Cómo Superar un Ataque de Pánico Público

Cómo Superar un Ataque de Pánico Público

 

Saber cómo superar un ataque de pánico es una habilidad MUY importante al hablar en público.

¿Padece ataques de pánico en público? Aquí hay 5 maneras de gran alcance para poner en práctica en el momento y ser un presentador exitoso.

Si usted sufre de ataques de pánico debido a hablar en público, usted sabe lo devastador que tales ataques pueden ser. A pesar de los mejores esfuerzos en la reestructuración cognitiva, usted no puede pensar en una salida de tal situación.

Tal vez la comprensión de que realmente sabes estas cosas no ayuda. Cuando su valor parece estar disolviéndose como el azúcar en el té, el conocimiento del tema solo e incluso una preparación adecuada no es suficiente para sacarte del agua caliente.

No se sorprenderá al saber que los intérpretes de teatro saben las mejores técnicas del mundo para superar el miedo escénico. ¿Por qué no utilizar estos enfoques basados ​​en el teatro para hacer frente a su propio miedo y ataques de pánico? Conviértase   en un orador excelente. Lea nuestro otro artículo  de trucos esenciales para los presentadores nerviosos, «Cómo calmar sus nervios antes de hablar.»

Saber cómo superar un ataque de pánico implica corregir su pensamiento.

 

 

Usted contribuye a su propia ansiedad de hablar en público.

¿El escenario siguiente resuena con usted?

¡Hoy es el día de su gran presentación! Y así como lo has sabido durante meses, pasaría, estás muy nervioso.

Al entrar en el vestíbulo, los síntomas físicos familiares comienzan: Su corazón se siente como un colibrí, y usted está respirando tan profundamente como un ratón. Estás caminando sobre las piernas que se han convertido a goma.

Ahora que estás aquí, son tus manos: puedes verlas temblar al recoger el click de PowerPoint. Oh, y sí, todo el mundo está notando eso, seguro.

UH oh. Usted acaba de hacer sus comentarios de apertura y SU VOZ SUENA TEMBLOROSA. Sabes que todo el mundo también lo oye. No puedes dejar de pensar que todo el mundo en el edificio ahora sabe que estás aterrorizado de hablar en público.

Y ahora surge un nuevo pensamiento que induce al pánico: vas a olvidarlo todo. Todos esos maravillosos puntos de conversación que has estado preparando. . . ¡Su mente se está quedando en blanco de repente!

Tienes que salir de aquí! Pero usted no puede hacer eso porque el CEO está sentado allí

mismo en la primera fila esta presentación es muy importante. Estás atrapado.

No hay manera de salir.

Ahora estás en la

olla a presión.

«Siente la presión!»

Y a través de toda esta miseria, se supone que debe permanecer equilibrado y profesional:

 

 

 

¿Qué vas a hacer? ¿Qué puedes hacer?

 

Si te encuentras en esta mala suerte, o algo así, hay ayuda disponible. Pruebe mis 5 técnicas para lidiar con un ataque de pánico al  hablar en público que se describen a continuación.

Estos son arreglos rápidos que pueden ser notablemente eficaces en los últimos momentos antes de hablar cuando más lo necesitan. ¡Guarde esta lista y consérvela con usted si usted se encuentra añorando desaparecer justo antes de que tenga que hablar!

Pero antes de que usted haga cualquier cosa, comience a respirar más lentamente y profundamente.

  

Ahora, proceda con estos 5 pasos:

 

 

1-    Calmar la respiración

 

Un ataque de pánico suelen ir acompañado de hiperventilación. A fin de relajar la respiración, pruebe este ejercicio antes de subir al escenario:

  • Siéntate en un lugar cómodo.
  • Relaja todo el cuerpo los brazos, las piernas, el tronco y la cabeza.
  • Una vez hecho esto, coloca una mano sobre la boca del estómago y toma aire lentamente (por 3 segundos).
  • Se consciente de cómo tus pulmones se llenan de aire. La concentración es muy importante para ello. Siente que el vientre se hincha.
  • Mantén el aire dentro de tus pulmones contando hasta tres.
  • Expira el aire en forma lenta por la boca. Tardarás alrededor de 4 segundos, hasta que sientas que has vaciado tus pulmones, y tu vientre se ha deshinchado.
  • Repite está técnica en tres oportunidades.

 

2-    Calmar el pensamiento.

 

‘¿Y si me desplomo?’ ‘¿Y si me olvido de todo?’ ‘¿Y si los demás lo notan?’ Las ideas catastrofistas estimulan el pánico. Dado que estas ideas suelen referirse a desastres futuros o ataques pasados, trate de concentrarse en la situación actual.

 

“Concentrarse en lo inmediato calma instantáneamente”, señala el doctor Alan Goldstein. Hay quien recomienda llevar una goma elástica en la muñeca. Cuando se le ocurran ideas catastrofistas, dése un gomazo y dígase: “¡Alto!”. Interrumpa la ansiedad antes de que pueda degenerar en pánico.

