Deje de Olvidar: 7 Técnicas para Mejorar la Memoria    

Deje de Olvidar: 7 Técnicas para Mejorar la Memoria    

Deje de Olvidar: 7 Técnicas para Mejorar la Memoria    

 ¡USTED tiene una memoria excelente! ¿Le resulta difícil de creer? Piense por un momento en las muchas cosas que recuerda fácilmente: escenas de su infancia, los nombres de amigos y parientes —hasta de personajes de ficción que aparecen en la televisión—sus canciones favoritas, el alfabeto, los números, miles de palabras… ¡Usted ya ha demostrado que tiene capacidad para recordar millones de cosas!

“Pero, ¿por qué me cuesta tanto recordar nombres, por no decir nada de números de teléfono y citas?” Estas inquietudes son bastante comunes en reuniones públicas, sociales y su vida privada. Sin embargo, su memoria es mucho mejor de lo que usted se imagina, y, además, puede mejorarla.

El libro Recuerdo inmediato. , de Jeff Budworth,  recomienda invertir “minutos, no segundos”, en grabar información importante en la memoria. Dígase a sí mismo que tiene el firme propósito de recordar. Al haber prestado una atención especial al asunto, es poco probable que lo olvide.

Pero ¿de qué otras maneras puede usted mejor su memoria? Compruebe estas sietes sugerencias y retenga información valiosísima:

 

1.Tenga clara la información:

  

Un ordenador no puede acceder bien a la información si esta no se ha introducido debidamente. Algo muy parecido sucede con nuestros recuerdos. Tomemos como ejemplo la memorización de nombres. El doctor Bruno Furst dice lo siguiente al respecto en su libro Deje de olvidar: “Si no oímos el nombre con claridad y exactitud, no podemos siquiera hablar de recordar u olvidar. No podemos ni recordar ni olvidar algo que nunca supimos. Por consiguiente, el primer paso que debemos dar es captar el nombre de tal manera que no exista ninguna duda en cuanto a su pronunciación o deletreo”. Si alguien no
pronuncia con claridad su nombre cuando se lo presentan, no dude en pedirle que se lo repita. Si es necesario, pregúntele cómo se deletrea.

 

2.Visualice las cosas:

 

  • Trate de imaginarse dando el discurso, imagínese a sí mismo desarrollándolo. Cuantos más detalles añada a esta imagen mental, más fácilmente la recordará. 
  •  Visualizar la información también puede ayudarle a asociar cosas que aparentemente no guardan ninguna relación entre sí. Suponga, por ejemplo, que tiene que acordarse de comprar leche y dentífrico. Podría imaginarse una vaca cepillándose los dientes. Esa imagen no la olvidaría fácilmente, ni aunque lo intentase. 

3.Dígalo en voz alta:

 

Cuando quiera recordar algo, dígalo en voz alta; El libro Cómo mejorar su memoria, del doctor en filosofía James D. Weinland, dice: “Este problema se puede solucionar expresando con palabras nuestras acciones en el momento preciso en que las realizamos. Quizás se sienta ridículo haciendo esto, pero puede ayudarle a recordar. 

 

4.Cultive interés en el tema:

 

Puede que usted, por naturaleza, no se sienta atraído a cierto tema, pero si piensa en las razones por las que necesita hablar de la información y las consecuencias de no recordarla, le será más fácil aprender. Además, cuanto más aprenda acerca de cualquier tema, más interesante le parecerá. 

 

5.Cuente las cosas que tiene que recordar:

 

  • Si se fija en el número exacto de puntos que ha de hablar, será menos probable que se olvide alguno. 

Si tiene varios puntos ordenados en el bosquejo, trate de clasificarlos en categorías. Si organiza así sus ideas podrá recordarlas mejor.

