Como Tener Naturalidad al Hablar en Público.

Como Tener Naturalidad al Hablar en Público.

Como Tener Naturalidad al Hablar en Público.

El hablar con  naturalidad te da credibilidad frente a otras personas, te hace seguro de lo que dices y el público siempre tendrá respeto a todo lo que hables.

 

¿Por qué es importante tener naturalidad al hablar en público?

 

 Si su forma de hablar revela nerviosismo o su estilo es forzado porque está demasiado pendiente de la impresión que cause, el auditorio puede distraerse de hay la importancia de tener naturalidad al hablar en publico.

Para saber cómo tener serenidad al hablar en público. Mire Técnicas de oratoria: Serenidad

CUANDO uno se expresa con naturalidad, se gana la confianza de los demás. ¿Confiaría usted en las palabras de alguien que le hablara tras una máscara? ¿Sería diferente si el rostro de la máscara fuera más atractivo que el de la persona? Difícilmente. Por lo tanto, en vez de usar un disfraz, sea usted mismo.

No hay que confundir la naturalidad con la despreocupación. Debemos evitar la gramática deficiente, la pronunciación incorrecta y la articulación poco clara, así como el lenguaje corporal demasiado informal. Manifestemos siempre la dignidad adecuada, tanto en la manera de hablar como en los modales. Ahora bien, la persona que actúa con naturalidad tampoco es ceremoniosa ni se preocupa excesivamente por impresionar.

 

El nerviosismo.

  

El nerviosismo se debe a varias razoNerviosismones. Tal vez el orador esté preguntándose qué impresión causará o si su presentación tendrá éxito. Es normal pensar en tales cuestiones, pero el problema surge cuando se les da demasiada importancia. ¿Qué puede hacer si se pone nervioso cuando va a empezar a hablar? Prepárese cuidadosamente. Piense en aquellos a quienes está tratando de ayudar y en cuánto necesitan escuchar lo que le tiene que decir.

Para saber cómo vencer el nerviosismo al hablar en publico. Mire  6 Consejos Para Calmar los Nervios al Hablar en Publico

  

Naturalidad cuando tenga una entrevista o discurso.

  

Cuando se dirija a un grupo, por lo general será mejor que hable con la misma naturalidad y volumen que en una conversación. (Claro, si el público es numeroso, tendrá que subir la voz.) Si intenta memorizar el discurso o sus notas son muy detalladas, probablemente esté demasiado preocupado por naturalidad al hablar utilizar los términos precisos. Aunque la selección de palabras es importante, cuando se le presta excesiva atención, el estilo se vuelve forzado, falto de naturalidad. Debe pensar muy bien de antemano en lo que va a decir, pero concéntrese sobre todo en las ideas, no en las palabras.

Lo mismo puede aplicarse a las entrevistas. Si lo van a entrevistar, prepárese bien, pero no memorice ni lea las respuestas. Exprésese con modulación natural, para que sus comentarios tengan una espontaneidad cautivadora.

Incluso las cualidades de la oratoria deseables pueden parecer poco naturales si se exageran. Por ejemplo, articule y pronuncie correctamente, pero sin llegar al extremo de que el lenguaje suene afectado o artificial. Aunque los ademanes enfáticos o descriptivos bien hechos darán vida a su discurso o presentación, si son rígidos o desmesurados, desvirtuarán lo que dice.

En caso de que sea necesario, eleve el volumen de la voz, pero con cuidado de no excederse. De vez en cuando convendrá que ponga pasión en sus palabras; sin embargo, evite exaltarse. Procure modular y manifestar entusiasmo y otros sentimientos de manera que no atraiga la atención hacia usted ni haga que su público se sienta incómodo. 

Algunas personas se expresan con precisión por naturaleza, aun cuando no estén pronunciando un discurso, mientras que otras tienen un estilo de lenguaje más coloquial. Lo importante es hablar correctamente todos los días y comportarse con dignidad. Si usted lo hace así, es más probable que cuando esté al auditorio se exprese y actúe con una atractiva naturalidad.

 

  En la lectura pública.

 

 Para leer en público con naturalidad se precisa esfuerzo. En primer lugar, determine cuáles son las ideas principales del texto que va a leer y fíjese en cómo se desarrollan. Téngalas claras en la mente; de lo contrario, leerá solo palabras. Busque en el diccionario los términos que no conozca. A continuación ejercite la lectura en voz alta tratando de modular bien y de agrupar las palabras de forma que transmita las ideas con claridad. Siga practicando hasta lograr fluidez. Familiarícese lecturatanto con la información que, cuando la lea en voz alta, le imprima el tono que se emplea en una conversación animada. En eso consiste la naturalidad.

Si lo que usted va a leer de alguna publicación contienen citas textuales, infúndales vida. En caso de que se citen las palabras de diversas personas, varíe la voz ligeramente en cada intervención. No obstante, tenga cuidado de no adoptar un tono muy teatral. Dé vida a su lectura, pero hágalo con naturalidad. 

La lectura natural tiene el tono propio de una conversación. No suena artificial, aunque sí convincente.

  

EN RESUMEN

 

1-  Hable en su forma habitual.

 2- Al preparar un discurso, preste más atención a las ideas que a las palabras

 3- Tanto en los discursos como en sus conversaciones, evite el habla descuidada y no se valga de las cualidades de la oratoria para atraer la atención hacia usted.

 4- Prepárese bien para la lectura pública. Lea con sentimiento y teniendo muy presente el sentido del texto.

 

Como Tener Naturalidad al Hablar en Público.

El hablar con  naturalidad te da credibilidad frente a otras personas, te hace seguro de lo que dices y el público siempre tendrá respeto a todo lo que hables.

 

¿Por qué es importante tener naturalidad al hablar en público?