 

3-    Calmar las reacciones

 

Si le sobreviene un ataque de pánico, no luche con él. Es solo una sensación, y las sensaciones no tienen por qué hacerle daño. Imagínese que está junto al mar contemplando las olas, que se forman, alcanzan su altura máxima y se extinguen. El pánico actúa igual. En vez de luchar con la ola, deslícese sobre ella; de seguro pasará.

El pánico es un bravucón. Provóquelo y le atacará; déjelo tranquilo y posiblemente se irá. El doctor R. Reid Wilson explica que las técnicas calmantes “no pretenden ‘combatir’ mejor el pánico ni ‘disiparlo’ en el acto; deben verse como maneras de pasar el tiempo cuando el pánico trata de pelear con uno”.

 

 

4-    Abra la Puerta Emocional:

 

En lugar de huir mentalmente de la situación de habla, aceptarla y abrirse a ella. Cerrarte emocionalmente y bloquear tus emociones es parte de lo que te hizo frágil.

En su lugar, estar plenamente presente en este momento de su vida. Viva y disfrute.

 

 

 

5-    Relajación / Animación Facial:

 

Permita que su cara se vaya completamente floja, desprovista de cualquier animación; sin vida. Ahora permite que tu personalidad fluya hacia tu cara. Debe sentirse relajado y energizado después de su breve «descanso».

Busque cualquier excusa para moverse a otro lugar: una tarea, una persona, el baño, o para comprobar los arreglos en el escenario. El concepto de «cognición encarnada» dice Que el movimiento en sí mismo ayuda a pensar y usted disipa parte de su energía nerviosa.

Recuerde que su mente está buscando una escotilla de escape Pero usted no necesita escapar. Simplemente tiene que estar presente con el fin de conectarse con su audiencia. Y eso es una tarea imposible si usted está ocupado ocultándose  en un armario mental.

 

  

6 Consejos Para Calmar los Nervios al Hablar en Público

6 Consejos Para Calmar los Nervios al Hablar en Público

 

Linda necesita hablar con la Junta de Síndicos – ella se siente en desacuerdo sobre sobre el camino que quieren construir a través de su barrio y quiere expresar su opinión, pero algo la está parando. ¡Ella tiene la ansiedad de los oradores!

Por desgracia, es muy común. Pero cuando usted se preocupa por un problema, no puede dejar que el nerviosismo o la ansiedad le impida participar.

Si estás en el PTA, se le puede pedir a hablar acerca de una próxima recaudación de fondos. Se le puede pedir a formar parte del servicio o para enseñar una clase. Aunque es posible que no se considera un orador público, todos tenemos momentos en los que tenemos que hablar y ser escuchado en nuestras comunidades no deje que el miedo a hablar en publico lo venza . >

Hoy, voy a cubrir 6 consejos para calmar los nervios antes de hablar frente a un grupo:

 

Consejo # 1: Manténgase hidratado

 

Hace años, fui a la corte de reclamos con un amigo. Tan pronto como empezó a hablar, su lengua y los labios se lmantengase hidratadoe secaron y se puso blanco. ¡Era tan incómodo de ver el luchaba por hablar con el juez a través de sus pocas frases! Más tarde me enteré de que la boca seca, también conocida como boca de algodón, es un verdadero signo de la ansiedad y la persona que lo experimenta sufre mucho.

¿El secreto?
Mantente hidratado. Beba mucha agua antes de hablar. Mantenga su botella de agua con usted en todo momento. Me parece que cuando más nervioso estoy, más agua que necesito.

 

 

Consejo # 2: Ejercicio de mantener la calma

 

Si sabe cuándo hablara públicamente, planificar un buen entrenamiento temprano en el día. Incluso un rápido paseo realmente puede ayudar a reducir los nervios. Según los investigadores de the Mayo Clinic , el ejercicio puede aliviar la ansiedad por la liberación de endorfinas que te hacen sentir mejor. El ejercicio también aumenta la temperatura corporal, que puede tener un efecto calmante. Se le distrae de sus preocupaciones y le ayuda a sentirse más seguro. Incluso la interacción social de sonreír a alguien al caminar o saludar a alguien en el gimnasio puede ayudar a calmar los nervios.

 

Consejo # 3:  Use la Imaginación, visualización, Reírse Justo antes de hablar

 

A veces no nos damos cuenta que estamos nerviosos hasta justo antes de que sea nuestro turno de hablar. Es posible que se sienta tranquilo y preparado hasta justo antes de su nombre se llama. Si usted está fuera de la vista, puede probar métodos tales como hacer una gran sonrisa, diciéndose a sí mismo una broma o tomar grandes respiraciones profundas. Si está a la vista, usar el cerebro para calmarse. Trate de usar la visualización o la respiración discreta, en el fondo. Siempre manteniendo una sonrisa en su cara.

tecnicas de la oratoria

Si usted va a utilizar estos métodos, necesita planificar el futuro. Así es como crea su escenario de visualización antes de que lo necesite. Imagínese caminando hasta el podio, sonriendo, con calma dando su discurso, y luego visualizar el resultado que desea después, como gente que viene a ser voluntario o felicitarle por su discurso apasionado. Tal vez traer una lista de chistes y unas cuantas fotos que te hacen sonreír con usted esto lo ayudara a calmar los nervios.

