6 Consejos para tener éxito al estudiar a distancia

6 Consejos para tener éxito al estudiar a distancia

6 Consejos para tener éxito al estudiar a distancia

Estudiar a distancia se ha convertido en la normalidad de millones de estudiantes, ahora sus casas, que se han convertido en su nuevo salón de clases.

Pero incluso en las mejores circunstancias, estudiar a distancia puede intensificar los desafíos inherentes a los entornos presenciales. Aun así, expertos y profesores en ejercicio han ofrecido indicaciones que pueden ayudar a que el aprendizaje a distancia sea lo más eficaz posible.

Aquí van algunas ideas.

1. Crear un área dedicada al estudio.

El lugar donde estudias es importante. Debe ser tranquilo, con buena luz para leer. Quieres suficiente espacio para extender tus libros y notas. Una mesa o escritorio funciona bien. Ten a la mano todo lo que necesites. Estar cómodo, pero no demasiado cómodo.

Unirse a una clase en línea desde la cama puede ser tentador, pero es importante para los ritmos de tu cerebro estudiar y aprender en otro lugar que no sea donde duermes. La idea es que estudies no que te duermas. Si en tu casa no tienes un área específica para estudiar, tal vez puedas prepararte un rinconcito en la cocina o en un dormitorio. Incluso almohadas en el suelo es una mejor opción que tu cama.

Si es posible, estudia cerca de una ventana. Las investigaciones han demostrado que la luz natural beneficia la salud, la concentración y el rendimiento.

Consulta el articulo: Como verse bien en una videollamada

2. Establece su programa diario.

Una vez que hayas establecido el área donde vas a estudiar es hora de empezar, ¡¿verdad?! No del todo. Antes de empezar, deberías hacer un plan de estudio o un horario. Esta es una forma de planificar todo el día, incluyendo el trabajo en clase, las comidas y los descansos, organiza tu día como si fueras a la escuela. Puedes ir adaptando el horario según veas.

Recuerda si no te sientes motivado, no vas a hacer nada. Planea lo que quieres hacer y ponte metas para cada día. Así será más fácil que termines tus tareas.

3. Autodisciplina.

Si bien la libertad que da estudiar a distancia es una ventaja, también puede convertirse en un inconveniente.

Si quieres tener éxito, tienes que aprender a hacer las cosas que hay que hacer, aunque no tengas ganas; no las dejes para después. Lo fácil es poner excusas y decir ‘Luego lo hago’. Pero luego no lo haces, y siempre estás corriendo”

Apégate a tu horario, trata de hacer las tareas siempre en el mismo lugar y a la misma hora.

4. Concéntrate.

Concéntrate en lo que estás estudiando y no hagas otras cosas al mismo tiempo. Si no, es más probable que cometas errores y tardarás mucho más en acabar tus tareas.

Aunque las clases sean en línea, sal del pijama o de cualquier otra prenda de vestir y ponte tu ropa normal de uso diario para las clases. Como lo harías en cualquier otro día de escuela, el hecho de prepararte para el día te ayudará a sentirte más alerta y presente.

Guarda tu teléfono. Apaga la televisión. Estas cosas te alejan de lo que estás tratando de aprender. También está bien decirles a las personas con las que vives que estás estudiando y que necesitas tiempo a solas para trabajar.

5. Haz pausas. 

Sal a caminar un rato, date una vuelta en bici o haz algo de ejercicio. Que las pausas sean cortas, pero muchas. Cansa un montón estar sentado tantas horas seguidas. Si te levantas cada cierto tiempo, es más fácil concentrarte y estar de buen humor.

No olvides beber mucha agua. Los alimentos como las nueces, las semillas, el yogur, las bayas y el pescado también ayudan a mantener la mente aguda y el cuerpo fuerte. El azúcar puede ser atractivo – especialmente el chocolate – pero demasiada azúcar te dará un choque de energía.