 

 Si su forma de hablar revela nerviosismo o su estilo es forzado porque está demasiado pendiente de la impresión que cause, el auditorio puede distraerse de hay la importancia de tener naturalidad al hablar en publico.

Para saber cómo tener serenidad al hablar en público. Mire Técnicas de oratoria: Serenidad

CUANDO uno se expresa con naturalidad, se gana la confianza de los demás. ¿Confiaría usted en las palabras de alguien que le hablara tras una máscara? ¿Sería diferente si el rostro de la máscara fuera más atractivo que el de la persona? Difícilmente. Por lo tanto, en vez de usar un disfraz, sea usted mismo.

No hay que confundir la naturalidad con la despreocupación. Debemos evitar la gramática deficiente, la pronunciación incorrecta y la articulación poco clara, así como el lenguaje corporal demasiado informal. Manifestemos siempre la dignidad adecuada, tanto en la manera de hablar como en los modales. Ahora bien, la persona que actúa con naturalidad tampoco es ceremoniosa ni se preocupa excesivamente por impresionar.

 

El nerviosismo.

El nerviosismo se debe a varias razones. Tal vez el orador esté preguntándose qué impresión causará o si su presentación tendrá éxito. Es normal pensar en tales cuestiones, pero el problema surge cuando se les da demasiada importancia. ¿Qué puede hacer si se pone nervioso cuando va a empezar a hablar? Prepárese cuidadosamente. Piense en aquellos a quienes está tratando de ayudar y en cuánto necesitan escuchar lo que le tiene que decir.

Nerviosismo

Para saber cómo vencer el nerviosismo al hablar en publico. Mire  6 Consejos Para Calmar los Nervios al Hablar en Publico

  

Naturalidad cuando tenga una entrevista o discurso.

  

Cuando se dirija a un grupo, por lo general será mejor que hable con la misma naturalidad y volumen que en una conversación. (Claro, si el público es numeroso, tendrá que subir la voz.) Si intenta memorizar el discurso o sus notas son muy detalladas, probablemente esté demasiado preocupado por utilizar los términos precisos. Aunque la selección de palabras es importante, cuando se le presta excesiva atención, el estilo se vuelve forzado, falto de naturalidad. Debe pensar muy bien de antemano en lo que va a decir, pero concéntrese sobre todo en las ideas, no en las palabras.naturalidad al hablar

Lo mismo puede aplicarse a las entrevistas. Si lo van a entrevistar, prepárese bien, pero no memorice ni lea las respuestas. Exprésese con modulación natural, para que sus comentarios tengan una espontaneidad cautivadora.

Incluso las cualidades de la oratoria deseables pueden parecer poco naturales si se exageran. Por ejemplo, articule y pronuncie correctamente, pero sin llegar al extremo de que el lenguaje suene afectado o artificial. Aunque los ademanes enfáticos o descriptivos bien hechos darán vida a su discurso o presentacion, si son rígidos o desmesurados, desvirtuarán lo que dice. En caso de que sea necesario, eleve el volumen de la voz, pero con cuidado de no excederse. De vez en cuando convendrá que ponga pasión en sus palabras; sin embargo, evite exaltarse. Procure modular y manifestar entusiasmo y otros sentimientos de manera que no atraiga la atención hacia usted ni haga que su público se sienta incómodo. 

Algunas personas se expresan con precisión por naturaleza, aun cuando no estén pronunciando un discurso, mientras que otras tienen un estilo de lenguaje más coloquial. Lo importante es hablar correctamente todos los días y comportarse con dignidad. Si usted lo hace así, es más probable que cuando esté al auditorio se exprese y actúe con una atractiva naturalidad.

 

  En la lectura pública.

Para leer en público con naturalidad se precisa esfuerzo. En primer lugar, determine cuáles son las ideas principales del texto que va a leer y fíjese en cómo se desarrollan. Téngalas claras en la mente; de lo contrario, leerá solo palabras. Busque en el diccionario los términos que no conozca. A continuación ejercite la lectura en voz alta tratando de modular bien y de agrupar las palabras de forma que transmita las ideas con claridad. Siga practicando hasta lograr fluidez. Familiarícese 

lecturatanto con la información que, cuando la lea en voz alta, le imprima el tono que se emplea en una conversación animada. En eso consiste la naturalidad.

Si lo que usted va a leer de alguna publicación contienen citas textuales, infúndales vida. En caso de que se citen las palabras de diversas personas, varíe la voz ligeramente en cada intervención. No obstante, tenga cuidado de no adoptar un tono muy teatral. Dé vida a su lectura, pero hágalo con naturalidad. 

La lectura natural tiene el tono propio de una conversación. No suena artificial, aunque sí convincente.

  

EN RESUMEN

 

1-  Hable en su forma habitual.

 2- Al preparar un discurso, preste más atención a las ideas que a las palabras

 3- Tanto en los discursos como en sus conversaciones, evite el habla descuidada y no se valga de las cualidades de la oratoria para atraer la atención hacia usted.

 4- Prepárese bien para la lectura pública. Lea con sentimiento y teniendo muy presente el sentido del texto.

 

5 Técnicas de Oratoria Para Ser un Orador más Interesante

5 Técnicas de Oratoria Para Ser un Orador más Interesante

Aquí hay cinco técnicas de la oratoria que haría bien en recordar al hablar en público.

 

 1. Disfrute:  

Ver a un comediante en acción es ver la pura alegría de actuar ante una multitud. No hay duda. De repente, somos las personas sentadas en el salón, viendo al niño que simplemente no puede resistirse a actuar todas las partes de la historia que nos está diciendo.

 

 

Para que el público disfrute de sus charlas, y piense que usted es un orador interesante tienen que ver que se está divirtiendo, no ofreciendo sombríamente esa presentación seria. Ellos lo verán ante todo en tu rostro. Si el lenguaje corporal no es tu fuerte. . Haga clic aquí para obtener algunos consejos sobre el lenguaje corporal una valiosa técnica de la oratoria eficaz.