 

Consejo # 4: Hacer una pausa y calmar  los nervios

 

¿Alguna vez ha tenido un caso de nerviosismo le dio justo en el medio de un discurso o el rendimiento? Al principio de mi carrera yo estaba en el medio de una presentación, y mi pierna empezó a temblar. No estoy seguro de lo que parecía a la audiencia, pero yo la sentí violenta e incontrolable. No tenía ni idea de qué hacer, por lo que fue un momento difícil.

respira profundo

Este habría sido un buen momento para tomar un par de respiraciones profundas rápidas, para encontrar un lugar para hacer una pausa, y para asegurarse de que estaba sonriendo. Es mejor tomar una pausa rápida para reagruparse que dejar que los síntomas se acumulan. Respire profundo, cambie de posición, y si parece oportuno hacer una pequeña broma y hacer reír al público y quitar el foco de usted.

 

Consejo # 5: Abrazar la Energía

 

La energía nerviosa no es siempre una mala cosa. De hecho, las investigaciones han demostrado que el estrés bueno nos ayuda a centrarnos y nos ayuda a pensar con más claridad. Conseguir el bombeo de la sangre agudiza su arena sentidos te hace más consciente de lo que está sucediendo a tu alrededor.

Usar esa energía extra para atraer a su público, y para mostrar su pasión. Van a estar más dispuestos a interactuar con usted. Si usted siente que tiene demasiada energía, algunas personas le gusta a propósito en el escenario. ¡Sólo tenga cuidado de no caminar de un lado a otro como un tigre enjaulado!

 

Consejo # 6: Prepárese

 

Hasta ahora, todo lo que se ha tratado es de calmarnos a nosotros mismos físicamente hacia abajo. Pero si no se está preparado para su discurso, va a terminar estresado y ansioso de antemano. Asegúrese de saber lo que vas a decir. Después práctica. Practique su introducción, más que cualquier otra parte para que pueda relajarspreparacion calma los nervios e y concentrarse en la audiencia en lugar de a sí mismo.

 

Si es posible, encontrar un entrenador para practicar con (pista, pista). De lo contrario un amigo o miembro de la familia puede ser su público. Incluso gravarse en video o audio y luego repasar esa grabación hace la diferencia. No deje que su presentación pública sea la primera vez que ha dado su discurso en voz alta. En el momento en que la des, debe ser cómodo con la entrega.

 

Aquí está el resultado final, todo el mundo siente cierta ansiedad antes de un discurso. Utilice estas técnicas de la oratoria para calmar sus nervios y no deje que los nervios  lo paren de hablar en público.

future forex, trading forex ,grid trading forex, tading forex, trading uk spot forex ,trading simulated, forex trading ,best forex trading ,websites cfd trading,

 

 

 

Técnicas de oratoria: Serenidad

Técnicas de oratoria: Serenidad

Técnicas de oratoria: Serenidad

Un orador que despliega serenidad o aplomo es un orador tranquilo. Está en calma y sereno porque domina la situación. La falta de serenidad, también, demuestra cierta falta de confianza. Estas dos cosas van juntas.

Aunque es deseable que el orador tenga confianza y serenidad, esto no se debe confundir con la confianza exagerada, que se manifiesta por una actitud jactanciosa o demasiado relajada.

No obstante, si usted es un orador nuevo, lo más probable es que sienta timidez a la hora de hablar en público. Puede ser que tenga verdadera nerviosidad e intranquilidad, que pudiera hacer que creyera que su presentación resultará ineficaz. Pero no tiene que ser así. La confianza y serenidad se pueden adquirir por esfuerzo diligente y si se sabe por qué faltan.

Para más mire

¿A qué se debe el que algunos oradores muestren falta de confianza?

Generalmente a una de dos razones, o a ambas.

  1. Primero, falta de preparación o punto de vista equivocado sobre la información.
  2. Segundo, una actitud negativa en cuanto a su capacidad como discursante.

¿Qué le dará confianza?

Básicamente es el conocimiento o creencia de que podrá lograr su propósito. Es la seguridad de que sí tiene las riendas de la situación y puede dominarla. Al hablar en público esto podría requerir alguna experiencia. Habiendo presentado varios discursos, usted puede estar razonablemente seguro de que éste también tendrá buen éxito.

Pero, aunque usted sea relativamente nuevo, sus primeras presentaciones deberían animarlo, y verá que pronto podrá manifestar esta cualidad a un grado razonable.

Otro requisito vital para la confianza, tenga o no experiencia, es conocer su información y tener la convicción de que tiene valor. Esto quiere decir no solo preparación cuidadosa y cabal por adelantado de su asunto, sino también preparación cuidadosa para la presentación. Si usted se da cuenta de que es para su propio adelanto, así como para instruir a las personas que asisten, se acercará a la plataforma con la actitud de que va a triunfar. Se absorberá en el asunto y se olvidará de sí mismo y de su nerviosismo.