¿Tienes un hobby? Eso también puede ayudarte. “Pero primero termina tus tareas”, dice el libro School Power. Y añade: “El tiempo libre te sabe más libre cuando no has dejado nada a medias”

6. Colaborá con tus compañeros y busca ayuda.

Finalmente, ¡no tengas miedo de pedir ayuda! La comunicación es una de las habilidades más importantes para tener éxito en el aprendizaje a distancia.

Como no hay un profesor que nos explique día a día y compañeros con los que consultar dudas es más difícil mantenerse motivado.

Conecta con tus compañeros de clase. Puede que se te pida que respondas a los mensajes de discusión o a las indicaciones, pero encima de eso intenta conectar con tus compañeros. Hagan preguntas sobre la clase, formen grupos de estudio, trabajen juntos en las tareas. Tus compañeros, aunque distantes, son tu red para el éxito.

Acércate a tu instructor. Si no pides ayuda cuando la necesitas, te arriesgas a quedarte atrás o a no entender completamente un tema importante. Muchos instructores tienen «horas de oficina» virtuales que son una gran oportunidad para conectarse y establecer una relación. 

Recuerda

  • Crear un área dedicada al estudio. Ten a la mano todo lo que necesites. Asegúrate de que sea cómodo, pero no demasiado.
  • Establece su programa diario. Haz un plan de estudio o un horario. Organiza tu día como si fueras a la escuela. Puedes ir adaptando el horario según veas.
  • Sé disciplinado. Aprende a hacer las cosas que hay que hacer, aunque no tengas ganas.
  • Concéntrate. Concéntrate en lo que estás estudiando y no hagas otras cosas al mismo tiempo. Quita todas las cosas que podrían desconcentrarte.
  • Haz pausas. Que las pausas sean cortas, pero muchas. Si te levantas cada cierto tiempo, es más fácil concentrarte y estar de buen humor.
  • Colaborá con tus compañeros y buscá ayuda. Conecta con tus compañeros de clase. Acércate a tu instructor. Si no pides ayuda cuando la necesitas, te arriesgas a quedarte atrás o a no entender completamente un tema importante.

6 Consejos para tener éxito al estudiar a distancia

Estudiar a distancia se ha convertido en la normalidad de millones de estudiantes, ahora sus casas, que se han convertido en su nuevo salón de clases.

Pero incluso en las mejores circunstancias, estudiar a distancia puede intensificar los desafíos inherentes a los entornos presenciales. Aun así, expertos y profesores en ejercicio han ofrecido indicaciones que pueden ayudar a que el aprendizaje a distancia sea lo más eficaz posible.

Aquí van algunas ideas.

1. Crear un área dedicada al estudio.

El lugar donde estudias es importante. Debe ser tranquilo, con buena luz para leer. Quieres suficiente espacio para extender tus libros y notas. Una mesa o escritorio funciona bien. Ten a la mano todo lo que necesites. Estar cómodo, pero no demasiado cómodo.

Unirse a una clase en línea desde la cama puede ser tentador, pero es importante para los ritmos de tu cerebro estudiar y aprender en otro lugar que no sea donde duermes. La idea es que estudies no que te duermas. Si en tu casa no tienes un área específica para estudiar, tal vez puedas prepararte un rinconcito en la cocina o en un dormitorio. Incluso almohadas en el suelo es una mejor opción que tu cama.

Si es posible, estudia cerca de una ventana. Las investigaciones han demostrado que la luz natural beneficia la salud, la concentración y el rendimiento.

Consulta el articulo: Como verse bien en una videollamada

2. Establece su programa diario.

Una vez que hayas establecido el área donde vas a estudiar es hora de empezar, ¡¿verdad?! No del todo. Antes de empezar, deberías hacer un plan de estudio o un horario. Esta es una forma de planificar todo el día, incluyendo el trabajo en clase, las comidas y los descansos, organiza tu día como si fueras a la escuela. Puedes ir adaptando el horario según veas.

Recuerda si no te sientes motivado, no vas a hacer nada. Planea lo que quieres hacer y ponte metas para cada día. Así será más fácil que termines tus tareas.

