Uso de Ademanes y Gestos en la Oratoria

Uso de Ademanes y Gestos en la Oratoria

Uso de Ademanes y Gestos en la Oratoria

¿Entiendes lo que transmite la chica de la imagen? Seguro que sí, está confundida, en este caso como en muchísimos más los ademanes y gestos hacen innecesarias las palabras.

¿Qué implican los Ademanes y Gestos? 

Implican mover las manos, los hombros o el cuerpo entero, a fin de expresar ideas, estados de ánimo o actitudes. Mover los ojos y la boca, así como inclinar la cabeza, para reforzar lo que se dice y transmitir sentimientos. Los ademanes para oratoria son de suma importancia al presentar un discurso o una exposición ya que aportan énfasis visual y emocional a las palabras. Pueden intensificar los sentimientos del orador y, en consecuencia, dar vida a su voz. 

Para saber más de como poder usar los gestos y ademanes en su presentación mire este otro articulo: Las 5 Técnicas de Oratoria Claves del Lenguaje Corporal 

¿Por qué y como usarlos? 

Las ideas y los sentimientos se comunican no solo con la voz, sino también con los gestos. Si estos no se utilizan bien, puede transmitirse una imagen de indiferencia, pero si se combinan armoniosamente con las palabras, la exposición resulta mucho más eficaz. Aun al hablar por teléfono, la persona que gesticula de la forma debida transmite mejor con su voz la importancia del mensaje, así como lo que siente sobre lo que dice. 

Por consiguiente, sin importar que vaya a leer o a expresarse con sus propias palabras, los ademanes y los gestos le serán útiles. Algo muy importante es que los gestos no deben aprenderse de los libros, así como usted no tuvo que estudiar para poder reír o mostrarse indignado. Los ademanes deben ser una expresión natural de lo que siente. Cuantos más espontáneos sean, mejor.

¿Cuáles son los principales ademanes? 

Existen dos Tipos principales de ademanes:  

  •  Los Ademanes Descriptivos:

Son los que expresan acción o señalan dimensiones y ubicación. Cuando se centre en este aspecto de la oratoria, no se conforme con hacer solo uno o dos ademanes. Intente gesticular con naturalidad a lo largo de toda la intervención. Si le cuesta trabajo, quizá le resulte práctico buscar palabras que indiquen dirección, distancia, tamaño, ubicación o posiciones relativas. Ahora bien, en muchos casos bastará con que se enfrasque en su exposición, sin preocuparse por la impresión que cause, y que hable y actúe como lo hace en la vida diaria.

Ademanes

Los ademanes descriptivos se usan comúnmente para indicar el tamaño o la forma de algún objeto, otros gestos, como golpear el aire con las manos conforme se pronuncian las oraciones tienen una función distinta este tipo de señas nos ayudan a traer el pensamiento palabras difíciles de recordar al abrir el acceso a lo que llaman memoria léxica.

 

  • Los Ademanes Enfáticos:

Expresan sentimiento y convicción. Sirven para subrayar y reforzar las ideas. Los ademanes enfáticos son esenciales, pero hay que tener cuidado, este tipo de ademanes tienden a volverse manierismos. Si esto ocurriera pudiera distraer a su auditorio en vez de dar énfasis o vida a lo que dice. Para evitar esto, evite los ademanes repetitivos.

Si su problema es manerismos al hacer ademanes, pruebe a hacer solo ademanes descriptivos por un tiempo. Para determinar qué ademanes enfáticos debe realizar y con qué frecuencia, tenga en cuenta a sus oyentes por ejemplo si señala con el dedo a su auditorio, puede hacer que se sientan incómodos.

Tipos de ademanesUna vez que se haya hecho hábil en ademanes de esta clase, los ademanes enfáticos llegaran de forma natural. Al adquirir experiencia y llegar a estar más tranquilo frente a su auditorio, sus ademanes enfáticos expresarán sus sentimientos internos naturalmente, lo que demostrará su seguridad y confianza, y hará más significativa su presentación.

Los Gestos Faciales. 

La parte del cuerpo que mejor refleja los sentimientos es el rostro. Tanto los movimientos de los ojos y la boca como la inclinación de la cabeza contribuyen a ello. Sin que la persona profiera palabra alguna, su semblante puede comunicar indiferencia, aversión, perplejidad, asombro o satisfacción.

Gestos faciales oratoriaCuando sonreímos, utilizamos casi la mitad de los músculos de la cara. Una sonrisa cálida confirma nuestra seguridad y establece una conexión con el público, pero un semblante inexpresivo puede suscitar dudas en quienes nos escuchan respecto a nuestra seguridad y sinceridad. Es más, al sonreír ponemos de manifiesto una actitud amigable, lo cual es importante en estos días en los que muchos desconfían de los desconocidos. Nuestra sonrisa tranquiliza a la gente y la hace más receptiva a escuchar nuestro discurso o exposición.

¿Cuántos tipos de gestos hay y cuáles son?

Existen unos 5 tipos de gestos generalesTipos de gestos

 

  1. Gestos emblemáticos o emblemas

Los emblemas son señales emitidas de forma intencional, con un significado específico y muy claro. 

  1. Gestos ilustrativos o ilustradores

Son producidos durante la comunicación verbal, y sirven para ilustrar lo que se está diciendo oralmente. 

  1. Gestos que expresan estados emotivos

Son gestos que expresan estados emotivos, y desempeñan una función similar a los gestos ilustrativos, pero no debemos confundirlos. 

  1. Gestos reguladores de la interacción

 Se trata de movimientos que produce tanto el emisor como el receptor en una interacción comunicativa, y que tienen el objetivo de regular las intervenciones en la interacción. 

  1. Gestos de adaptación o adaptadores

 Se utilizan para gestionar o manejar emociones que no queremos expresar.

  PUNTOS QUE DEBE TENER PRESENTES  

  • Los ademanes y gestos más efectivos son los que surgen con naturalidad. Fíjese en cómo gesticulan otras personas, pero no las imite hasta el menor detalle.
  • Familiarícese bien con el contenido de su exposición. Siéntalo, visualícelo, y entonces utilice la voz, las manos y el rostro para expresarlo.

 

Recuerda que si usas de forma apropiada los ademanes y gestos tus presentaciones cobrarán vida para tu auditorio.