Esto significa que debe estar convencido de todo lo que va a decir. Asegúrese de que esto sea así en su preparación. Y después que haya hecho todo lo que pueda para preparar una presentación interesante y animada, si todavía cree que a la presentación le falta colorido o está muerta, recuerde que un auditorio vivo le dará calor a su presentación. Por lo tanto, avive al auditorio con su presentación, y el interés de éste le dará a usted confianza en lo que presenta.

Tal como un médico busca síntomas de enfermedad, así su usted notará señales que indiquen inequívocamente falta de compostura. Y tal como el buen médico trabaja en la causa de su enfermedad más bien que en los síntomas, esfuércese por corregir las causas verdaderas de falta de confianza y equilibrio. No obstante, el conocer los síntomas y aprender a controlarlos le ayudará de hecho a vencer las causas subyacentes de esos síntomas. ¿Cuáles son éstos?

 Hablando en términos generales, hay dos medios de salida para las emociones restringidas o la tensión. Se pueden clasificar como evidencias físicas o corporales y manifestaciones vocales. Cuando hay alguna manifestación de éstas, decimos que a la persona le falta serenidad o aplomo apropiado.

 Serenidad en el porte físico.

La primera evidencia de serenidad, entonces, se manifiesta en su porte físico. He aquí algunas cosas que revelarán deficiencia en usted si le falta confianza. Considere primero las manos: manos enlazadas en la espalda, puestas rígidamente a los lados o agarradas firmemente del atril; manos que entran y salen repetidamente de los bolsillos, que abotonan y desabotonan una chaqueta, que se mueven sin objetivo a la mejilla, la nariz, los anteojos o gafas; ademanes incompletos; jugar con un reloj pulsera, un lápiz, un anillo o las notas. O considere un constante mover de los pies, un oscilar del cuerpo de lado a lado; o hacia atrás como el atacador de un cañón o un aflojamiento de las rodillas; el mojar frecuentemente los labios, el tragar repetidamente, la respiración rápida y somera.

 Todas estas evidencias de nerviosidad se pueden controlar o disminuir por esfuerzo consciente. Si usted hace ese esfuerzo dará una impresión de equilibrio en su porte físico. Por lo tanto, respire con naturalidad y a un ritmo uniforme, y esfuércese definitivamente por estar tranquilo. Pause antes de empezar a hablar. Su auditorio no podrá menos que responder a esto favorablemente, y esto, a su vez, le ayudará a usted a obtener la confianza que busca. Concéntrese en su material, sin pensar en el auditorio ni en usted mismo. 

Serenidad en la voz. 

Las evidencias vocales que muestran nerviosidad son un grado de elevación de la voz anormalmente alto, un temblar de la voz, un repetido aclararse de la garganta, un poco usual afinamiento del tono causado por falta de resonancia por causa de la tensión. Estos problemas y manierismos también se pueden vencer con esfuerzo diligente.

Para más mire Técnicas De La Oratoria: La Voz

 No se apresure mientras camina a la plataforma o arregla sus notas, sino esté tranquilo y feliz porque puede compartir con otros las cosas que ha preparado. Si sabe que está nervioso al empezar a hablar, entonces en la introducción tiene que hacer un esfuerzo especial para hablar más lentamente de lo usual y con un grado más bajo de elevación de la voz que el que usted cree que es normal para usted. Esto le ayudará a controlar su nerviosidad. Descubrirá que tanto el hacer ademanes como las pausas le ayudarán a tranquilizarse.

Pero no espere hasta que suba a la plataforma para poner en práctica todas estas cosas. Aprenda a estar equilibrado y en control en su habla diaria. Esto le ayudará mucho a adquirir seguridad y confianza a la hora de hablar en público. Una presentación con calma tranquilizará a su auditorio y éste podrá concentrarse en el material.

Técnicas de oratoria: Serenidad

Un orador que despliega serenidad o aplomo es un orador tranquilo. Está en calma y sereno porque domina la situación. La falta de serenidad, también, demuestra cierta falta de confianza. Estas dos cosas van juntas.

Aunque es deseable que el orador tenga confianza y serenidad, esto no se debe confundir con la confianza exagerada, que se manifiesta por una actitud jactanciosa o demasiado relajada.

No obstante, si usted es un orador nuevo, lo más probable es que sienta timidez a la hora de hablar en público. Puede ser que tenga verdadera nerviosidad e intranquilidad, que pudiera hacer que creyera que su presentación resultará ineficaz. Pero no tiene que ser así. La confianza y serenidad se pueden adquirir por esfuerzo diligente y si se sabe por qué faltan.

Para más mire

¿A qué se debe el que algunos oradores muestren falta de confianza?

Generalmente a una de dos razones, o a ambas.

  1. Primero, falta de preparación o punto de vista equivocado sobre la información.
  2. Segundo, una actitud negativa en cuanto a su capacidad como discursante.

¿Qué le dará confianza?