3. Autodisciplina.

Si bien la libertad que da estudiar a distancia es una ventaja, también puede convertirse en un inconveniente.

Si quieres tener éxito, tienes que aprender a hacer las cosas que hay que hacer, aunque no tengas ganas; no las dejes para después. Lo fácil es poner excusas y decir ‘Luego lo hago’. Pero luego no lo haces, y siempre estás corriendo”

Apégate a tu horario, trata de hacer las tareas siempre en el mismo lugar y a la misma hora.

4. Concéntrate.

Concéntrate en lo que estás estudiando y no hagas otras cosas al mismo tiempo. Si no, es más probable que cometas errores y tardarás mucho más en acabar tus tareas.

Aunque las clases sean en línea, sal del pijama o de cualquier otra prenda de vestir y ponte tu ropa normal de uso diario para las clases. Como lo harías en cualquier otro día de escuela, el hecho de prepararte para el día te ayudará a sentirte más alerta y presente.

Guarda tu teléfono. Apaga la televisión. Estas cosas te alejan de lo que estás tratando de aprender. También está bien decirles a las personas con las que vives que estás estudiando y que necesitas tiempo a solas para trabajar.

5. Haz pausas. 

Sal a caminar un rato, date una vuelta en bici o haz algo de ejercicio. Que las pausas sean cortas, pero muchas. Cansa un montón estar sentado tantas horas seguidas. Si te levantas cada cierto tiempo, es más fácil concentrarte y estar de buen humor.

No olvides beber mucha agua. Los alimentos como las nueces, las semillas, el yogur, las bayas y el pescado también ayudan a mantener la mente aguda y el cuerpo fuerte. El azúcar puede ser atractivo – especialmente el chocolate – pero demasiada azúcar te dará un choque de energía.

¿Tienes un hobby? Eso también puede ayudarte. “Pero primero termina tus tareas”, dice el libro School Power. Y añade: “El tiempo libre te sabe más libre cuando no has dejado nada a medias”

6. Colaborá con tus compañeros y busca ayuda.

Finalmente, ¡no tengas miedo de pedir ayuda! La comunicación es una de las habilidades más importantes para tener éxito en el aprendizaje a distancia.

Como no hay un profesor que nos explique día a día y compañeros con los que consultar dudas es más difícil mantenerse motivado.

Conecta con tus compañeros de clase. Puede que se te pida que respondas a los mensajes de discusión o a las indicaciones, pero encima de eso intenta conectar con tus compañeros. Hagan preguntas sobre la clase, formen grupos de estudio, trabajen juntos en las tareas. Tus compañeros, aunque distantes, son tu red para el éxito.

Acércate a tu instructor. Si no pides ayuda cuando la necesitas, te arriesgas a quedarte atrás o a no entender completamente un tema importante. Muchos instructores tienen «horas de oficina» virtuales que son una gran oportunidad para conectarse y establecer una relación.

Recuerda

  • Crear un área dedicada al estudio. Ten a la mano todo lo que necesites. Asegúrate de que sea cómodo, pero no demasiado.
  • Establece su programa diario. Haz un plan de estudio o un horario. Organiza tu día como si fueras a la escuela. Puedes ir adaptando el horario según veas.
  • Sé disciplinado. Aprende a hacer las cosas que hay que hacer, aunque no tengas ganas.
  • Concéntrate. Concéntrate en lo que estás estudiando y no hagas otras cosas al mismo tiempo. Quita todas las cosas que podrían desconcentrarte.
  • Haz pausas. Que las pausas sean cortas, pero muchas. Si te levantas cada cierto tiempo, es más fácil concentrarte y estar de buen humor.
  • Colaborá con tus compañeros y buscá ayuda. Conecta con tus compañeros de clase. Acércate a tu instructor. Si no pides ayuda cuando la necesitas, te arriesgas a quedarte atrás o a no entender completamente un tema importante.
Los 5 Mejores Consejos para Hablar en Público

Los 5 Mejores Consejos para Hablar en Público

 

 Ya sea que esté presentándose frente a colegas, impartiendo talleres o subiendo al escenario en una conferencia local o nacional, probablemente haya escuchado el mismo consejo de oratoria un millón de veces: «¡Imagínelas desnudas!».  «¡Haga contacto visual!»