 

 

Categorias

Uso de Ademanes y Gestos en la Oratoria

¿Entiendes lo que transmite la chica de la imagen? Seguro que sí, está confundida, en este caso como en muchísimos más los ademanes y gestos hacen innecesarias las palabras.

¿Qué implican los Ademanes y Gestos? 

Implican mover las manos, los hombros o el cuerpo entero, a fin de expresar ideas, estados de ánimo o actitudes. Mover los ojos y la boca, así como inclinar la cabeza, para reforzar lo que se dice y transmitir sentimientos. Los ademanes para oratoria son de suma importancia al presentar un discurso o una exposición ya que aportan énfasis visual y emocional a las palabras. Pueden intensificar los sentimientos del orador y, en consecuencia, dar vida a su voz. 

Para saber más de como poder usar los gestos y ademanes en su presentación mire este otro articulo: Las 5 Técnicas de Oratoria Claves del Lenguaje Corporal 

¿Por qué y como usarlos? 

Las ideas y los sentimientos se comunican no solo con la voz, sino también con los gestos. Si estos no se utilizan bien, puede transmitirse una imagen de indiferencia, pero si se combinan armoniosamente con las palabras, la exposición resulta mucho más eficaz. Aun al hablar por teléfono, la persona que gesticula de la forma debida transmite mejor con su voz la importancia del mensaje, así como lo que siente sobre lo que dice. 

Por consiguiente, sin importar que vaya a leer o a expresarse con sus propias palabras, los ademanes y los gestos le serán útiles. Algo muy importante es que los gestos no deben aprenderse de los libros, así como usted no tuvo que estudiar para poder reír o mostrarse indignado. Los ademanes deben ser una expresión natural de lo que siente. Cuantos más espontáneos sean, mejor.

¿Cuáles son los principales ademanes? 

Existen dos Tipos principales de ademanes:  

  •  Los Ademanes Descriptivos:

Son los que expresan acción o señalan dimensiones y ubicación. Cuando se centre en este aspecto de la oratoria, no se conforme con hacer solo uno o dos ademanes. Intente gesticular con naturalidad a lo largo de toda la intervención. Si le cuesta trabajo, quizá le resulte práctico buscar palabras que indiquen dirección, distancia, tamaño, ubicación o posiciones relativas. Ahora bien, en muchos casos bastará con que se enfrasque en su exposición, sin preocuparse por la impresión que cause, y que hable y actúe como lo hace en la vida diaria.

Ademanes

Los ademanes descriptivos se usan comúnmente para indicar el tamaño o la forma de algún objeto, otros gestos, como golpear el aire con las manos conforme se pronuncian las oraciones tienen una función distinta este tipo de señas nos ayudan a traer el pensamiento palabras difíciles de recordar al abrir el acceso a lo que llaman memoria léxica.

 

  • Los Ademanes Enfáticos:

Expresan sentimiento y convicción. Sirven para subrayar y reforzar las ideas. Los ademanes enfáticos son esenciales, pero hay que tener cuidado, este tipo de ademanes tienden a volverse manierismos. Si esto ocurriera pudiera distraer a su auditorio en vez de dar énfasis o vida a lo que dice. Para evitar esto, evite los ademanes repetitivos.

Si su problema es manerismos al hacer ademanes, pruebe a hacer solo ademanes descriptivos por un tiempo. Para determinar qué ademanes enfáticos debe realizar y con qué frecuencia, tenga en cuenta a sus oyentes por ejemplo si señala con el dedo a su auditorio, puede hacer que se sientan incómodos.

Tipos de ademanesUna vez que se haya hecho hábil en ademanes de esta clase, los ademanes enfáticos llegaran de forma natural. Al adquirir experiencia y llegar a estar más tranquilo frente a su auditorio, sus ademanes enfáticos expresarán sus sentimientos internos naturalmente, lo que demostrará su seguridad y confianza, y hará más significativa su presentación.

Los Gestos Faciales. 

La parte del cuerpo que mejor refleja los sentimientos es el rostro. Tanto los movimientos de los ojos y la boca como la inclinación de la cabeza contribuyen a ello. Sin que la persona profiera palabra alguna, su semblante puede comunicar indiferencia, aversión, perplejidad, asombro o satisfacción.

Gestos faciales oratoriaCuando sonreímos, utilizamos casi la mitad de los músculos de la cara. Una sonrisa cálida confirma nuestra seguridad y establece una conexión con el público, pero un semblante inexpresivo puede suscitar dudas en quienes nos escuchan respecto a nuestra seguridad y sinceridad. Es más, al sonreír ponemos de manifiesto una actitud amigable, lo cual es importante en estos días en los que muchos desconfían de los desconocidos. Nuestra sonrisa tranquiliza a la gente y la hace más receptiva a escuchar nuestro discurso o exposición.

¿Cuántos tipos de gestos hay y cuáles son?

Existen unos 5 tipos de gestos generalesTipos de gestos

 

  1. Gestos emblemáticos o emblemas

Los emblemas son señales emitidas de forma intencional, con un significado específico y muy claro. 

  1. Gestos ilustrativos o ilustradores

Son producidos durante la comunicación verbal, y sirven para ilustrar lo que se está diciendo oralmente. 

  1. Gestos que expresan estados emotivos

Son gestos que expresan estados emotivos, y desempeñan una función similar a los gestos ilustrativos, pero no debemos confundirlos. 

  1. Gestos reguladores de la interacción

 Se trata de movimientos que produce tanto el emisor como el receptor en una interacción comunicativa, y que tienen el objetivo de regular las intervenciones en la interacción. 

  1. Gestos de adaptación o adaptadores

 Se utilizan para gestionar o manejar emociones que no queremos expresar.

  PUNTOS QUE DEBE TENER PRESENTES  

  • Los ademanes y gestos más efectivos son los que surgen con naturalidad. Fíjese en cómo gesticulan otras personas, pero no las imite hasta el menor detalle.
  • Familiarícese bien con el contenido de su exposición. Siéntalo, visualícelo, y entonces utilice la voz, las manos y el rostro para expresarlo.

 

Recuerda que si usas de forma apropiada los ademanes y gestos tus presentaciones cobrarán vida para tu auditorio.

 

 

Categorias

Uso de Ademanes y Gestos en la Oratoria

¿Entiendes lo que transmite la chica de la imagen? Seguro que sí, está confundida, en este caso como en muchísimos más los ademanes y gestos hacen innecesarias las palabras.