Básicamente es el conocimiento o creencia de que podrá lograr su propósito. Es la seguridad de que sí tiene las riendas de la situación y puede dominarla. Al hablar en público esto podría requerir alguna experiencia. Habiendo presentado varios discursos, usted puede estar razonablemente seguro de que éste también tendrá buen éxito.

Pero, aunque usted sea relativamente nuevo, sus primeras presentaciones deberían animarlo, y verá que pronto podrá manifestar esta cualidad a un grado razonable.

Otro requisito vital para la confianza, tenga o no experiencia, es conocer su información y tener la convicción de que tiene valor. Esto quiere decir no solo preparación cuidadosa y cabal por adelantado de su asunto, sino también preparación cuidadosa para la presentación. Si usted se da cuenta de que es para su propio adelanto, así como para instruir a las personas que asisten, se acercará a la plataforma con la actitud de que va a triunfar. Se absorberá en el asunto y se olvidará de sí mismo y de su nerviosismo.

Esto significa que debe estar convencido de todo lo que va a decir. Asegúrese de que esto sea así en su preparación. Y después que haya hecho todo lo que pueda para preparar una presentación interesante y animada, si todavía cree que a la presentación le falta colorido o está muerta, recuerde que un auditorio vivo le dará calor a su presentación. Por lo tanto, avive al auditorio con su presentación, y el interés de éste le dará a usted confianza en lo que presenta.

Tal como un médico busca síntomas de enfermedad, así su usted notará señales que indiquen inequívocamente falta de compostura. Y tal como el buen médico trabaja en la causa de su enfermedad más bien que en los síntomas, esfuércese por corregir las causas verdaderas de falta de confianza y equilibrio. No obstante, el conocer los síntomas y aprender a controlarlos le ayudará de hecho a vencer las causas subyacentes de esos síntomas. ¿Cuáles son éstos?

 Hablando en términos generales, hay dos medios de salida para las emociones restringidas o la tensión. Se pueden clasificar como evidencias físicas o corporales y manifestaciones vocales. Cuando hay alguna manifestación de éstas, decimos que a la persona le falta serenidad o aplomo apropiado.

Serenidad en el porte físico.

La primera evidencia de serenidad, entonces, se manifiesta en su porte físico. He aquí algunas cosas que revelarán deficiencia en usted si le falta confianza. Considere primero las manos: manos enlazadas en la espalda, puestas rígidamente a los lados o agarradas firmemente del atril; manos que entran y salen repetidamente de los bolsillos, que abotonan y desabotonan una chaqueta, que se mueven sin objetivo a la mejilla, la nariz, los anteojos o gafas; ademanes incompletos; jugar con un reloj pulsera, un lápiz, un anillo o las notas. O considere un constante mover de los pies, un oscilar del cuerpo de lado a lado; o hacia atrás como el atacador de un cañón o un aflojamiento de las rodillas; el mojar frecuentemente los labios, el tragar repetidamente, la respiración rápida y somera.

 Todas estas evidencias de nerviosidad se pueden controlar o disminuir por esfuerzo consciente. Si usted hace ese esfuerzo dará una impresión de equilibrio en su porte físico. Por lo tanto, respire con naturalidad y a un ritmo uniforme, y esfuércese definitivamente por estar tranquilo. Pause antes de empezar a hablar. Su auditorio no podrá menos que responder a esto favorablemente, y esto, a su vez, le ayudará a usted a obtener la confianza que busca. Concéntrese en su material, sin pensar en el auditorio ni en usted mismo. 

Serenidad en la voz. 

Las evidencias vocales que muestran nerviosidad son un grado de elevación de la voz anormalmente alto, un temblar de la voz, un repetido aclararse de la garganta, un poco usual afinamiento del tono causado por falta de resonancia por causa de la tensión. Estos problemas y manierismos también se pueden vencer con esfuerzo diligente.

Para más mire Técnicas De La Oratoria: La Voz

 No se apresure mientras camina a la plataforma o arregla sus notas, sino esté tranquilo y feliz porque puede compartir con otros las cosas que ha preparado. Si sabe que está nervioso al empezar a hablar, entonces en la introducción tiene que hacer un esfuerzo especial para hablar más lentamente de lo usual y con un grado más bajo de elevación de la voz que el que usted cree que es normal para usted. Esto le ayudará a controlar su nerviosidad. Descubrirá que tanto el hacer ademanes como las pausas le ayudarán a tranquilizarse.

Pero no espere hasta que suba a la plataforma para poner en práctica todas estas cosas. Aprenda a estar equilibrado y en control en su habla diaria. Esto le ayudará mucho a adquirir seguridad y confianza a la hora de hablar en público. Una presentación con calma tranquilizará a su auditorio y éste podrá concentrarse en el material.

4 Maneras Infalibles de Practicar una Presentación

4 Maneras Infalibles de Practicar una Presentación

 

¿Necesita una estrategia ganadora para esa próxima presentación? ¡Aquí hay cuatro maneras de practicar su discurso para obtener grandes resultados!

