal de parada. Es posible que usted hasta deje de seguir el hilo del argumento de la persona y empiece a pensar en la palabra que no pronunció bien. Ésta puede hacer que usted deje de prestar atención a lo que se está diciendo y la ponga en cómo se está diciendo.

 

Problemas de pronunciación.

 

 Hay tres tipos generales de problemas:

  • El primero es la pronunciación definitivamente errónea, en que el acento no se coloca en el lugar correcto o a las letras se les da el sonido incorrecto. 
  • El Segundo es la pronunciación que es correcta pero exagerada, demasiado precisa, dando la impresión de cosa afectada, hasta exhibición de superioridad, y esto no es deseable. 
  • El tercer problema es el habla descuidada, caracterizada por un constante “emborronar” de palabras, juntar demasiado las sílabas o dejar algunas sin pronunciar y otras cosas por el estilo.

 

Puntos que debe evitar.

 

En lo que se refiere a la pronunciación, deben tenerse en cuenta varios aspectos. Por una parte, la precisión exagerada puede parecer artificial e incluso pedante, al igual que las pronunciaciones que ya no son de uso general. Con ellas solo se lograría centrar la atención en uno mismo. Por otra parte, conviene no irse al mejorar pronunciacion otro extremo y hablar de forma descuidada.

Frecuentemente en nuestra habla de todos los días usamos palabras con las cuales estamos bien
familiarizados; por lo tanto la pronunciación no es gran problema en lo que respecta a esto. El problema mayor surge en la lectura. Es importante que los oradores lean mucho, tanto en público como particularmente. Es importante que la lectura sea exacta, que las pronunciaciones sean correctas. Si no lo es, dará la impresión de que no sabemos de qué estamos hablando. También aparta del mensaje la atención.

Recuerde en algunos idiomas, la pronunciaciones aceptables varían de un país a otro, y hasta dentro de un mismo país. De hecho, los diccionarios de ciertas lenguas recogen más de una pronunciación correcta para determinadas palabras.

Además, en los casos en que varias naciones comparten un mismo idioma, es frecuente que cada una tenga su acento característico. Sobre todo cuando no se ha tenido mucho acceso a la educación o cuando la lengua que se habla no es la materna, da muy buenos resultados escuchar con atención a los que hablan bien el idioma a fin de imitar su pronunciación.

 

CÓMO MEJORAR LA PRONUNCIACIÓN.

  

Muchas personas no se dan cuenta de que su pronunciación es un tanto deficiente. Si una persona le señala que debe mejorar en algún aspecto, tómelo como una muestra de bondad y agradézcalo. Una vez que conozca el problema, ¿qué medidas puede tomar para superarlo?

Si usted tila pronunciacion ene un problema con la pronunciación, no le será difícil corregirlo cuando se concentre en ello. Aun discursantes
u oradores experimentados, al recibir una asignación de lectura, sacan el diccionario y buscan palabras con las cuales no están bien familiarizados. Ellos no hacen simplemente un conato de pronunciación en cuanto a ellas. Por eso, use el diccionario.

Otra manera en que se puede mejorar la pronunciación es leyéndole a otra persona, especialmente a alguien que sí pronuncia las palabras bien, y pedirle que lo detenga y lo corrija cada vez que usted cometa un error.

Otro método es escuchando cuidadosamente a los buenos discursantes. Piense mientras escucha; note especialmente las palabras que pronuncian de manera diferente a usted. Escríbalas; investíguelas en el diccionario y practíquelas. Pronto usted también tendrá pronunciación correcta. La presentación con afluencia y como en conversación, junto con la pronunciación correcta, grandemente mejorarán su expresión hablada.

 

Resumen

 

  • Preste atención a cómo están escritas las palabras y consulte las reglas de acentuación en caso necesario.
  • Pida a un buen lector que lo escuche y le aconseje.
  • Observe cómo pronuncian quienes tienen buena dicción; compare la forma en que lo hacen con la suya.

 

Recuerda que el fin de la oratoria es presentar una idea de forma clara y precisa y convencer mediante la palabra. Una buena pronunciación  proporciona la debida comprensión de lo que se diga, lo cual constituye una buena manera de mantener y desarrollar el interés de los oyentes hacía nuestro mensaje.