¿Qué implican los Ademanes y Gestos? 

Implican mover las manos, los hombros o el cuerpo entero, a fin de expresar ideas, estados de ánimo o actitudes. Mover los ojos y la boca, así como inclinar la cabeza, para reforzar lo que se dice y transmitir sentimientos. Los ademanes para oratoria son de suma importancia al presentar un discurso o una exposición ya que aportan énfasis visual y emocional a las palabras. Pueden intensificar los sentimientos del orador y, en consecuencia, dar vida a su voz. 

Para saber más de como poder usar los gestos y ademanes en su presentación mire este otro articulo: Las 5 Técnicas de Oratoria Claves del Lenguaje Corporal 

¿Por qué y como usarlos? 

 

Las ideas y los sentimientos se comunican no solo con la voz, sino también con los gestos. Si estos no se utilizan bien, puede transmitirse una imagen de indiferencia, pero si se combinan armoniosamente con las palabras, la exposición resulta mucho más eficaz. Aun al hablar por teléfono, la persona que gesticula de la forma debida transmite mejor con su voz la importancia del mensaje, así como lo que siente sobre lo que dice. 

Por consiguiente, sin importar que vaya a leer o a expresarse con sus propias palabras, los ademanes y los gestos le serán útiles. Algo muy importante es que los gestos no deben aprenderse de los libros, así como usted no tuvo que estudiar para poder reír o mostrarse indignado. Los ademanes deben ser una expresión natural de lo que siente. Cuantos más espontáneos sean, mejor.

¿Cuáles son los principales ademanes? 

 

Existen dos Tipos principales de ademanes:  

  •  Los Ademanes Descriptivos:

Son los que expresan acción o señalan dimensiones y ubicación. Cuando se centre en este aspecto de la oratoria, no se conforme con hacer solo uno o dos ademanes. Intente gesticular con naturalidad a lo largo de toda la intervención. Si le cuesta trabajo, quizá le resulte práctico buscar palabras que indiquen dirección, distancia, tamaño, ubicación o posiciones relativas. Ahora bien, en muchos casos bastará con que se enfrasque en su exposición, sin preocuparse por la impresión que cause, y que hable y actúe como lo hace en la vida diaria.

Ademanes

Los ademanes descriptivos se usan comúnmente para indicar el tamaño o la forma de algún objeto, otros gestos, como golpear el aire con las manos conforme se pronuncian las oraciones tienen una función distinta este tipo de señas nos ayudan a traer el pensamiento palabras difíciles de recordar al abrir el acceso a lo que llaman memoria léxica.

 

  • Los Ademanes Enfáticos:

Expresan sentimiento y convicción. Sirven para subrayar y reforzar las ideas. Los ademanes enfáticos son esenciales, pero hay que tener cuidado, este tipo de ademanes tienden a volverse manierismos. Si esto ocurriera pudiera distraer a su auditorio en vez de dar énfasis o vida a lo que dice. Para evitar esto, evite los ademanes repetitivos.

Si su problema es manerismos al hacer ademanes, pruebe a hacer solo ademanes descriptivos por un tiempo. Para determinar qué ademanes enfáticos debe realizar y con qué frecuencia, tenga en cuenta a sus oyentes por ejemplo si señala con el dedo a su auditorio, puede hacer que se sientan incómodos.

Tipos de ademanesUna vez que se haya hecho hábil en ademanes de esta clase, los ademanes enfáticos llegaran de forma natural. Al adquirir experiencia y llegar a estar más tranquilo frente a su auditorio, sus ademanes enfáticos expresarán sus sentimientos internos naturalmente, lo que demostrará su seguridad y confianza, y hará más significativa su presentación.

Los Gestos Faciales. 

La parte del cuerpo que mejor refleja los sentimientos es el rostro. Tanto los movimientos de los ojos y la boca como la inclinación de la cabeza contribuyen a ello. Sin que la persona profiera palabra alguna, su semblante puede comunicar indiferencia, aversión, perplejidad, asombro o satisfacción.

Gestos faciales oratoriaCuando sonreímos, utilizamos casi la mitad de los músculos de la cara. Una sonrisa cálida confirma nuestra seguridad y establece una conexión con el público, pero un semblante inexpresivo puede suscitar dudas en quienes nos escuchan respecto a nuestra seguridad y sinceridad. Es más, al sonreír ponemos de manifiesto una actitud amigable, lo cual es importante en estos días en los que muchos desconfían de los desconocidos. Nuestra sonrisa tranquiliza a la gente y la hace más receptiva a escuchar nuestro discurso o exposición.

¿Cuántos tipos de gestos hay y cuáles son?

Existen unos 5 tipos de gestos generalesTipos de gestos

 

  1. Gestos emblemáticos o emblemas

Los emblemas son señales emitidas de forma intencional, con un significado específico y muy claro. 

  1. Gestos ilustrativos o ilustradores

Son producidos durante la comunicación verbal, y sirven para ilustrar lo que se está diciendo oralmente. 

  1. Gestos que expresan estados emotivos

Son gestos que expresan estados emotivos, y desempeñan una función similar a los gestos ilustrativos, pero no debemos confundirlos. 

  1. Gestos reguladores de la interacción

 Se trata de movimientos que produce tanto el emisor como el receptor en una interacción comunicativa, y que tienen el objetivo de regular las intervenciones en la interacción. 

  1. Gestos de adaptación o adaptadores

Se utilizan para gestionar o manejar emociones que no queremos expresar.

PUNTOS QUE DEBE TENER PRESENTES  

  • Los ademanes y gestos más efectivos son los que surgen con naturalidad. Fíjese en cómo gesticulan otras personas, pero no las imite hasta el menor detalle.
  • Familiarícese bien con el contenido de su exposición. Siéntalo, visualícelo, y entonces utilice la voz, las manos y el rostro para expresarlo.

 

Recuerda que si usas de forma apropiada los ademanes y gestos tus presentaciones cobrarán vida para tu auditorio.

 

 

Categorias

Técnicas de oratoria: Serenidad

Técnicas de oratoria: Serenidad

Técnicas de oratoria: Serenidad

Un orador que despliega serenidad o aplomo es un orador tranquilo. Está en calma y sereno porque domina la situación. La falta de serenidad, también, demuestra cierta falta de confianza. Estas dos cosas van juntas.