Usted ha preparado una presentación excepcional, y está listo para lograr resultados reales. Inspirar al equipo, mover a sus oyentes a la acción, aplastar a la competencia. Sea cual sea su objetivo, su mensaje y su contenido son convincentes. Ahora estás listo para algunos preparativos y ensayos finales.

Como con cualquier tarea, es la preparación de tuercas y tornillos que haces antes de la ejecución que garantiza el éxito. Así que aquí hay cuatro técnicas de oratoria para practicar ese discurso, presentación, o conferencia.

Para saber cómo preparar un discurso o presentación y organizar su charla a tiempo.

Mire los  artículos anteriores  “Características de un Buen Discurso”  «10 Técnicas para Hacer una Buena Exposición»

 El Mejor consejo para convertirse en un Mejor orador

Hay un pensamiento que me gustaría compartir contigo. Es el mejor consejo que conozco para convertirse en un excelente orador:  Adquiere la mayor cantidad de experiencia de habla posible.

Toma todas las oportunidades para hablar en público, incluso si sientes un poco de nervios al hablar en público. Esa es la única manera de ganar control sobre ese miedo, y de alcanzar ese estado mental donde hablar frente a los demás es a la vez placentero y productivo. Aprenderá maneras infalibles de comenzar un discurso, y cómo hacer sus conclusiones vívidas y memorables.

Ahora, el consejo práctico ¿Cómo consigues estar listo para hablar?

1- Preparar sólidos materiales informativos.

Tome una página y prepare un libro informativo. Hágase estas preguntas a medida que compila su información:

 

  • ¿Son mis materiales memorables (para mí)?
  • ¿He anticipado preguntas y objeciones?
  • ¿Cada uno de mis puntos principales «encabezan» la información por venir?
  • ¿Es mi información bien presentada y visualmente destacada?

 

 2- Planifíquese a la hora de practicar.

 

Una buena estrategia para a la hora de practicar puede ser tan útil como visualizar el éxito en su propia presentación. Así es como puede hacerlo:

Tiempo:

Comience más temprano que tarde. ¡Date tiempo suficiente!

Énfasis:

Sea claro en lo que se está enfocando cada vez que practica. Por ejemplo, ¿está buscando comentarios sobre su contenido (como puede ser en sesiones de práctica temprana)? ¿Lógica y lenguaje? ¿Nivel de participación o interacción de la audiencia? ¿Componentes visuales? ¿Llamar suficientemente fuerte a la acción?

Ajustes:

A medida que se acerque a su fecha, vaya de ajustes ásperos y listos a una aproximación lo más cercana posible de la situación real, el lugar y la audiencia.

Practicar de 3 a 6 veces: Menos de tres veces es no es muy aconsejable. Y si ensayas más de 6 veces, corre el riesgo de:

  1. a) Convertirse en rancio.
  2. b) Memorizar los movimientos y repetirlos mecánicamente.

 

3- Haga un resumen de sus sesiones de práctica.

 

Cuanto más tengas que practicar un elemento central de tu preparación de discurso, más comenzarás a apreciar el valor de un resumen. La disección de lo que has hecho y de cómo puedes hacerlo mejor la próxima vez puede ser un componente revelador
que conduce a la mejora. Verás algo que haces, por ejemplo, que no tenías idea de que debía ser cambiado. . . ¡Y ahora lo hará!

  • Defina por sí mismo lo que usted considerará un resultado exitoso, es decir, dese objetivos concretos.
  • Deje que los subordinados y colegas sepan que usted espera y de la bienvenida a las críticas.

 

4- Mírese desde otra perspectiva

 

Cada vez que tenga que practicar una presentación o discurso. Grábese en video o utilice una grabadora si va a hablar en la radio, en un seminario web o mediante una conferencia telefónica. Usted literalmente necesita experimentarse como otros lo harán.

Ver, escuchar y trabajar en los puntos ásperos. ¿Una actividad dolorosa? Puede ser. ¿Es útil? ¡Siempre!

El equipo de grabación digital de hoy hace que este aspecto del ensayo sea más fácil y más móvil que nunca. Haga uso de ella.

 

4 Maneras Infalibles de Practicar una Presentación

¿Necesita una estrategia ganadora para esa próxima presentación? ¡Aquí hay cuatro maneras de practicar  su discurso para obtener grandes resultados!

Usted ha preparado una presentación excepcional, y está listo para lograr resultados reales. Inspirar  al equipo, mover  a sus oyentes a la acción, aplastar  a la competencia. Sea cual sea su objetivo, su mensaje y su contenido son convincentes. Ahora estás listo para algunos preparativos y ensayos finales.

Como con cualquier tarea, es la preparación de tuercas y tornillos que haces antes de la ejecución que garantiza el éxito. Así que aquí hay cuatro técnicas de oratoria para practicar  ese discurso, presentación, o conferencia.