En este artículo aprenderá muchas cosas más allá de «¡Imagina que están desnudos!».  Que le ayudaran a aliviar sus miedos y le permitirá involucrar realmente a las personas con las que esté hablando.

 

  

1- Recuerda: No se trata de ti

 

 

Sé que se siente como si fuera por ti. Tú eres el que viene con el tema, haciendo todo el trabajo de prepararse y caminar un poco aterrorizado por semanas con anticipación.

 Pero de esto se trata en realidad: lo que puedes enseñar a tu público.

 

Piensa menos en ti. Piensa más en ellos

Cuando quita el énfasis de usted y lo coloca en el mensaje que desea entregar, todo cambia. Prestas menos atención a lo que la gente piensa de ti y más atención a lo que puedes enseñarles. Te enfocas menos en ser «perfecto» y más en ser auténtico. Te preocupas menos por la imagen y más por la verdad.

 

Piensa menos en ti. Piensa más en ellos. Así es como los discursos más estimulantes e inspiradores cobran vida.

 

  

2- Conozca cómo se siente el miedo en su       cuerpo

 

 No importa cuántas veces medites, practiques o visualices el escenario en las semanas previas a tu evento: Tendrás miedo. Tendrás adrenalina bombeando a través de tu cuerpo. Tu lucha o huida se iniciará, y considerarás seriamente lo último.

 Tenemos tanto miedo de tener miedo, especialmente con 350 ojos en nosotros, que tratamos de curarlo antes de tiempo. Cuando la curación no funciona y terminamos en el escenario, todavía aterrorizados, entramos en pánico. Cuando entramos en pánico, gastamos tanto enfoque y energía tratando de no desmayarnos, pronunciamos discursos sobre los que no nos sentimos tan bien.

 En lugar de pasar un tiempo precioso de preparación tratando de supera

 cómo se siente el miedo en su cuerpor su miedo a hablar en público, en cambio, llegue a conocerlo. ¿Qué le sucede a tu cuerpo cuando tienes miedo? ¿Hablas súper rápido? ¿Distraerse? ¿Sientes que vas a vomitar?

 

Lea nuestros otros artículos de ayudas para los presentadores nerviosos 6 Consejos Para Calmar los Nervios al Hablar en PublicoCómo Superar un Ataque de Pánico Público.

 

Una vez que haya identificado cómo se siente el miedo en su cuerpo …

 

  3- Calma proactivamente ese miedo

 

En una entrevista Chris Anderson,director de TED, explicó que antes de un evento para el que estaba especialmente nervioso, entró en la escalera e hizo flexiones. Quemar algo de su adrenalina o energía nerviosa lo ayudó a sentirse tranquilo y seguro.

Simon Sinek, autor y orador público, dice que cuando se pone nervioso, se dice a sí mismo: «No estás nervioso, estás emocionado». Se dio cuenta de que cuando los atletas olímpicos eran entrevistados después de los eventos y le preguntaron si estaban tensos de antemano, todos respondieron que estaban emocionados, no ansiosos. Explica cómo el simple replanteamiento en su cerebro cambia su actitud hacia lo que está a punto de hacer, lo que alivia sus nervios.

Marc Randolph, cofundador de Netflix, dijo  que ya hizo suficientes discursos para saber que estará aterrorizado 15 minutos antes del evento, pero que después de dos minutos en el escenario, se pondrá cómodo. Entonces, cuando se siente nervioso, se recuerda a sí mismo que solo necesita dos minutos, y que todo saldrá bien.

 

Nadie puede decirte lo que alivia tu miedo mejor que tú. Así que conoce ese miedo tuyo, especialmente cómo se manifiesta en tu cuerpo, y luego planee incluir esas actividades reconfortantes en su preparación.