  

2. Sea Flexible:  

 

  

Los discursos se vuelven rígidos cuando los concebimos enteramente en términos de contenido, olvidando que nuestro trabajo es reaccionar a lo que el público nos da, y asi parecer mas interesante al igual que comediantes y actores.

   

3. Adaptable:  

 

Los oradores ansiosos tienden a planear cada última oración, para ayudar a prevenir que algo salga mal. La adaptabilidad a medida que responde momento a momento a su audiencia muestra que está realmente en el mando. Y para lograr eso necesita  haber  practicado muy bien su presentación. 

 

4. Sea Creativo: 

 

 Un buen comediante puede tomar la materia prima de una vida a menudo turbulenta y convertirla en audiencias materiales de todaslas razas y clases sociales puedan identificarse.

 

 Sólo ese talento hace que su carrera sea digna de mención.

Usar la creatividad en nuestras propias presentaciones o discursos en persona es esencial para ser un orador interesante. Las audiencias son amortiguadas por las presentaciones de los números que no muestran ninguna chispa de la creatividad.

Al igual que un buen comediante, pregúntese qué eventos en su vida personal o privada pueden ser llevados a sus conversaciones. Probablemente hay mucho más de lo que piensas. Tanto para usted como para sus audiencias, lo personal es universal. Utilícelo para darle un pulso a las presentaciones que a menudo lo necesitan mucho.

 

5. Temerario: 

 

Si usted requiere un paradigma de audacia al hablar en público, tiene uno en Richard Pryor. De dolorosas experiencias personales llegó una marca confesional de comedia que no sacó golpes.

 

 

 

 

 

 

 

 

Podemos no estar en este nivel ni de transgresión ni de valentía; Pero ciertamente podemos incorporar un poco más de temeridad en nuestra presentación ser mas interesante  y perder esos nervios  a hablar en público.

¡Porque no tenemos nada que perder! La naturaleza de una audiencia es responder a lo que un intérprete les da. Exija el nivel de atención y respeto que usted desea, y obtendrá más de lo que usted piensa. Hacer el compromiso de actuar como el tipo de orador que desea ser, no sólo pensar en ello.

 

Comprométase a ganar, y estará mucho más cerca de hacerlo y si utilizas estas  técnicas de oratoria de seguro lo hará.

 

Aquí hay cinco técnicas de la oratoria que haría bien en recordar al hablar en público.

 

1. Disfrute:  

Ver a un comediante en acción es ver la pura alegría de actuar ante una multitud. No hay duda. De repente, somos las personas sentadas en el salón, viendo al niño que simplemente no puede resistirse a actuar todas las partes de la historia que nos está diciendo.

 Para que el público disfrute de sus charlas, y piense que usted es un orador interesante tienen que ver que se está divirtiendo, no ofreciendo sombríamente esa presentación seria. Ellos lo verán ante todo en tu rostro. Si el lenguaje corporal no es tu fuerte. . Haga clic aquí para obtener algunos consejos sobre el lenguaje corporal una valiosa técnica de la oratoria eficaz.

 

2. Sea Flexible:  

 

Los discursos se vuelven rígidos cuando los concebimos enteramente en términos de contenido, olvidando que nuestro trabajo es reaccionar a lo que el público nos da, y asi parecer mas interesante al igual que comediantes y actores.

   

3. Adaptable:  

 

Los oradores ansiosos tienden a planear cada última oración, para ayudar a prevenir que algo salga mal. La adaptabilidad a medida que responde momento a momento a su audiencia muestra que está realmente en el mando. Y para lograr eso necesita  haber  practicado muy bien su presentación. 

 

 

4. Sea Creativo: 

 

Un buen comediante puede tomar la materia prima de una vida a menudo turbulenta y convertirla en audiencias materiales de todas las razas y clases sociales puedan identificarse.

 Sólo ese talento hace que su carrera sea digna de mención.

Usar la creatividad en nuestras propias presentaciones o discursos en persona es esencial para ser un orador interesante. Las audiencias son amortiguadas por las presentaciones de los números que no muestran ninguna chispa de la creatividad.

Al igual que un buen comediante, pregúntese qué eventos en su vida personal o privada pueden ser llevados a sus conversaciones. Probablemente hay mucho más de lo que piensas. Tanto para usted como para sus audiencias, lo personal es universal. Utilícelo para darle un pulso a las presentaciones que a menudo lo necesitan mucho.

 

 

5. Temerario: 

 

Si usted requiere un paradigma de audacia al hablar en público, tiene uno en Richard Pryor. De dolorosas experiencias personales llegó una marca confesional de comedia que no sacó golpes.

Podemos no estar en este nivel ni de transgresión ni de valentía; Pero ciertamente podemos incorporar un poco más de temeridad en nuestra presentación ser mas interesante  y perder esos nervios  a hablar en público.

¡Porque no tenemos nada que perder! La naturaleza de una audiencia es responder a lo que un intérprete les da. Exija el nivel de atención y respeto que usted desea, y obtendrá más de lo que usted piensa. Hacer el compromiso de actuar como el tipo de orador que desea ser, no sólo pensar en ello.

 

Comprométase a ganar, y estará mucho más cerca de hacerlo y si utilizas estas  técnicas de oratoria de seguro lo hará.

 

Técnicas de oratoria: Serenidad

Técnicas de oratoria: Serenidad

Técnicas de oratoria: Serenidad

Un orador que despliega serenidad o aplomo es un orador tranquilo. Está en calma y sereno porque domina la situación. La falta de serenidad, también, demuestra cierta falta de confianza. Estas dos cosas van juntas.

