CÓMO INICIAR UNA BUENA CONVERSACIÓN

CÓMO INICIAR UNA BUENA CONVERSACIÓN

CÓMO INICIAR UNA BUENA CONVERSACIÓN

Hay a quienes les entran sudores de solo pensar en tomar parte en una conversación. No se ven capaces de reunir el valor suficiente para hablar, puede que se pregunten: “¿De qué voy a hablar? ¿Cómo voy a empezar? ¿Qué diré luego?”.

Por otro lado, la gente sociable y segura de sí misma tal vez tienda a dominar la conversación. En su caso, el desafío consiste en dejar que los demás se expresen y en aprender a escuchar.

Todos nosotros, seamos tímidos, introvertidos o extrovertidos, debemos cultivar el arte de la conversación.

Gary: “Casi toda la vida he esquivado las conversaciones porque me supone menos esfuerzo. El problema radica en mi falta de confianza en mí mismo. Cuando hablo con otros, temo parecer un tonto, o que me menosprecien”.

Daniel: “Soy hablador por naturaleza. Pero, sin darme cuenta, interrumpo a los demás y monopolizo la conversación. Me percato de ello por la expresión de mi esposa, y entonces pienso para mis adentros: ¡Oh, no! Otra vez no”.

Para saber más ver: IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS

4 pasos para iniciar y mantener una buena conversación

1 – Elija un buen momento

Cuando se trata de conversar, el tiempo y el lugar son muy importantes. Si la persona está con su móvil no es un buen momento, si la persona tiene prisa no es un buen momento. En tales casos, ¡cuán cierto es el viejo dicho, “el silencio es oro”!

2 – Busque un tema en común. 

Sea observador y muestre interés, la gente reacciona bien a las palabras atentas y agradables que son sinceras. La mejor forma de iniciar una conversación es con una pregunta, preguntas para pedir consejo, ayuda, una opinión, una orientación, preguntar sobre cómo viste, lo que hace, o en el ambiente. No trate empezar de entrada con una conversación profunda.

Por ejemplo “Qué chulos están esos tenis, ¿Tendrán de mi talla?” Puede ser que la persona vea que ambos tienen intereses en común.

Pero recuerde la gente se da cuenta cuando un elogio no es sincero y es muy posible que no conversen por mucho tiempo con una persona que no es sincera. Trate de sonreír y mirar a los ojos

Para saber más ver: Uso de las preguntas al hablar en público

3 – Escuche con atención

Una conversación agradable es una ‘calle de dos direcciones.’ Sus elementos esenciales son hablar escuchar.

Cuando no presta atención a la otra persona y sólo piensa en la siguiente idea que va a expresar y su mente y mirada divagan, la persona que te responda vera que no está verdaderamente interesado en lo que te va a decir.

La conversación es un intercambio de ideas y no un monólogo. La gente valora a las personas que saben escuchar.

4 – Cuide su imagen

Su porte y la manera como viste también son importantes. Esto tiene mucho que ver con la imagen que proyecta a otras personas y lo que piensa de si mismo. Trate de tener la mejor apariencia posible, pero no exagere. Sólo vista cómodo y asegurase de que la ropa y usted estén limpios. El saber que se ves bien reducirá al mínimo el temor que pueda sentir en este respecto, y le permitirá concentrarse en la conversación.

El porte que tenga también puede contribuir a que tenga más confianza. Párase derecho… pero con naturalidad. Mantén una postura serena, no cruce los brazos ni las piernas, ni enlace las manos. Muéstrese afable y sonría. Mire amigablemente a la otra persona y asiente con la cabeza o acepte verbalmente lo que la otra persona dice.

Recuerde

El conversar no exige la aplicación de una larga lista de reglas. Siguiendo estos cuatro pasos tendrá éxito siempre el 60% de las veces, por qué recuerde que la responsabilidad no es solo suya y algunas personas no responderán a su sonrisa y saludo amistoso. No se desanime, el cultivar el arte de conversar enriquecerá su vida y alegrara a otros. Como en la música, se requiere práctica para hacerse diestro en ella. Si estamos conscientes de eso, hallaremos muchas oportunidades de hacerlo.

Pero sabemos que no es fácil empezar, por eso recomendamos practicar el arte de iniciar conversaciones en el mundo de las redes sociales en donde no es obligatorio dar la cara.

Categorias

CÓMO INICIAR UNA BUENA CONVERSACIÓN

Categorias

Hay a quienes les entran sudores de solo pensar en tomar parte en una conversación. No se ven capaces de reunir el valor suficiente para hablar, puede que se pregunten: “¿De qué voy a hablar? ¿Cómo voy a empezar? ¿Qué diré luego?”.