 

 

 

4- Prepárate para algunas caras no tan             amables

  

Cuando subí al escenario de un evento hace unas semanas, encontré esas caras amistosas, ya sabes, las que los expertos en asesoramiento público le dicen que elija entre la audiencia y luego se concentre en ellas. Pero esto es lo que la mayoría de la gente deja fuera de ese sabio consejo: salpicado entre las cabezas que asienten, las caras radiantes y las sonrisas alentadoras siempre aparecerán inevitablemente unas pocas personas que se verán como si quisieran que salgas del escenario inmediatamente.

 

Ya sea que hable con 40 personas o 400 personas, hay algunas caras hostiles en cada multitud.

 

 

Cualquiera que sea el motivo del desinterés, no tienes control sobre él. Si intentas gastar toda tu energía tratando de ganárselos, terminaras distraído y desinflado. En cambio, ten en mente de antemano que estas personas existen y son inevitables; planea hacer contacto visual con los rostros radiantes, que asienten y sonríen que también estarán allí.

 

  

5- No tengas miedo de improvisar

 

¿A quién le encanta escuchar a los oradores leer notas de una presentación?

A Nadie.

 

Sé que quieres asegurarte de estar preparado y no olvidar nada, pero si lees notas en voz alta durante una hora completa, tu público no se conectará contigo ni absorberá lo que estás diciendo.

 Sí, quizás se olvidé de cosas. Sí, tal vez tengas que detenerse una o dos veces para pensar en lo que quiere decir a continuación. Pero puedes entregar toda esa información de manera auténtica, centrarse en los puntos principales que quieres que la audiencia se lleve, y participar mejor con ellos estando realmente presente

.

Aquí está mi sugerencia:

Escribe tus puntos principales en tus notas.

Ten una hoja de papel con las piezas clave de información que deseas tener frente a ti.

Práctica, práctica práctica.

Y luego, cuando entras en esa etapa, incluso si tu cerebro se siente vacío, confía en que conoces el material lo suficientemente bien (porque en este punto, ¡totalmente lo haces!).

Comienza a hablar. 

 

Para saber más lee Tecnicas de la oratoria: la improvisación

Si nunca has hablado en público antes y estás esperando el «momento adecuado» para lanzarte, no hay un momento adecuado, si hay una conferencia de la empresa en la que le gustaría hablar, un evento local en el que te hayas imaginado de pie en el escenario durante años o una presentación de equipo que te gustaría liderar,¡adelante! escribe un discurso y arroja el sombrero en el ring.

 

 

Como mejorar las: Técnicas de estudio

Como mejorar las: Técnicas de estudio

 

[toc]

Antes de aprender cuales son  y como cultivar las técnicas de estudio debemos saber ¿qué es estudiar?

 

¿Qué es el estudio?

Es más que una simple lectura superficial; entraña emplear las facultades mentales en el examen cuidadoso o prolongado de cierto tema. Supone analizarlo que se lee, compararlo con lo que ya se sabe y tomar nota de las razones que
apoyan lo que se afirma de hay su importancia a la hora de mejorar la oratoria.

A pesar de que existen muchas técnicas de estudio en este artículo te daremos algunas muy útiles.

 De un vistazo general. 

En vez de empezar por el párrafo 1 y avanzar hasta el final, mire primero brevemente todo el articulo o capitulo. Comience analizando de qué manera plantea el titulo el tema de estudio. Luego, observe con atención la relación entre los subtítulos y dicho tema. Entonces pregúntese: “En vista de lo observado hasta ahora, ¿qué voy a aprender, y de que me servirá?”. Así dará orientación al estudio.

  

Establezca las ideas fundamentales.

Por ejemplo en  algunos libros, aparecen preguntas a pie de página. Es provechoso señalarlas respuestas al ir leyendo los párrafos. Incluso si no hay preguntas de ese tipo, puede marcar los puntos importantes que desee recordar. Si alguna idea es nueva para usted, dedíquele un poco más de tiempo para asegurarse de comprenderla bien. Marque los puntos que se propone usar y repáselos al final del estudio

 

 Concéntrese en lo que estudia.