Aunque es deseable que el orador tenga confianza y serenidad, esto no se debe confundir con la confianza exagerada, que se manifiesta por una actitud jactanciosa o demasiado relajada.

No obstante, si usted es un orador nuevo, lo más probable es que sienta timidez a la hora de hablar en público. Puede ser que tenga verdadera nerviosidad e intranquilidad, que pudiera hacer que creyera que su presentación resultará ineficaz. Pero no tiene que ser así. La confianza y serenidad se pueden adquirir por esfuerzo diligente y si se sabe por qué faltan.

Para más mire

¿A qué se debe el que algunos oradores muestren falta de confianza?

Generalmente a una de dos razones, o a ambas.

  1. Primero, falta de preparación o punto de vista equivocado sobre la información.
  2. Segundo, una actitud negativa en cuanto a su capacidad como discursante.

¿Qué le dará confianza?

Básicamente es el conocimiento o creencia de que podrá lograr su propósito. Es la seguridad de que sí tiene las riendas de la situación y puede dominarla. Al hablar en público esto podría requerir alguna experiencia. Habiendo presentado varios discursos, usted puede estar razonablemente seguro de que éste también tendrá buen éxito.

Pero, aunque usted sea relativamente nuevo, sus primeras presentaciones deberían animarlo, y verá que pronto podrá manifestar esta cualidad a un grado razonable.

Otro requisito vital para la confianza, tenga o no experiencia, es conocer su información y tener la convicción de que tiene valor. Esto quiere decir no solo preparación cuidadosa y cabal por adelantado de su asunto, sino también preparación cuidadosa para la presentación. Si usted se da cuenta de que es para su propio adelanto, así como para instruir a las personas que asisten, se acercará a la plataforma con la actitud de que va a triunfar. Se absorberá en el asunto y se olvidará de sí mismo y de su nerviosismo.

Esto significa que debe estar convencido de todo lo que va a decir. Asegúrese de que esto sea así en su preparación. Y después que haya hecho todo lo que pueda para preparar una presentación interesante y animada, si todavía cree que a la presentación le falta colorido o está muerta, recuerde que un auditorio vivo le dará calor a su presentación. Por lo tanto, avive al auditorio con su presentación, y el interés de éste le dará a usted confianza en lo que presenta.

Tal como un médico busca síntomas de enfermedad, así su usted notará señales que indiquen inequívocamente falta de compostura. Y tal como el buen médico trabaja en la causa de su enfermedad más bien que en los síntomas, esfuércese por corregir las causas verdaderas de falta de confianza y equilibrio. No obstante, el conocer los síntomas y aprender a controlarlos le ayudará de hecho a vencer las causas subyacentes de esos síntomas. ¿Cuáles son éstos?

 Hablando en términos generales, hay dos medios de salida para las emociones restringidas o la tensión. Se pueden clasificar como evidencias físicas o corporales y manifestaciones vocales. Cuando hay alguna manifestación de éstas, decimos que a la persona le falta serenidad o aplomo apropiado.

 Serenidad en el porte físico.

La primera evidencia de serenidad, entonces, se manifiesta en su porte físico. He aquí algunas cosas que revelarán deficiencia en usted si le falta confianza. Considere primero las manos: manos enlazadas en la espalda, puestas rígidamente a los lados o agarradas firmemente del atril; manos que entran y salen repetidamente de los bolsillos, que abotonan y desabotonan una chaqueta, que se mueven sin objetivo a la mejilla, la nariz, los anteojos o gafas; ademanes incompletos; jugar con un reloj pulsera, un lápiz, un anillo o las notas. O considere un constante mover de los pies, un oscilar del cuerpo de lado a lado; o hacia atrás como el atacador de un cañón o un aflojamiento de las rodillas; el mojar frecuentemente los labios, el tragar repetidamente, la respiración rápida y somera.

 Todas estas evidencias de nerviosidad se pueden controlar o disminuir por esfuerzo consciente. Si usted hace ese esfuerzo dará una impresión de equilibrio en su porte físico. Por lo tanto, respire con naturalidad y a un ritmo uniforme, y esfuércese definitivamente por estar tranquilo. Pause antes de empezar a hablar. Su auditorio no podrá menos que responder a esto favorablemente, y esto, a su vez, le ayudará a usted a obtener la confianza que busca. Concéntrese en su material, sin pensar en el auditorio ni en usted mismo. 

Serenidad en la voz. 

Las evidencias vocales que muestran nerviosidad son un grado de elevación de la voz anormalmente alto, un temblar de la voz, un repetido aclararse de la garganta, un poco usual afinamiento del tono causado por falta de resonancia por causa de la tensión. Estos problemas y manierismos también se pueden vencer con esfuerzo diligente.

Para más mire Técnicas De La Oratoria: La Voz

 No se apresure mientras camina a la plataforma o arregla sus notas, sino esté tranquilo y feliz porque puede compartir con otros las cosas que ha preparado. Si sabe que está nervioso al empezar a hablar, entonces en la introducción tiene que hacer un esfuerzo especial para hablar más lentamente de lo usual y con un grado más bajo de elevación de la voz que el que usted cree que es normal para usted. Esto le ayudará a controlar su nerviosidad. Descubrirá que tanto el hacer ademanes como las pausas le ayudarán a tranquilizarse.

Pero no espere hasta que suba a la plataforma para poner en práctica todas estas cosas. Aprenda a estar equilibrado y en control en su habla diaria. Esto le ayudará mucho a adquirir seguridad y confianza a la hora de hablar en público. Una presentación con calma tranquilizará a su auditorio y éste podrá concentrarse en el material.

Técnicas de oratoria: Serenidad

Un orador que despliega serenidad o aplomo es un orador tranquilo. Está en calma y sereno porque domina la situación. La falta de serenidad, también, demuestra cierta falta de confianza. Estas dos cosas van juntas.