Para saber cómo preparar  un discurso o presentación y organizar su charla a tiempo. Mire los  artículos anteriores  “Características de un Buen Discurso”  «10 Técnicas para Hacer una Buena Exposición»

 

El Mejor consejo para convertirse en un Mejor orador

 

Hay un pensamiento que me gustaría compartir contigo. Es el mejor consejo que conozco para convertirse en un excelente orador:  Adquiere la mayor cantidad de experiencia de habla posible.

Toma todas las oportunidades para hablar en público, incluso si  sientes un poco de nervios al hablar en público. Esa es la única manera de ganar control sobre ese miedo, y de alcanzar ese estado mental donde hablar frente a los demás es a la vez placentero y productivo. Aprenderá maneras infalibles de comenzar un discurso, y cómo hacer sus conclusiones vívidas y memorables.

 

Ahora, el consejo práctico ¿Cómo consigues estar listo para hablar?

 

1- Preparar sólidos materiales  informativos.

Tome una página y prepare un libro informativo. Hágase estas preguntas a medida que compila su información:

  • ¿Son mis materiales memorables (para mí)?
  • ¿He anticipado preguntas y objeciones?
  • ¿Cada uno de mis puntos principales «encabezan» la información por venir?
  • ¿Es mi información bien presentada y visualmente destacada?

 

 2- Planifiquese a la hora de practicar.

 

Una buena estrategia para a la hora de practicar puede ser tan útil como visualizar el éxito en su propia presentación. Así es como puede hacerlo:

Tiempo:

Comience más temprano que tarde. ¡Date tiempo suficiente!

Énfasis: 

Sea claro en lo que se está enfocando cada vez que practica. Por ejemplo, ¿está buscando comentarios sobre su contenido (como puede ser en sesiones de práctica temprana)? ¿Lógica y lenguaje? Nivel de participación o interacción de la audiencia? ¿Componentes visuales? ¿Llamar  suficientemente fuerte a la acción? 

Ajustes: 

A medida que se acerque a su fecha, vaya de ajustes ásperos y listos a una aproximación lo más cercana posible de la situación real, el lugar y la audiencia. 

Practicar  de 3 a 6 veces: Menos de tres veces es no es muy aconsejable. Y si ensayas más de 6 veces, corre el riesgo de: 

a) Convertirse en rancio. 

b) Memorizar los movimientos y repetirlos mecánicamente. 

 

3- Haga un resumen de sus sesiones de práctica.

 

Cuanto más tengas que practicar  un elemento central de tu preparación de discurso, más comenzarás a apreciar el valor de un resumen. La disección de lo que has hecho y de cómo puedes hacerlo mejor la próxima vez puede ser un componente revelador
que conduce a la mejora. Verás algo que haces, por ejemplo, que no tenías idea de que debía ser cambiado. . . Y ahora lo hará!

  • Defina por sí mismo lo que usted considerará un resultado exitoso, es decir, dese objetivos concretos.  
  • Deje que los subordinados y colegas sepan que usted espera y de la bienvenida a las críticas.

 

4-  Mírese desde otra perspectiva

 

Cada vez que tenga que practicar una presentación o discurso. Grábese en video o utilice una grabadora si va a hablar en la radio, en un seminario web o mediante una conferencia telefónica. Usted literalmente necesita experimentarse como otros lo harán.

Ver, escuchar y trabajar en los puntos ásperos. ¿Una actividad dolorosa? Puede ser. ¿Es útil? ¡Siempre!

El equipo de grabación digital de hoy hace que este aspecto del ensayo sea más fácil y más móvil que nunca. Haga  uso de ella.

 

 

Los 5 Mejores Consejos para Hablar en Público

Los 5 Mejores Consejos para Hablar en Público

 

 Ya sea que esté presentándose frente a colegas, impartiendo talleres o subiendo al escenario en una conferencia local o nacional, probablemente haya escuchado el mismo consejo de oratoria un millón de veces: «¡Imagínelas desnudas!».  «¡Haga contacto visual!»

En este artículo aprenderá muchas cosas más allá de «¡Imagina que están desnudos!».  Que le ayudaran a aliviar sus miedos y le permitirá involucrar realmente a las personas con las que esté hablando.

 

  

1- Recuerda: No se trata de ti

 

 

Sé que se siente como si fuera por ti. Tú eres el que viene con el tema, haciendo todo el trabajo de prepararse y caminar un poco aterrorizado por semanas con anticipación.

 Pero de esto se trata en realidad: lo que puedes enseñar a tu público.

 

Piensa menos en ti. Piensa más en ellos

Cuando quita el énfasis de usted y lo coloca en el mensaje que desea entregar, todo cambia. Prestas menos atención a lo que la gente piensa de ti y más atención a lo que puedes enseñarles. Te enfocas menos en ser «perfecto» y más en ser auténtico. Te preocupas menos por la imagen y más por la verdad.

 

Piensa menos en ti. Piensa más en ellos. Así es como los discursos más estimulantes e inspiradores cobran vida.

 

  

2- Conozca cómo se siente el miedo en su       cuerpo

 

 No importa cuántas veces medites, practiques o visualices el escenario en las semanas previas a tu evento: Tendrás miedo. Tendrás adrenalina bombeando a través de tu cuerpo. Tu lucha o huida se iniciará, y considerarás seriamente lo último.