Aunque es deseable que el orador tenga confianza y serenidad, esto no se debe confundir con la confianza exagerada, que se manifiesta por una actitud jactanciosa o demasiado relajada.

No obstante, si usted es un orador nuevo, lo más probable es que sienta timidez a la hora de hablar en público. Puede ser que tenga verdadera nerviosidad e intranquilidad, que pudiera hacer que creyera que su presentación resultará ineficaz. Pero no tiene que ser así. La confianza y serenidad se pueden adquirir por esfuerzo diligente y si se sabe por qué faltan.

Para más mire

¿A qué se debe el que algunos oradores muestren falta de confianza?

Generalmente a una de dos razones, o a ambas.

  1. Primero, falta de preparación o punto de vista equivocado sobre la información.
  2. Segundo, una actitud negativa en cuanto a su capacidad como discursante.

¿Qué le dará confianza?

Básicamente es el conocimiento o creencia de que podrá lograr su propósito. Es la seguridad de que sí tiene las riendas de la situación y puede dominarla. Al hablar en público esto podría requerir alguna experiencia. Habiendo presentado varios discursos, usted puede estar razonablemente seguro de que éste también tendrá buen éxito.

Pero, aunque usted sea relativamente nuevo, sus primeras presentaciones deberían animarlo, y verá que pronto podrá manifestar esta cualidad a un grado razonable.

Otro requisito vital para la confianza, tenga o no experiencia, es conocer su información y tener la convicción de que tiene valor. Esto quiere decir no solo preparación cuidadosa y cabal por adelantado de su asunto, sino también preparación cuidadosa para la presentación. Si usted se da cuenta de que es para su propio adelanto, así como para instruir a las personas que asisten, se acercará a la plataforma con la actitud de que va a triunfar. Se absorberá en el asunto y se olvidará de sí mismo y de su nerviosismo.

Esto significa que debe estar convencido de todo lo que va a decir. Asegúrese de que esto sea así en su preparación. Y después que haya hecho todo lo que pueda para preparar una presentación interesante y animada, si todavía cree que a la presentación le falta colorido o está muerta, recuerde que un auditorio vivo le dará calor a su presentación. Por lo tanto, avive al auditorio con su presentación, y el interés de éste le dará a usted confianza en lo que presenta.

Tal como un médico busca síntomas de enfermedad, así su usted notará señales que indiquen inequívocamente falta de compostura. Y tal como el buen médico trabaja en la causa de su enfermedad más bien que en los síntomas, esfuércese por corregir las causas verdaderas de falta de confianza y equilibrio. No obstante, el conocer los síntomas y aprender a controlarlos le ayudará de hecho a vencer las causas subyacentes de esos síntomas. ¿Cuáles son éstos?

 Hablando en términos generales, hay dos medios de salida para las emociones restringidas o la tensión. Se pueden clasificar como evidencias físicas o corporales y manifestaciones vocales. Cuando hay alguna manifestación de éstas, decimos que a la persona le falta serenidad o aplomo apropiado.

 Serenidad en el porte físico.

La primera evidencia de serenidad, entonces, se manifiesta en su porte físico. He aquí algunas cosas que revelarán deficiencia en usted si le falta confianza. Considere primero las manos: manos enlazadas en la espalda, puestas rígidamente a los lados o agarradas firmemente del atril; manos que entran y salen repetidamente de los bolsillos, que abotonan y desabotonan una chaqueta, que se mueven sin objetivo a la mejilla, la nariz, los anteojos o gafas; ademanes incompletos; jugar con un reloj pulsera, un lápiz, un anillo o las notas. O considere un constante mover de los pies, un oscilar del cuerpo de lado a lado; o hacia atrás como el atacador de un cañón o un aflojamiento de las rodillas; el mojar frecuentemente los labios, el tragar repetidamente, la respiración rápida y somera.

 Todas estas evidencias de nerviosidad se pueden controlar o disminuir por esfuerzo consciente. Si usted hace ese esfuerzo dará una impresión de equilibrio en su porte físico. Por lo tanto, respire con naturalidad y a un ritmo uniforme, y esfuércese definitivamente por estar tranquilo. Pause antes de empezar a hablar. Su auditorio no podrá menos que responder a esto favorablemente, y esto, a su vez, le ayudará a usted a obtener la confianza que busca. Concéntrese en su material, sin pensar en el auditorio ni en usted mismo. 

Serenidad en la voz. 

Las evidencias vocales que muestran nerviosidad son un grado de elevación de la voz anormalmente alto, un temblar de la voz, un repetido aclararse de la garganta, un poco usual afinamiento del tono causado por falta de resonancia por causa de la tensión. Estos problemas y manierismos también se pueden vencer con esfuerzo diligente.

Para más mire Técnicas De La Oratoria: La Voz

 No se apresure mientras camina a la plataforma o arregla sus notas, sino esté tranquilo y feliz porque puede compartir con otros las cosas que ha preparado. Si sabe que está nervioso al empezar a hablar, entonces en la introducción tiene que hacer un esfuerzo especial para hablar más lentamente de lo usual y con un grado más bajo de elevación de la voz que el que usted cree que es normal para usted. Esto le ayudará a controlar su nerviosidad. Descubrirá que tanto el hacer ademanes como las pausas le ayudarán a tranquilizarse.

Pero no espere hasta que suba a la plataforma para poner en práctica todas estas cosas. Aprenda a estar equilibrado y en control en su habla diaria. Esto le ayudará mucho a adquirir seguridad y confianza a la hora de hablar en público. Una presentación con calma tranquilizará a su auditorio y éste podrá concentrarse en el material.

Técnicas de oratoria: Serenidad

Un orador que despliega serenidad o aplomo es un orador tranquilo. Está en calma y sereno porque domina la situación. La falta de serenidad, también, demuestra cierta falta de confianza. Estas dos cosas van juntas.

Aunque es deseable que el orador tenga confianza y serenidad, esto no se debe confundir con la confianza exagerada, que se manifiesta por una actitud jactanciosa o demasiado relajada.

No obstante, si usted es un orador nuevo, lo más probable es que sienta timidez a la hora de hablar en público. Puede ser que tenga verdadera nerviosidad e intranquilidad, que pudiera hacer que creyera que su presentación resultará ineficaz. Pero no tiene que ser así. La confianza y serenidad se pueden adquirir por esfuerzo diligente y si se sabe por qué faltan.