Aunque es deseable que el orador tenga confianza y serenidad, esto no se debe confundir con la confianza exagerada, que se manifiesta por una actitud jactanciosa o demasiado relajada.

No obstante, si usted es un orador nuevo, lo más probable es que sienta timidez a la hora de hablar en público. Puede ser que tenga verdadera nerviosidad e intranquilidad, que pudiera hacer que creyera que su presentación resultará ineficaz. Pero no tiene que ser así. La confianza y serenidad se pueden adquirir por esfuerzo diligente y si se sabe por qué faltan.

Para más mire

¿A qué se debe el que algunos oradores muestren falta de confianza?

Generalmente a una de dos razones, o a ambas.

  1. Primero, falta de preparación o punto de vista equivocado sobre la información.
  2. Segundo, una actitud negativa en cuanto a su capacidad como discursante.

¿Qué le dará confianza?

Básicamente es el conocimiento o creencia de que podrá lograr su propósito. Es la seguridad de que sí tiene las riendas de la situación y puede dominarla. Al hablar en público esto podría requerir alguna experiencia. Habiendo presentado varios discursos, usted puede estar razonablemente seguro de que éste también tendrá buen éxito.

Pero, aunque usted sea relativamente nuevo, sus primeras presentaciones deberían animarlo, y verá que pronto podrá manifestar esta cualidad a un grado razonable.

Otro requisito vital para la confianza, tenga o no experiencia, es conocer su información y tener la convicción de que tiene valor. Esto quiere decir no solo preparación cuidadosa y cabal por adelantado de su asunto, sino también preparación cuidadosa para la presentación. Si usted se da cuenta de que es para su propio adelanto, así como para instruir a las personas que asisten, se acercará a la plataforma con la actitud de que va a triunfar. Se absorberá en el asunto y se olvidará de sí mismo y de su nerviosismo.

Esto significa que debe estar convencido de todo lo que va a decir. Asegúrese de que esto sea así en su preparación. Y después que haya hecho todo lo que pueda para preparar una presentación interesante y animada, si todavía cree que a la presentación le falta colorido o está muerta, recuerde que un auditorio vivo le dará calor a su presentación. Por lo tanto, avive al auditorio con su presentación, y el interés de éste le dará a usted confianza en lo que presenta.

Tal como un médico busca síntomas de enfermedad, así su usted notará señales que indiquen inequívocamente falta de compostura. Y tal como el buen médico trabaja en la causa de su enfermedad más bien que en los síntomas, esfuércese por corregir las causas verdaderas de falta de confianza y equilibrio. No obstante, el conocer los síntomas y aprender a controlarlos le ayudará de hecho a vencer las causas subyacentes de esos síntomas. ¿Cuáles son éstos?

 Hablando en términos generales, hay dos medios de salida para las emociones restringidas o la tensión. Se pueden clasificar como evidencias físicas o corporales y manifestaciones vocales. Cuando hay alguna manifestación de éstas, decimos que a la persona le falta serenidad o aplomo apropiado.

Serenidad en el porte físico.

La primera evidencia de serenidad, entonces, se manifiesta en su porte físico. He aquí algunas cosas que revelarán deficiencia en usted si le falta confianza. Considere primero las manos: manos enlazadas en la espalda, puestas rígidamente a los lados o agarradas firmemente del atril; manos que entran y salen repetidamente de los bolsillos, que abotonan y desabotonan una chaqueta, que se mueven sin objetivo a la mejilla, la nariz, los anteojos o gafas; ademanes incompletos; jugar con un reloj pulsera, un lápiz, un anillo o las notas. O considere un constante mover de los pies, un oscilar del cuerpo de lado a lado; o hacia atrás como el atacador de un cañón o un aflojamiento de las rodillas; el mojar frecuentemente los labios, el tragar repetidamente, la respiración rápida y somera.

 Todas estas evidencias de nerviosidad se pueden controlar o disminuir por esfuerzo consciente. Si usted hace ese esfuerzo dará una impresión de equilibrio en su porte físico. Por lo tanto, respire con naturalidad y a un ritmo uniforme, y esfuércese definitivamente por estar tranquilo. Pause antes de empezar a hablar. Su auditorio no podrá menos que responder a esto favorablemente, y esto, a su vez, le ayudará a usted a obtener la confianza que busca. Concéntrese en su material, sin pensar en el auditorio ni en usted mismo. 

Serenidad en la voz. 

Las evidencias vocales que muestran nerviosidad son un grado de elevación de la voz anormalmente alto, un temblar de la voz, un repetido aclararse de la garganta, un poco usual afinamiento del tono causado por falta de resonancia por causa de la tensión. Estos problemas y manierismos también se pueden vencer con esfuerzo diligente.

Para más mire Técnicas De La Oratoria: La Voz

 No se apresure mientras camina a la plataforma o arregla sus notas, sino esté tranquilo y feliz porque puede compartir con otros las cosas que ha preparado. Si sabe que está nervioso al empezar a hablar, entonces en la introducción tiene que hacer un esfuerzo especial para hablar más lentamente de lo usual y con un grado más bajo de elevación de la voz que el que usted cree que es normal para usted. Esto le ayudará a controlar su nerviosidad. Descubrirá que tanto el hacer ademanes como las pausas le ayudarán a tranquilizarse.

Pero no espere hasta que suba a la plataforma para poner en práctica todas estas cosas. Aprenda a estar equilibrado y en control en su habla diaria. Esto le ayudará mucho a adquirir seguridad y confianza a la hora de hablar en público. Una presentación con calma tranquilizará a su auditorio y éste podrá concentrarse en el material.

¿Qué son las relaciones humanas?

¿Qué son las relaciones humanas?