Tenga cuidado de no divagar. Aunque recorra el texto con la mirada, sus pensamientos pudieran hallarse en otro sitio. ¿Llegan hasta usted el sonido de la música o del televisor, o las voces de su familia? Si es posible, es mejor leer en un lugar tranquilo.

Ahora bien, puede que la distracción no provenga del exterior, sino de usted mismo, quizá por haber tenido un día ajetreado. Tal vez se concentre al principio, pero después su mente empieza a desviarse. Cuando esto ocurra, oblíguese a poner nuevamente toda su atención en la lectura, y ver como mejora poco apoco.

  

Haga repasos.

Haga repasos Los expertos en materia de enseñanza recalcan el valor de los repasos. Varios estudio revelan qué un solo minuto de repaso inmediato multiplica por dos la información que se recuerda. Por consiguiente, una vez concluya su lectura o una sección significativa delo que estudia, revise mentalmente las ideas principales y trate de memorizarlas.tecnicas de estudio

Aunque requiere esfuerzo, tener buenas tecnicas de  estudio le permitirá averiguar lo que otras personas piensan  sobre algún asunto, corregir las ideas erróneas y afianzar su comprensión sobre un tema . Además, dará sustancia y vida a sus discursos, de modo que serán una fuente de placer tanto para usted como para su auditorio

 

 

COMO EXPONER BIEN EN  PUBLICO

COMO EXPONER BIEN EN PUBLICO

Para exponer bien en vez  de limitarse a presentar datos, procure que quienes lo escuchen entiendan lo que les dice. De este modo será un comunicador eficaz.

PARA que su exposición les resulte instructiva a sus oyentes, no basta con que les hable de un tema que sea de valor para ellos. Pregúntese: “¿Por qué necesita este auditorio escuchar esta información?
¿Qué puedo decirle para que piense que realmente le ha beneficiado?”.

 

Conocimientos previos de su auditorio.

 

Pregúntese que saben ya los oyentes sobre el tema, pues eso constituirá su punto de partida Adapte el ritmo de su exposición a los conocimientos del auditorio. Trate con relativa rapidez los puntos con los que la mayoría de los asistentes estén familiarizados, pero exponga con más calma las ideas que sean nuevas para casi todos ellos, de modo que puedan captarlas claramente.

 

Exponer bien de forma que instruya.

 

Sobre todo para que una exposición sea instructiva, no siempre hay que decir algo nuevo. Algunos oradores exponen verdades conocidas con tanta sencillez que hacen que muchos logren entenderlas bien por primera vez.

No es tarea fácil exponer a un auditorio un tema del que ya se le ha hablado en numerosas ocasiones. Pero si quiere ser un orador eficaz, debe aprender a hacerlo. ¿Cómo? Un factor importante es la investigación en lugar de incluir en su discurso solo las ideas que le vengan a la mente, recurra a las fuentes de información. En su investigación tal vez encuentre un dato histórico poco conocido que este directamente relacionado con el tema, o unas declaraciones recientes en los medios de comunicación que ilustren lo que quiere tratar.

Para saber mas mire  10 Técnicas para Hacer una Buena Exposición

 

COMO LOGRAR  EXPONER BIEN

  • Emplee términos sencillos y de preferencia a las oraciones cortas para expresar las ideas clave.

 

  • Destaque solo unos pocos puntos principales.

 

  • Explique a los oyentes las expresiones menos conocidas.

 

  • Tómese el tiempo necesario para explicar y señalar la aplicación de la información.

  •  Piense en el efecto que su ejemplo puede tener en las personas a las que se dirige. 

Para mas mire Como Preparar una Presentación Exitosa

En conclusión hemos visto formas de exponer bien que le parece si para empezar, pone  en práctica una o dos de las sugerencias de este artículo  en su próxima exposición, y a medida que adquiera experiencia en la oratoria, vaya aplicando otras. Con el tiempo vera que el auditorio esperara con ganas sus discursos, convencido de que lo que va a escuchar le beneficiara.