 

 

6.Utilice la información y repásela:

 

  • Hay cosas que usted siempre recordará: su nombre, el alfabeto o la manera de usar un tenedor o un lápiz. ¿Por qué? Porque este conocimiento lo ha utilizado muchas veces. El uso frecuente fortalece la memoria y ayuda a recordar. Así que repase mentalmente de vez en cuando las cosas que quiere recordar. Cuando le presenten a alguien, procure usar su nombre varias veces. O cuando aprenda alguna información nueva, procure introducirla en bosquejo mental y sus conversaciones diarias. 

Utilice estas  tecnicas de oratoria  para mejorar la memoria no tiene nada que perder y sí mucho que ganar. Los beneficios pueden ser inolvidables.

 

 

Deje de Olvidar: 7 Técnicas para Mejorar la Memoria    

 ¡USTED tiene una memoria excelente! ¿Le resulta difícil de creer? Piense por un momento en las muchas cosas que recuerda fácilmente: escenas de su infancia, los nombres de amigos y parientes —hasta de personajes de ficción que aparecen en la televisión—sus canciones favoritas, el alfabeto, los números, miles de palabras… ¡Usted ya ha demostrado que tiene capacidad para recordar millones de cosas!

“Pero, ¿por qué me cuesta tanto recordar nombres, por no decir nada de números de teléfono y citas?” Estas inquietudes son bastante comunes en reuniones públicas, sociales y su vida privada. Sin embargo, su memoria es mucho mejor de lo que usted se imagina, y, además, puede mejorarla.

El libro Recuerdo inmediato. , de Jeff Budworth, recomienda invertir “minutos, no segundos”, en grabar información importante en la memoria. Dígase a sí mismo que tiene el firme propósito de recordar. Al haber prestado una atención especial al asunto, es poco probable que lo olvide.

Pero ¿de qué otras maneras puede usted mejor su memoria? Compruebe estas sietes sugerencias y retenga información valiosísima:

 

1. Tenga clara la información:

  

Un ordenador no puede acceder bien a la información si esta no se ha introducido debidamente. Algo muy parecido sucede con nuestros recuerdos. Tomemos como ejemplo la memorización de nombres. El doctor Bruno Furst dice lo siguiente al respecto en su libro Deje de olvidar: “Si no oímos el nombre con claridad y exactitud, no podemos siquiera hablar de recordar u olvidar. No podemos ni recordar ni olvidar algo que nunca supimos. Por consiguiente, el primer paso que debemos dar es captar el nombre de tal manera que no exista ninguna duda en cuanto a su pronunciación o deletreo”. Si alguien no
pronuncia con claridad su nombre cuando se lo presentan, no dude en pedirle que se lo repita. Si es necesario, pregúntele cómo se deletrea.

 

2. Visualice las cosas:

 

  • Trate de imaginarse dando el discurso, imagínese a sí mismo desarrollándolo. Cuantos más detalles añada a esta imagen mental, más fácilmente la recordará. 
  •  Visualizar la información también puede ayudarle a asociar cosas que aparentemente no guardan ninguna relación entre sí. Suponga, por ejemplo, que tiene que acordarse de comprar leche y dentífrico. Podría imaginarse una vaca cepillándose los dientes. Esa imagen no la olvidaría fácilmente, ni aunque lo intentase.

 

3. Dígalo en voz alta:

 

Cuando quiera recordar algo, dígalo en voz alta; El libro Cómo mejorar su memoria, del doctor en filosofía James D. Weinland, dice: “Este problema se puede solucionar expresando con palabras nuestras acciones en el momento preciso en que las realizamos. Quizás se sienta ridículo haciendo esto, pero puede ayudarle a recordar.

 

4. Cultive interés en el tema:

  

Puede que usted, por naturaleza, no se sienta atraído a cierto tema, pero si piensa en las razones por las que necesita hablar de la información y las consecuencias de no recordarla, le será más fácil aprender. Además, cuanto más aprenda acerca de cualquier tema, más interesante le parecerá.