¿Qué son las relaciones humanas?

Definición:

¿Qué son las relaciones humanas y para qué sirven?

Es la interacción que se produce entre dos o más personas. Estas pueden ser positivas o negativas. Las buenas relaciones humanas podemos definirlas como la capacidad del ser humano de llevarse bien con los demás. Cuando esto no sucede se convierten en malas relaciones humanas.

Quizás podría pensar que el éxito en el trabajo solo requiere talento en las tareas específicas del trabajo. Sin embargo, este no es el caso. Como discutiremos a lo largo de este artículo, las personas exitosas tienen las habilidades para hacer el trabajo, pero también tienen las habilidades de relaciones humanas para llevarse bien con los demás.

Para más ver: IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS

¿Por qué estudiar relaciones humanas? 

 

El estudio y la comprensión de las relaciones humanas pueden ayudarnos en nuestro lugar de trabajo y, como resultado, ayudarnos a lograr el éxito profesional. Mientras mejores sean nuestras relaciones humanas, más posibilidades tenemos de crecer profesional y personalmente. Saber cómo llevarse bien con los demás, resolver los conflictos en el lugar de trabajo, gestionar las relaciones, comunicarse bien, tomar buenas decisiones y lograr reuniones de éxito son todas habilidades que discutiremos a lo largo de una nueva serie de artículos.

Las relaciones humanas en el trabajo.

 

Imaginemos la siguiente situación John, un gerente de proyectos muy talentoso pero carente de habilidades de relaciones humanas. Si bien es capaz de planificar y ejecutar los mejores detalles para un proyecto, a nadie le gusta trabajar con él. No se esfuerza por conocer a los miembros de su equipo y se muestra hostil e inaccesible. ¿Qué tan exitoso crees que será John en su lugar de trabajo? Si bien tiene las habilidades necesarias para hacer el trabajo, no tiene las habilidades que pueden ayudarlo a sobresalir.

Se podría decir que no tiene habilidades de inteligencia emocional, es decir, la capacidad de comprender a los demás; por lo tanto, siempre puede encontrarse preguntándose por qué no tiene más éxito en el trabajo (discutiremos sobre inteligencia emocional en otro artículo).

Si bien las habilidades de gestión de proyectos son algo que podemos aprender, a los gerentes les resulta difícil contratar personas sin las habilidades de relaciones humanas.

No estamos diciendo que las habilidades no sean importantes, pero las habilidades de relaciones humanas son tan importantes como las habilidades técnicas para determinar el éxito profesional y personal. Considere las relaciones humanas en su vida personal, ya que esto es igualmente importante. Las habilidades de relaciones humanas como la comunicación y el manejo del conflicto pueden ayudarnos a crear mejores relaciones.

Por ejemplo, supongamos que Julie habla a espaldas de la gente y no cumple con sus promesas. Exhibe un lenguaje corporal que dice «aléjate de mí» y rara vez sonríe o pregunta a la gente sobre sí mismos. Es probable que Julie tenga muy pocos amigos, si es que tiene alguno. Si Julie tuviera habilidades positivas de relaciones humanas, hay muchas más posibilidades de que pueda mejorar sus relaciones personales.

 

La importancia de las relaciones humanas.

 

Podemos beneficiarnos personal y profesionalmente de las buenas habilidades de relaciones humanas, pero ¿cómo se benefician las organizaciones? Dado que las estructuras organizativas de muchas empresas dependen de que las personas trabajen juntas, las habilidades positivas de las relaciones humanas reducen los conflictos en el lugar de trabajo, lo que hace que el lugar de trabajo sea más productivo.

Al usar esas habilidades en un equipo, generalmente se produce un mejor producto y mejores ideas. En la mayoría de las empresas, para tener éxito en nuestro trabajo, debemos depender de los demás.

La importancia de las relaciones humanas es evidente en este contexto. Si las personas no pueden llevarse bien y resolver conflictos, la organización en su conjunto será menos productiva, lo que podría afectar la rentabilidad. Muchas organizaciones empoderan a sus empleados; es decir, dan libertad a los empleados para tomar decisiones sobre cómo se hace su trabajo. Esto puede crear una fuerza de trabajo más motivada, lo que resulta en relaciones humanas más positivas.
No somos solo personas que van a trabajar todos los días

La mayoría de las organizaciones emplean un enfoque de persona total. Este enfoque reconoce que una organización no solo emplea a alguien con habilidades, sino a toda la persona. Esta persona viene con prejuicios, desafíos personales, habilidades de relaciones humanas y habilidades técnicas, pero también viene con experiencias. Al observar a una persona desde esta perspectiva, una organización puede comenzar a comprender que lo que le sucede a un empleado fuera del trabajo puede afectar su desempeño laboral.

Esto se relaciona con las relaciones humanas porque no somos solo personas que van a trabajar todos los días; somos personas que vivimos nuestras vidas personales, y una afecta a la otra. Debido a esto, nuestras capacidades de relaciones humanas seguramente se verán afectadas si experimentamos desafíos en el hogar o en el trabajo.

En este artículo nos centramos en las relaciones humanas en un entorno laboral, pero futuros artículos veremos cómo aplicarlas en diferentes aspectos de nuestra vida. Pues estas relaciones positivas, tanto en el hogar como en el trabajo, nos ayudan a ser personas más redondas y felices. Esto es bueno para todos, incluida la empresa para la que trabajas.

 

¿Qué son las relaciones humanas?

Definición:
¿Qué son las relaciones humanas y para qué sirven?

Es la interacción que se produce entre dos o más personas. Estas pueden ser positivas o negativas. Las buenas relaciones humanas podemos definirlas como la capacidad del ser humano de llevarse bien con los demás. Cuando esto no sucede se convierten en malas relaciones humanas.