Para más mire

¿A qué se debe el que algunos oradores muestren falta de confianza?

Generalmente a una de dos razones, o a ambas.

  1. Primero, falta de preparación o punto de vista equivocado sobre la información.
  2. Segundo, una actitud negativa en cuanto a su capacidad como discursante.

¿Qué le dará confianza?

Básicamente es el conocimiento o creencia de que podrá lograr su propósito. Es la seguridad de que sí tiene las riendas de la situación y puede dominarla. Al hablar en público esto podría requerir alguna experiencia. Habiendo presentado varios discursos, usted puede estar razonablemente seguro de que éste también tendrá buen éxito.

Pero, aunque usted sea relativamente nuevo, sus primeras presentaciones deberían animarlo, y verá que pronto podrá manifestar esta cualidad a un grado razonable.

Otro requisito vital para la confianza, tenga o no experiencia, es conocer su información y tener la convicción de que tiene valor. Esto quiere decir no solo preparación cuidadosa y cabal por adelantado de su asunto, sino también preparación cuidadosa para la presentación. Si usted se da cuenta de que es para su propio adelanto, así como para instruir a las personas que asisten, se acercará a la plataforma con la actitud de que va a triunfar. Se absorberá en el asunto y se olvidará de sí mismo y de su nerviosismo.

Esto significa que debe estar convencido de todo lo que va a decir. Asegúrese de que esto sea así en su preparación. Y después que haya hecho todo lo que pueda para preparar una presentación interesante y animada, si todavía cree que a la presentación le falta colorido o está muerta, recuerde que un auditorio vivo le dará calor a su presentación. Por lo tanto, avive al auditorio con su presentación, y el interés de éste le dará a usted confianza en lo que presenta.

Tal como un médico busca síntomas de enfermedad, así su usted notará señales que indiquen inequívocamente falta de compostura. Y tal como el buen médico trabaja en la causa de su enfermedad más bien que en los síntomas, esfuércese por corregir las causas verdaderas de falta de confianza y equilibrio. No obstante, el conocer los síntomas y aprender a controlarlos le ayudará de hecho a vencer las causas subyacentes de esos síntomas. ¿Cuáles son éstos?

 Hablando en términos generales, hay dos medios de salida para las emociones restringidas o la tensión. Se pueden clasificar como evidencias físicas o corporales y manifestaciones vocales. Cuando hay alguna manifestación de éstas, decimos que a la persona le falta serenidad o aplomo apropiado.

Serenidad en el porte físico.

La primera evidencia de serenidad, entonces, se manifiesta en su porte físico. He aquí algunas cosas que revelarán deficiencia en usted si le falta confianza. Considere primero las manos: manos enlazadas en la espalda, puestas rígidamente a los lados o agarradas firmemente del atril; manos que entran y salen repetidamente de los bolsillos, que abotonan y desabotonan una chaqueta, que se mueven sin objetivo a la mejilla, la nariz, los anteojos o gafas; ademanes incompletos; jugar con un reloj pulsera, un lápiz, un anillo o las notas. O considere un constante mover de los pies, un oscilar del cuerpo de lado a lado; o hacia atrás como el atacador de un cañón o un aflojamiento de las rodillas; el mojar frecuentemente los labios, el tragar repetidamente, la respiración rápida y somera.

 Todas estas evidencias de nerviosidad se pueden controlar o disminuir por esfuerzo consciente. Si usted hace ese esfuerzo dará una impresión de equilibrio en su porte físico. Por lo tanto, respire con naturalidad y a un ritmo uniforme, y esfuércese definitivamente por estar tranquilo. Pause antes de empezar a hablar. Su auditorio no podrá menos que responder a esto favorablemente, y esto, a su vez, le ayudará a usted a obtener la confianza que busca. Concéntrese en su material, sin pensar en el auditorio ni en usted mismo. 

Serenidad en la voz. 

Las evidencias vocales que muestran nerviosidad son un grado de elevación de la voz anormalmente alto, un temblar de la voz, un repetido aclararse de la garganta, un poco usual afinamiento del tono causado por falta de resonancia por causa de la tensión. Estos problemas y manierismos también se pueden vencer con esfuerzo diligente.

Para más mire Técnicas De La Oratoria: La Voz

 No se apresure mientras camina a la plataforma o arregla sus notas, sino esté tranquilo y feliz porque puede compartir con otros las cosas que ha preparado. Si sabe que está nervioso al empezar a hablar, entonces en la introducción tiene que hacer un esfuerzo especial para hablar más lentamente de lo usual y con un grado más bajo de elevación de la voz que el que usted cree que es normal para usted. Esto le ayudará a controlar su nerviosidad. Descubrirá que tanto el hacer ademanes como las pausas le ayudarán a tranquilizarse.

Pero no espere hasta que suba a la plataforma para poner en práctica todas estas cosas. Aprenda a estar equilibrado y en control en su habla diaria. Esto le ayudará mucho a adquirir seguridad y confianza a la hora de hablar en público. Una presentación con calma tranquilizará a su auditorio y éste podrá concentrarse en el material.

Deje de Olvidar: 7 Técnicas para Mejorar la Memoria    

Deje de Olvidar: 7 Técnicas para Mejorar la Memoria    

Deje de Olvidar: 7 Técnicas para Mejorar la Memoria    

 ¡USTED tiene una memoria excelente! ¿Le resulta difícil de creer? Piense por un momento en las muchas cosas que recuerda fácilmente: escenas de su infancia, los nombres de amigos y parientes —hasta de personajes de ficción que aparecen en la televisión—sus canciones favoritas, el alfabeto, los números, miles de palabras… ¡Usted ya ha demostrado que tiene capacidad para recordar millones de cosas!

“Pero, ¿por qué me cuesta tanto recordar nombres, por no decir nada de números de teléfono y citas?” Estas inquietudes son bastante comunes en reuniones públicas, sociales y su vida privada. Sin embargo, su memoria es mucho mejor de lo que usted se imagina, y, además, puede mejorarla.

El libro Recuerdo inmediato. , de Jeff Budworth,  recomienda invertir “minutos, no segundos”, en grabar información importante en la memoria. Dígase a sí mismo que tiene el firme propósito de recordar. Al haber prestado una atención especial al asunto, es poco probable que lo olvide.