 

5. Cuente las cosas que tiene que recordar:

 

  • Si se fija en el número exacto de puntos que ha de hablar, será menos probable que se olvide alguno. 

Si tiene varios puntos ordenados en el bosquejo, trate de clasificarlos en categorías. Si organiza así sus ideas podrá recordarlas mejor.

 

 

6.Utilice la información y repásela:

 

  • Hay cosas que usted siempre recordará: su nombre, el alfabeto o la manera de usar un tenedor o un lápiz. ¿Por qué? Porque este conocimiento lo ha utilizado muchas veces. El uso frecuente fortalece la memoria y ayuda a recordar. Así que repase mentalmente de vez en cuando las cosas que quiere recordar. Cuando le presenten a alguien, procure usar su nombre varias veces. O cuando aprenda alguna información nueva, procure introducirla en bosquejo mental y sus conversaciones diarias.

Utilice estas  tecnicas de oratoria  para mejorar la memoria no tiene nada que perder y sí mucho que ganar. Los beneficios pueden ser inolvidables.

 

 

Como mejorar las: Técnicas de estudio

Como mejorar las: Técnicas de estudio

 

[toc]

Antes de aprender cuales son  y como cultivar las técnicas de estudio debemos saber ¿qué es estudiar?

 

¿Qué es el estudio?

Es más que una simple lectura superficial; entraña emplear las facultades mentales en el examen cuidadoso o prolongado de cierto tema. Supone analizarlo que se lee, compararlo con lo que ya se sabe y tomar nota de las razones que
apoyan lo que se afirma de hay su importancia a la hora de mejorar la oratoria.

A pesar de que existen muchas técnicas de estudio en este artículo te daremos algunas muy útiles.

 De un vistazo general. 

En vez de empezar por el párrafo 1 y avanzar hasta el final, mire primero brevemente todo el articulo o capitulo. Comience analizando de qué manera plantea el titulo el tema de estudio. Luego, observe con atención la relación entre los subtítulos y dicho tema. Entonces pregúntese: “En vista de lo observado hasta ahora, ¿qué voy a aprender, y de que me servirá?”. Así dará orientación al estudio.

  

Establezca las ideas fundamentales.

Por ejemplo en  algunos libros, aparecen preguntas a pie de página. Es provechoso señalarlas respuestas al ir leyendo los párrafos. Incluso si no hay preguntas de ese tipo, puede marcar los puntos importantes que desee recordar. Si alguna idea es nueva para usted, dedíquele un poco más de tiempo para asegurarse de comprenderla bien. Marque los puntos que se propone usar y repáselos al final del estudio

 

 Concéntrese en lo que estudia.

Tenga cuidado de no divagar. Aunque recorra el texto con la mirada, sus pensamientos pudieran hallarse en otro sitio. ¿Llegan hasta usted el sonido de la música o del televisor, o las voces de su familia? Si es posible, es mejor leer en un lugar tranquilo.

Ahora bien, puede que la distracción no provenga del exterior, sino de usted mismo, quizá por haber tenido un día ajetreado. Tal vez se concentre al principio, pero después su mente empieza a desviarse. Cuando esto ocurra, oblíguese a poner nuevamente toda su atención en la lectura, y ver como mejora poco apoco.

  

Haga repasos.

Haga repasos Los expertos en materia de enseñanza recalcan el valor de los repasos. Varios estudio revelan qué un solo minuto de repaso inmediato multiplica por dos la información que se recuerda. Por consiguiente, una vez concluya su lectura o una sección significativa delo que estudia, revise mentalmente las ideas principales y trate de memorizarlas.tecnicas de estudio

Aunque requiere esfuerzo, tener buenas tecnicas de  estudio le permitirá averiguar lo que otras personas piensan  sobre algún asunto, corregir las ideas erróneas y afianzar su comprensión sobre un tema . Además, dará sustancia y vida a sus discursos, de modo que serán una fuente de placer tanto para usted como para su auditorio