Quizás podría pensar que el éxito en el trabajo solo requiere talento en las tareas específicas del trabajo. Sin embargo, este no es el caso. Como discutiremos a lo largo de este artículo, las personas exitosas tienen las habilidades para hacer el trabajo, pero también tienen las habilidades de relaciones humanas para llevarse bien con los demás.

Para más ver: IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS

¿Por qué estudiar relaciones humanas? 

El estudio y la comprensión de las relaciones humanas pueden ayudarnos en nuestro lugar de trabajo y, como resultado, ayudarnos a lograr el éxito profesional. Mientras mejores sean nuestras relaciones humanas, más posibilidades tenemos de crecer profesional y personalmente. Saber cómo llevarse bien con los demás, resolver los conflictos en el lugar de trabajo, gestionar las relaciones, comunicarse bien, tomar buenas decisiones y lograr reuniones de éxito son todas habilidades que discutiremos a lo largo de una nueva serie de artículos.

Las relaciones humanas en el trabajo.

Imaginemos la siguiente situación John, un gerente de proyectos muy talentoso pero carente de habilidades de relaciones humanas. Si bien es capaz de planificar y ejecutar los mejores detalles para un proyecto, a nadie le gusta trabajar con él. No se esfuerza por conocer a los miembros de su equipo y se muestra hostil e inaccesible. ¿Qué tan exitoso crees que será John en su lugar de trabajo? Si bien tiene las habilidades necesarias para hacer el trabajo, no tiene las habilidades que pueden ayudarlo a sobresalir.

Se podría decir que no tiene habilidades de inteligencia emocional, es decir, la capacidad de comprender a los demás; por lo tanto, siempre puede encontrarse preguntándose por qué no tiene más éxito en el trabajo (discutiremos sobre inteligencia emocional en otro artículo).

Si bien las habilidades de gestión de proyectos son algo que podemos aprender, a los gerentes les resulta difícil contratar personas sin las habilidades de relaciones humanas.

No estamos diciendo que las habilidades no sean importantes, pero las habilidades de relaciones humanas son tan importantes como las habilidades técnicas para determinar el éxito profesional y personal. Considere las relaciones humanas en su vida personal, ya que esto es igualmente importante. Las habilidades de relaciones humanas como la comunicación y el manejo del conflicto pueden ayudarnos a crear mejores relaciones.

Por ejemplo, supongamos que Julie habla a espaldas de la gente y no cumple con sus promesas. Exhibe un lenguaje corporal que dice «aléjate de mí» y rara vez sonríe o pregunta a la gente sobre sí mismos. Es probable que Julie tenga muy pocos amigos, si es que tiene alguno. Si Julie tuviera habilidades positivas de relaciones humanas, hay muchas más posibilidades de que pueda mejorar sus relaciones personales.

La importancia de las relaciones humanas.

Podemos beneficiarnos personal y profesionalmente de las buenas habilidades de relaciones humanas, pero ¿cómo se benefician las organizaciones? Dado que las estructuras organizativas de muchas empresas dependen de que las personas trabajen juntas, las habilidades positivas de las relaciones humanas reducen los conflictos en el lugar de trabajo, lo que hace que el lugar de trabajo sea más productivo.

Al usar esas habilidades en un equipo, generalmente se produce un mejor producto y mejores ideas. En la mayoría de las empresas, para tener éxito en nuestro trabajo, debemos depender de los demás.

La importancia de las relaciones humanas es evidente en este contexto. Si las personas no pueden llevarse bien y resolver conflictos, la organización en su conjunto será menos productiva, lo que podría afectar la rentabilidad. Muchas organizaciones empoderan a sus empleados; es decir, dan libertad a los empleados para tomar decisiones sobre cómo se hace su trabajo. Esto puede crear una fuerza de trabajo más motivada, lo que resulta en relaciones humanas más positivas.
No somos solo personas que van a trabajar todos los días

La mayoría de las organizaciones emplean un enfoque de persona total. Este enfoque reconoce que una organización no solo emplea a alguien con habilidades, sino a toda la persona. Esta persona viene con prejuicios, desafíos personales, habilidades de relaciones humanas y habilidades técnicas, pero también viene con experiencias. Al observar a una persona desde esta perspectiva, una organización puede comenzar a comprender que lo que le sucede a un empleado fuera del trabajo puede afectar su desempeño laboral.

Esto se relaciona con las relaciones humanas porque no somos solo personas que van a trabajar todos los días; somos personas que vivimos nuestras vidas personales, y una afecta a la otra. Debido a esto, nuestras capacidades de relaciones humanas seguramente se verán afectadas si experimentamos desafíos en el hogar o en el trabajo.

En este artículo nos centramos en las relaciones humanas en un entorno laboral, pero futuros artículos veremos cómo aplicarlas en diferentes aspectos de nuestra vida. Pues estas relaciones positivas, tanto en el hogar como en el trabajo, nos ayudan a ser personas más redondas y felices. Esto es bueno para todos, incluida la empresa para la que trabajas.

 

Los 5 Mejores Consejos para Hablar en Público

Los 5 Mejores Consejos para Hablar en Público

 

 Ya sea que esté presentándose frente a colegas, impartiendo talleres o subiendo al escenario en una conferencia local o nacional, probablemente haya escuchado el mismo consejo de oratoria un millón de veces: «¡Imagínelas desnudas!».  «¡Haga contacto visual!»

En este artículo aprenderá muchas cosas más allá de «¡Imagina que están desnudos!».  Que le ayudaran a aliviar sus miedos y le permitirá involucrar realmente a las personas con las que esté hablando.

 

  

1- Recuerda: No se trata de ti

 

 

Sé que se siente como si fuera por ti. Tú eres el que viene con el tema, haciendo todo el trabajo de prepararse y caminar un poco aterrorizado por semanas con anticipación.