Pero ¿de qué otras maneras puede usted mejor su memoria? Compruebe estas sietes sugerencias y retenga información valiosísima:

 

1.Tenga clara la información:

  

Un ordenador no puede acceder bien a la información si esta no se ha introducido debidamente. Algo muy parecido sucede con nuestros recuerdos. Tomemos como ejemplo la memorización de nombres. El doctor Bruno Furst dice lo siguiente al respecto en su libro Deje de olvidar: “Si no oímos el nombre con claridad y exactitud, no podemos siquiera hablar de recordar u olvidar. No podemos ni recordar ni olvidar algo que nunca supimos. Por consiguiente, el primer paso que debemos dar es captar el nombre de tal manera que no exista ninguna duda en cuanto a su pronunciación o deletreo”. Si alguien no
pronuncia con claridad su nombre cuando se lo presentan, no dude en pedirle que se lo repita. Si es necesario, pregúntele cómo se deletrea.

 

2.Visualice las cosas:

 

  • Trate de imaginarse dando el discurso, imagínese a sí mismo desarrollándolo. Cuantos más detalles añada a esta imagen mental, más fácilmente la recordará. 
  •  Visualizar la información también puede ayudarle a asociar cosas que aparentemente no guardan ninguna relación entre sí. Suponga, por ejemplo, que tiene que acordarse de comprar leche y dentífrico. Podría imaginarse una vaca cepillándose los dientes. Esa imagen no la olvidaría fácilmente, ni aunque lo intentase. 

3.Dígalo en voz alta:

 

Cuando quiera recordar algo, dígalo en voz alta; El libro Cómo mejorar su memoria, del doctor en filosofía James D. Weinland, dice: “Este problema se puede solucionar expresando con palabras nuestras acciones en el momento preciso en que las realizamos. Quizás se sienta ridículo haciendo esto, pero puede ayudarle a recordar. 

 

4.Cultive interés en el tema:

 

Puede que usted, por naturaleza, no se sienta atraído a cierto tema, pero si piensa en las razones por las que necesita hablar de la información y las consecuencias de no recordarla, le será más fácil aprender. Además, cuanto más aprenda acerca de cualquier tema, más interesante le parecerá. 

 

5.Cuente las cosas que tiene que recordar:

 

  • Si se fija en el número exacto de puntos que ha de hablar, será menos probable que se olvide alguno. 

Si tiene varios puntos ordenados en el bosquejo, trate de clasificarlos en categorías. Si organiza así sus ideas podrá recordarlas mejor.

 

 

6.Utilice la información y repásela:

 

  • Hay cosas que usted siempre recordará: su nombre, el alfabeto o la manera de usar un tenedor o un lápiz. ¿Por qué? Porque este conocimiento lo ha utilizado muchas veces. El uso frecuente fortalece la memoria y ayuda a recordar. Así que repase mentalmente de vez en cuando las cosas que quiere recordar. Cuando le presenten a alguien, procure usar su nombre varias veces. O cuando aprenda alguna información nueva, procure introducirla en bosquejo mental y sus conversaciones diarias. 

Utilice estas  tecnicas de oratoria  para mejorar la memoria no tiene nada que perder y sí mucho que ganar. Los beneficios pueden ser inolvidables.

 

 

Deje de Olvidar: 7 Técnicas para Mejorar la Memoria    

 ¡USTED tiene una memoria excelente! ¿Le resulta difícil de creer? Piense por un momento en las muchas cosas que recuerda fácilmente: escenas de su infancia, los nombres de amigos y parientes —hasta de personajes de ficción que aparecen en la televisión—sus canciones favoritas, el alfabeto, los números, miles de palabras… ¡Usted ya ha demostrado que tiene capacidad para recordar millones de cosas!

“Pero, ¿por qué me cuesta tanto recordar nombres, por no decir nada de números de teléfono y citas?” Estas inquietudes son bastante comunes en reuniones públicas, sociales y su vida privada. Sin embargo, su memoria es mucho mejor de lo que usted se imagina, y, además, puede mejorarla.

El libro Recuerdo inmediato. , de Jeff Budworth, recomienda invertir “minutos, no segundos”, en grabar información importante en la memoria. Dígase a sí mismo que tiene el firme propósito de recordar. Al haber prestado una atención especial al asunto, es poco probable que lo olvide.

Pero ¿de qué otras maneras puede usted mejor su memoria? Compruebe estas sietes sugerencias y retenga información valiosísima:

 

1. Tenga clara la información:

  

Un ordenador no puede acceder bien a la información si esta no se ha introducido debidamente. Algo muy parecido sucede con nuestros recuerdos. Tomemos como ejemplo la memorización de nombres. El doctor Bruno Furst dice lo siguiente al respecto en su libro Deje de olvidar: “Si no oímos el nombre con claridad y exactitud, no podemos siquiera hablar de recordar u olvidar. No podemos ni recordar ni olvidar algo que nunca supimos. Por consiguiente, el primer paso que debemos dar es captar el nombre de tal manera que no exista ninguna duda en cuanto a su pronunciación o deletreo”. Si alguien no
pronuncia con claridad su nombre cuando se lo presentan, no dude en pedirle que se lo repita. Si es necesario, pregúntele cómo se deletrea.

 

2. Visualice las cosas:

 

  • Trate de imaginarse dando el discurso, imagínese a sí mismo desarrollándolo. Cuantos más detalles añada a esta imagen mental, más fácilmente la recordará. 
  •  Visualizar la información también puede ayudarle a asociar cosas que aparentemente no guardan ninguna relación entre sí. Suponga, por ejemplo, que tiene que acordarse de comprar leche y dentífrico. Podría imaginarse una vaca cepillándose los dientes. Esa imagen no la olvidaría fácilmente, ni aunque lo intentase.

 

3. Dígalo en voz alta:

 

Cuando quiera recordar algo, dígalo en voz alta; El libro Cómo mejorar su memoria, del doctor en filosofía James D. Weinland, dice: “Este problema se puede solucionar expresando con palabras nuestras acciones en el momento preciso en que las realizamos. Quizás se sienta ridículo haciendo esto, pero puede ayudarle a recordar.

 

4. Cultive interés en el tema:

  

Puede que usted, por naturaleza, no se sienta atraído a cierto tema, pero si piensa en las razones por las que necesita hablar de la información y las consecuencias de no recordarla, le será más fácil aprender. Además, cuanto más aprenda acerca de cualquier tema, más interesante le parecerá.