 Tenemos tanto miedo de tener miedo, especialmente con 350 ojos en nosotros, que tratamos de curarlo antes de tiempo. Cuando la curación no funciona y terminamos en el escenario, todavía aterrorizados, entramos en pánico. Cuando entramos en pánico, gastamos tanto enfoque y energía tratando de no desmayarnos, pronunciamos discursos sobre los que no nos sentimos tan bien.

 En lugar de pasar un tiempo precioso de preparación tratando de supera

 cómo se siente el miedo en su cuerpor su miedo a hablar en público, en cambio, llegue a conocerlo. ¿Qué le sucede a tu cuerpo cuando tienes miedo? ¿Hablas súper rápido? ¿Distraerse? ¿Sientes que vas a vomitar?

 

Lea nuestros otros artículos de ayudas para los presentadores nerviosos 6 Consejos Para Calmar los Nervios al Hablar en PublicoCómo Superar un Ataque de Pánico Público.

 

Una vez que haya identificado cómo se siente el miedo en su cuerpo …

 

  3- Calma proactivamente ese miedo

 

En una entrevista Chris Anderson,director de TED, explicó que antes de un evento para el que estaba especialmente nervioso, entró en la escalera e hizo flexiones. Quemar algo de su adrenalina o energía nerviosa lo ayudó a sentirse tranquilo y seguro.

Simon Sinek, autor y orador público, dice que cuando se pone nervioso, se dice a sí mismo: «No estás nervioso, estás emocionado». Se dio cuenta de que cuando los atletas olímpicos eran entrevistados después de los eventos y le preguntaron si estaban tensos de antemano, todos respondieron que estaban emocionados, no ansiosos. Explica cómo el simple replanteamiento en su cerebro cambia su actitud hacia lo que está a punto de hacer, lo que alivia sus nervios.

Marc Randolph, cofundador de Netflix, dijo  que ya hizo suficientes discursos para saber que estará aterrorizado 15 minutos antes del evento, pero que después de dos minutos en el escenario, se pondrá cómodo. Entonces, cuando se siente nervioso, se recuerda a sí mismo que solo necesita dos minutos, y que todo saldrá bien.

 

Nadie puede decirte lo que alivia tu miedo mejor que tú. Así que conoce ese miedo tuyo, especialmente cómo se manifiesta en tu cuerpo, y luego planee incluir esas actividades reconfortantes en su preparación.

 

 

 

4- Prepárate para algunas caras no tan             amables

  

Cuando subí al escenario de un evento hace unas semanas, encontré esas caras amistosas, ya sabes, las que los expertos en asesoramiento público le dicen que elija entre la audiencia y luego se concentre en ellas. Pero esto es lo que la mayoría de la gente deja fuera de ese sabio consejo: salpicado entre las cabezas que asienten, las caras radiantes y las sonrisas alentadoras siempre aparecerán inevitablemente unas pocas personas que se verán como si quisieran que salgas del escenario inmediatamente.

 

Ya sea que hable con 40 personas o 400 personas, hay algunas caras hostiles en cada multitud.

 

 

Cualquiera que sea el motivo del desinterés, no tienes control sobre él. Si intentas gastar toda tu energía tratando de ganárselos, terminaras distraído y desinflado. En cambio, ten en mente de antemano que estas personas existen y son inevitables; planea hacer contacto visual con los rostros radiantes, que asienten y sonríen que también estarán allí.

 

  

5- No tengas miedo de improvisar

 

¿A quién le encanta escuchar a los oradores leer notas de una presentación?

A Nadie.

 

Sé que quieres asegurarte de estar preparado y no olvidar nada, pero si lees notas en voz alta durante una hora completa, tu público no se conectará contigo ni absorberá lo que estás diciendo.

 Sí, quizás se olvidé de cosas. Sí, tal vez tengas que detenerse una o dos veces para pensar en lo que quiere decir a continuación. Pero puedes entregar toda esa información de manera auténtica, centrarse en los puntos principales que quieres que la audiencia se lleve, y participar mejor con ellos estando realmente presente

.

Aquí está mi sugerencia:

Escribe tus puntos principales en tus notas.

Ten una hoja de papel con las piezas clave de información que deseas tener frente a ti.

Práctica, práctica práctica.

Y luego, cuando entras en esa etapa, incluso si tu cerebro se siente vacío, confía en que conoces el material lo suficientemente bien (porque en este punto, ¡totalmente lo haces!).

Comienza a hablar. 

 

Para saber más lee Tecnicas de la oratoria: la improvisación

Si nunca has hablado en público antes y estás esperando el «momento adecuado» para lanzarte, no hay un momento adecuado, si hay una conferencia de la empresa en la que le gustaría hablar, un evento local en el que te hayas imaginado de pie en el escenario durante años o una presentación de equipo que te gustaría liderar,¡adelante! escribe un discurso y arroja el sombrero en el ring.