 Pero de esto se trata en realidad: lo que puedes enseñar a tu público.

 

Piensa menos en ti. Piensa más en ellos

Cuando quita el énfasis de usted y lo coloca en el mensaje que desea entregar, todo cambia. Prestas menos atención a lo que la gente piensa de ti y más atención a lo que puedes enseñarles. Te enfocas menos en ser «perfecto» y más en ser auténtico. Te preocupas menos por la imagen y más por la verdad.

 

Piensa menos en ti. Piensa más en ellos. Así es como los discursos más estimulantes e inspiradores cobran vida.

 

  

2- Conozca cómo se siente el miedo en su       cuerpo

 

 No importa cuántas veces medites, practiques o visualices el escenario en las semanas previas a tu evento: Tendrás miedo. Tendrás adrenalina bombeando a través de tu cuerpo. Tu lucha o huida se iniciará, y considerarás seriamente lo último.

 Tenemos tanto miedo de tener miedo, especialmente con 350 ojos en nosotros, que tratamos de curarlo antes de tiempo. Cuando la curación no funciona y terminamos en el escenario, todavía aterrorizados, entramos en pánico. Cuando entramos en pánico, gastamos tanto enfoque y energía tratando de no desmayarnos, pronunciamos discursos sobre los que no nos sentimos tan bien.

 En lugar de pasar un tiempo precioso de preparación tratando de supera

 cómo se siente el miedo en su cuerpor su miedo a hablar en público, en cambio, llegue a conocerlo. ¿Qué le sucede a tu cuerpo cuando tienes miedo? ¿Hablas súper rápido? ¿Distraerse? ¿Sientes que vas a vomitar?

 

Lea nuestros otros artículos de ayudas para los presentadores nerviosos 6 Consejos Para Calmar los Nervios al Hablar en PublicoCómo Superar un Ataque de Pánico Público.

 

Una vez que haya identificado cómo se siente el miedo en su cuerpo …

 

  3- Calma proactivamente ese miedo

 

En una entrevista Chris Anderson,director de TED, explicó que antes de un evento para el que estaba especialmente nervioso, entró en la escalera e hizo flexiones. Quemar algo de su adrenalina o energía nerviosa lo ayudó a sentirse tranquilo y seguro.

Simon Sinek, autor y orador público, dice que cuando se pone nervioso, se dice a sí mismo: «No estás nervioso, estás emocionado». Se dio cuenta de que cuando los atletas olímpicos eran entrevistados después de los eventos y le preguntaron si estaban tensos de antemano, todos respondieron que estaban emocionados, no ansiosos. Explica cómo el simple replanteamiento en su cerebro cambia su actitud hacia lo que está a punto de hacer, lo que alivia sus nervios.

Marc Randolph, cofundador de Netflix, dijo  que ya hizo suficientes discursos para saber que estará aterrorizado 15 minutos antes del evento, pero que después de dos minutos en el escenario, se pondrá cómodo. Entonces, cuando se siente nervioso, se recuerda a sí mismo que solo necesita dos minutos, y que todo saldrá bien.

 

Nadie puede decirte lo que alivia tu miedo mejor que tú. Así que conoce ese miedo tuyo, especialmente cómo se manifiesta en tu cuerpo, y luego planee incluir esas actividades reconfortantes en su preparación.

 

 

 

4- Prepárate para algunas caras no tan             amables

  

Cuando subí al escenario de un evento hace unas semanas, encontré esas caras amistosas, ya sabes, las que los expertos en asesoramiento público le dicen que elija entre la audiencia y luego se concentre en ellas. Pero esto es lo que la mayoría de la gente deja fuera de ese sabio consejo: salpicado entre las cabezas que asienten, las caras radiantes y las sonrisas alentadoras siempre aparecerán inevitablemente unas pocas personas que se verán como si quisieran que salgas del escenario inmediatamente.

 

Ya sea que hable con 40 personas o 400 personas, hay algunas caras hostiles en cada multitud.

 

 

Cualquiera que sea el motivo del desinterés, no tienes control sobre él. Si intentas gastar toda tu energía tratando de ganárselos, terminaras distraído y desinflado. En cambio, ten en mente de antemano que estas personas existen y son inevitables; planea hacer contacto visual con los rostros radiantes, que asienten y sonríen que también estarán allí.

 

  

5- No tengas miedo de improvisar

 

¿A quién le encanta escuchar a los oradores leer notas de una presentación?

A Nadie.

 

Sé que quieres asegurarte de estar preparado y no olvidar nada, pero si lees notas en voz alta durante una hora completa, tu público no se conectará contigo ni absorberá lo que estás diciendo.

 Sí, quizás se olvidé de cosas. Sí, tal vez tengas que detenerse una o dos veces para pensar en lo que quiere decir a continuación. Pero puedes entregar toda esa información de manera auténtica, centrarse en los puntos principales que quieres que la audiencia se lleve, y participar mejor con ellos estando realmente presente

.

Aquí está mi sugerencia:

Escribe tus puntos principales en tus notas.

Ten una hoja de papel con las piezas clave de información que deseas tener frente a ti.

Práctica, práctica práctica.

Y luego, cuando entras en esa etapa, incluso si tu cerebro se siente vacío, confía en que conoces el material lo suficientemente bien (porque en este punto, ¡totalmente lo haces!).

Comienza a hablar. 

 

Para saber más lee Tecnicas de la oratoria: la improvisación

Si nunca has hablado en público antes y estás esperando el «momento adecuado» para lanzarte, no hay un momento adecuado, si hay una conferencia de la empresa en la que le gustaría hablar, un evento local en el que te hayas imaginado de pie en el escenario durante años o una presentación de equipo que te gustaría liderar,¡adelante! escribe un discurso y arroja el sombrero en el ring.