 

5. Cuente las cosas que tiene que recordar:

 

  • Si se fija en el número exacto de puntos que ha de hablar, será menos probable que se olvide alguno. 

Si tiene varios puntos ordenados en el bosquejo, trate de clasificarlos en categorías. Si organiza así sus ideas podrá recordarlas mejor.

 

 

6.Utilice la información y repásela:

 

  • Hay cosas que usted siempre recordará: su nombre, el alfabeto o la manera de usar un tenedor o un lápiz. ¿Por qué? Porque este conocimiento lo ha utilizado muchas veces. El uso frecuente fortalece la memoria y ayuda a recordar. Así que repase mentalmente de vez en cuando las cosas que quiere recordar. Cuando le presenten a alguien, procure usar su nombre varias veces. O cuando aprenda alguna información nueva, procure introducirla en bosquejo mental y sus conversaciones diarias.

Utilice estas  tecnicas de oratoria  para mejorar la memoria no tiene nada que perder y sí mucho que ganar. Los beneficios pueden ser inolvidables.

 

 

10 mejores técnicas de oratoria para ser un presentador poderoso

10 mejores técnicas de oratoria para ser un presentador poderoso

10 mejores técnicas de oratoria para ser un presentador poderoso

Grandes oradores como Sócrates, Winston Churchill, Jawaharlal Nehru, Abraham Lincoln y Martin Luther king dieron discursos que dejaron al público encantado y verdaderamente exaltado. Parecían tener el talento como un regalo innato, que no podía ser replicado por nadie en todo el mundo. Había ciertas características peculiares que todos estos grandes oradores tenían en común. La forma en que se relacionaban con la audiencia, las palabras que eligieron, sus convicciones y muchas otras cosas que hicieron que sus discursos vivieran para siempre. Por lo tanto, si te estás preparando para un próximo discurso y quieres crear magia con él, he aquí una lista de los 10 mejores consejos de oratoria  a tener en cuenta para convertirte en un presentador poderoso.  

1.   Ser feliz y humorístico:  

Retroceda y piense en el lado divertido de su discurso o presentación. Tomar todo en serio es fatal. El público debe sentirse bien en su presencia. La mejor manera de mantenerlos comprometidos y atentos es insertar algún humor calculado en la presentación. Una broma, ser satírico, y nunca tímido de depreciarse. Crear una conexión y vínculo con ellos. La vida de todos en general está sangrando. ¿Por qué no tomar algunos de los momentos agrios y reemplazarlos con dulces?  

  

 

2.   Un orador poderoso es interesante:

 

Los niños se  duermen durante la conferencia, y los adultos no son menos. Los discursos, por lo tanto, no deben  permanecer en la bahía de la monotonía y la fricción. Ser interesantes la clave de un presentador poderoso. Puede hacerlo combinando palabras con algunas imágenes y  audio. Dé a las personas imágenes y diagramas para recordar. Incluso aquellos de ustedes que no son demasiado buenos con las palabras pueden mantener esto como un secreto bajo la cubierta de la tecnología.

 

3.   Tener buena  presencia:

Tener la presencia escénica adecuada no significa que todos los hombres tienen que mirarse guapos, o todas las mujeres tienen que verse bonita y crédula. Hay dos aspectos de la presencia escénica de un presentador poderoso: el exterior y el interior.

Desde el exterior asegúrese de vestir bien, no repulsivo o desaliñado. Manténgase limpio y ordenado. Lave  su ropa bien, pula sus zapatos, y mantenga su cabello ordenado. En el interior, prepararse para el evento también. Cepille todos los conceptos, siéntase feliz y no deje que nada negativo afecte su rendimiento.

 

4.   No siempre se trata de gramática correcta:

Es importante hablar de la manera que lo harías en una conversación, asumiendo que la gramática no es el final de ella. Pero para un presentador poderoso hacer que su audiencia  entienda su punto es más  importante que ser gramaticalmente correcto quizás pueda usar una jerga más adecuada a su público para hacerlo entender mejor (Pero recuerde que no debe exagerar al  descuidar la gramática pues esto puede restarle peso a su presentación).

Además, no va a haber mucha gente prestando atención a eso. Reemplace todo lo demás con confianza. Estar en posición vertical, hablar con su corazón, ser fresco y ser natural.

 

 5.   Estar convencido de lo que se dice:

 

Ser apasionado y estar convencido de lo que se dice es muy importante para ser un orador poderoso. Si esta dudoso de lo que dice o no tiene la suficiente seguridad y confianza al hablar su audiencia lo notara de inmediato. Si se trata de una cuestión social, ya sea una presentación de la empresa, se trata de convencer a un montón de personas acerca de sus creencias y convicciones. Prepárese  por adelantado. Siempre hágase preguntas básicas como – ¿cuál es el uso subyacente de su discurso? ¿Qué es bueno para usted y la audiencia? ¿Estoy convencido de lo que voy a hablar o no?

 

 6.  Sea expansivo, inspirador y edificante:

 

Si toma nota de algunos de los mejores discursos de la historia, notará que los presentadoresinfluyentes siempre dan voz a lo que las masas sólo han conocido subconscientemente. A la audiencia le encanta oír las palabras que no llegarían a ellos. Buscan la seguridad, una expansión y alguna forma de inspiración que despierta una mayoría para creer las palabras del hablante. Cuanto mejor pueda hacer esto, más éxito tendrá.

 

7.  Dar al público algo fuera de la caja: 

 

La audiencia inteligente de hoy sabe de antemano acerca de los contenidos principales de un discurso, o la información que se entrega en un evento en particular. Con la ayuda de Internet pueden recopilar información amplia por su cuenta. Por lo tanto, como presentador  puede hacer dos cosas.

 Uno, darles algo totalmente nuevo, algo que no van a hallar en ninguna parte.

 En segundo lugar, organizar su presentación o discurso de una manera que en el menor lapso de tiempo, la información quede detallada, que es a la vez fuera de la caja e inspirador.  

   

 

8.  Mantenerlo simple y casual: 

 

Los tiempos de conferencias formales son  cosa del pasado. Ser informal facilita a las multitudes entender y les permite respirar incluso cuando el tema del discurso es pesado. No use un lenguaje difícil de entender. Trate siempre de hacer un mejor uso del área, moverse; hablar con la audiencia directamente, esté relajado todo el tiempo, no hay presión. Manténgalo simple y casual. 

 

9.  Cuente historias:

 

En cuestión de unos minutos, el público debe estar convencido de sus ideas. Para lograr esto use una de las antiguas técnicas de oratoria “contar historias”.  Hechos e historias interesantes de la vida real o de la ficción; la raza humana siempre está más inspirada en contextos emocionales que provienen de la narración de la historia. La capacidad de los cerebros de retener historias es mucho mejor que la de  recordar cualquier cifra numérica.  

Si quiere aprender a cómo mejorar la memoria mire nuestro pots anterior «Deje de Olvidar: 7 Técnicas para Mejorar la Memoria”   

  

10 mejores técnicas de oratoria para ser un presentador poderoso

Grandes oradores como Sócrates, Winston Churchill, Jawaharlal Nehru, Abraham Lincoln y Martin Luther king dieron discursos que dejaron al público encantado y verdaderamente exaltado. Parecían tener el talento como un regalo innato, que no podía ser replicado por nadie en todo el mundo. Había ciertas características peculiares que todos estos grandes oradores tenían en común. La forma en que se relacionaban con la audiencia, las palabras que eligieron, sus convicciones y muchas otras cosas que hicieron que sus discursos vivieran para siempre. Por lo tanto, si te estás preparando para un próximo discurso y quieres crear magia con él, he aquí una lista de los 10 mejores consejos de oratoria  a tener en cuenta para convertirte en un presentador poderoso.

  

1.   Ser feliz y humorístico:

  

Retroceda y piense en el lado divertido de su discurso o presentación. Tomar todo en serio es fatal. El público debe sentirse bien en su presencia. La mejor manera de mantenerlos comprometidos y atentos es insertar algún humor calculado en la presentación. Una broma, ser satírico, y nunca tímido de depreciarse. Crear una conexión y vínculo con ellos. La vida de todos en general está sangrando. ¿Por qué no tomar algunos de los momentos agrios y reemplazarlos con dulces?

    

2.   Un orador poderoso es interesante:

 

Los niños se  duermen durante la conferencia, y los adultos no son menos. Los discursos, por lo tanto, no deben  permanecer en la bahía de la monotonía y la fricción. Ser interesantes la clave de un presentador poderoso. Puede hacerlo combinando palabras con algunas imágenes y  audio. Dé a las personas imágenes y diagramas para recordar. Incluso aquellos de ustedes que no son demasiado buenos con las palabras pueden mantener esto como un secreto bajo la cubierta de la tecnología.

 

3.   Tener buena  presencia:  

Tener la presencia escénica adecuada no significa que todos los hombres tienen que mirarse guapos, o todas las mujeres tienen que verse bonita y crédula. Hay dos aspectos de la presencia escénica de un presentador poderoso: el exterior y el interior.

Desde el exterior asegúrese de vestir bien, no repulsivo o desaliñado. Manténgase limpio y ordenado. Lave  su ropa bien, pula sus zapatos, y mantenga su cabello ordenado. En el interior, prepararse para el evento también. Cepille todos los conceptos, siéntase feliz y no deje que nada negativo afecte su rendimiento.

  

4.   No siempre se trata de gramática correcta:

Es importante hablar de la manera que lo harías en una conversación, asumiendo que la gramática no es el final de ella. Pero para un presentador poderoso hacer que su audiencia  entienda su punto es más  importante que ser gramaticalmente correcto quizás pueda usar una jerga más adecuada a su público para hacerlo entender mejor (Pero recuerde que no debe exagerar al  descuidar la gramática pues esto puede restarle peso a su presentación).

Además, no va a haber mucha gente prestando atención a eso. Reemplace todo lo demás con confianza. Estar en posición vertical, hablar con su corazón, ser fresco y ser natural. 

 5.   Estar convencido de lo que se dice:  

Ser apasionado y estar convencido de lo que se dice es muy importante para ser un orador poderoso. Si esta dudoso de lo que dice o no tiene la suficiente seguridad y confianza al hablar su audiencia lo notara de inmediato. Si se trata de una cuestión social, ya sea una presentación de la empresa, se trata de convencer a un montón de personas acerca de sus creencias y convicciones. Prepárese  por adelantado. Siempre hágase preguntas básicas como – ¿cuál es el uso subyacente de su discurso? ¿Qué es bueno para usted y la audiencia? ¿Estoy convencido de lo que voy a hablar o no? 

 6.  Sea expansivo, inspirador y edificante:

 

Si toma nota de algunos de los mejores discursos de la historia, notará que los presentadores

influyentes siempre dan voz a lo que las masas sólo han conocido subconscientemente. A la audiencia le encanta oír las palabras que no llegarían a ellos. Buscan la seguridad, una expansión y alguna forma de inspiración que despierta una mayoría para creer las palabras del hablante. Cuanto mejor pueda hacer esto, más éxito tendrá.

 

7.  Dar al público algo fuera de la caja:

  

La audiencia inteligente de hoy sabe de antemano acerca de los contenidos principales de un discurso, o la información que se entrega en un evento en particular. Con la ayuda de Internet pueden recopilar información amplia por su cuenta. Por lo tanto, como presentador  puede hacer dos cosas.

Uno, darles algo totalmente nuevo, algo que no van a hallar en ninguna parte.

 En segundo lugar, organizar su presentación o discurso de una manera que en el menor lapso de tiempo, la información quede detallada, que es a la vez fuera de la caja e inspirador. 

   

8.  Mantenerlo simple y casual:

 

Los tiempos de conferencias formales son  cosa del pasado. Ser informal facilita a las multitudes entender y les permite respirar incluso cuando el tema del discurso es pesado. No use un 

lenguaje difícil de entender. Trate siempre de hacer un mejor uso del área, moverse; hablar con la audiencia directamente, esté relajado todo el tiempo, no hay presión. Manténgalo simple y casual.

 

9.  Cuente historias:

En cuestión de unos minutos, el público debe estar convencido de sus ideas. Para lograr esto use una de las antiguas técnicas de oratoria “contar historias”.  Hechos e historias interesantes de la vida real o de la ficción; la raza humana siempre está más inspirada en contextos emocionales que provienen de la narración de la historia. La capacidad de los cerebros de retener historias es mucho mejor que la de  recordar cualquier cifra numérica. 

Si quiere aprender a cómo mejorar la memoria mire nuestro pots anterior «Deje de Olvidar: 7 Técnicas para Mejorar la Memoria”