Por otro lado, la gente sociable y segura de sí misma tal vez tienda a dominar la conversación. En su caso, el desafío consiste en dejar que los demás se expresen y en aprender a escuchar.

Todos nosotros, seamos tímidos, introvertidos o extrovertidos, debemos cultivar el arte de la conversación.

Gary: “Casi toda la vida he esquivado las conversaciones porque me supone menos esfuerzo. El problema radica en mi falta de confianza en mí mismo. Cuando hablo con otros, temo parecer un tonto, o que me menosprecien”.

Daniel: “Soy hablador por naturaleza. Pero, sin darme cuenta, interrumpo a los demás y monopolizo la conversación. Me percato de ello por la expresión de mi esposa, y entonces pienso para mis adentros: ¡Oh, no! Otra vez no”.

Para saber más ver: IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS

4 pasos para iniciar y mantener una buena conversación

1 – Elija un buen momento

Cuando se trata de conversar, el tiempo y el lugar son muy importantes. Si la persona está con su móvil no es un buen momento, si la persona tiene prisa no es un buen momento. En tales casos, ¡cuán cierto es el viejo dicho, “el silencio es oro”!

2 – Busque un tema en común. 

Sea observador y muestre interés, la gente reacciona bien a las palabras atentas y agradables que son sinceras. La mejor forma de iniciar una conversación es con una pregunta, preguntas para pedir consejo, ayuda, una opinión, una orientación, preguntar sobre cómo viste, lo que hace, o en el ambiente. No trate empezar de entrada con una conversación profunda.

Por ejemplo “Qué chulos están esos tenis, ¿Tendrán de mi talla?” Puede ser que la persona vea que ambos tienen intereses en común.

Pero recuerde la gente se da cuenta cuando un elogio no es sincero y es muy posible que no conversen por mucho tiempo con una persona que no es sincera. Trate de sonreír y mirar a los ojos

Para saber más ver: Uso de las preguntas al hablar en público

3 – Escuche con atención

Una conversación agradable es una ‘calle de dos direcciones.’ Sus elementos esenciales son hablar escuchar.

Cuando no presta atención a la otra persona y sólo piensa en la siguiente idea que va a expresar y su mente y mirada divagan, la persona que te responda vera que no está verdaderamente interesado en lo que te va a decir.

La conversación es un intercambio de ideas y no un monólogo. La gente valora a las personas que saben escuchar.

4 – Cuide su imagen

Su porte y la manera como viste también son importantes. Esto tiene mucho que ver con la imagen que proyecta a otras personas y lo que piensa de si mismo. Trate de tener la mejor apariencia posible, pero no exagere. Sólo vista cómodo y asegurase de que la ropa y usted estén limpios. El saber que se ves bien reducirá al mínimo el temor que pueda sentir en este respecto, y le permitirá concentrarse en la conversación.

El porte que tenga también puede contribuir a que tenga más confianza. Párase derecho… pero con naturalidad. Mantén una postura serena, no cruce los brazos ni las piernas, ni enlace las manos. Muéstrese afable y sonría. Mire amigablemente a la otra persona y asiente con la cabeza o acepte verbalmente lo que la otra persona dice.

Recuerde

El conversar no exige la aplicación de una larga lista de reglas. Siguiendo estos cuatro pasos tendrá éxito siempre el 60% de las veces, por qué recuerde que la responsabilidad no es solo suya y algunas personas no responderán a su sonrisa y saludo amistoso. No se desanime, el cultivar el arte de conversar enriquecerá su vida y alegrara a otros. Como en la música, se requiere práctica para hacerse diestro en ella. Si estamos conscientes de eso, hallaremos muchas oportunidades de hacerlo.

Pero sabemos que no es fácil empezar, por eso recomendamos practicar el arte de iniciar conversaciones en el mundo de las redes sociales en donde no es obligatorio dar la cara.

IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS

IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS

IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS

Las buenas relaciones humanas juegan un papel esencial en los distintos medios que conforman nuestra sociedad y hacen que su funcionamiento sea exitoso.

Para más vea: ¿Qué son las relaciones humanas?

Las relaciones humanas en el trabajo.

Las relaciones humanas en el lugar de trabajo son una parte fundamental de lo que hace que un negocio funcione. Los empleados con frecuencia deben trabajar juntos en proyectos, comunicar ideas y proporcionar motivación para hacer las cosas. Sin una cultura de trabajo estable y acogedora, pueden surgir desafíos difíciles tanto en la logística de la gestión de los empleados como en el resultado final.

Las empresas con lugares de trabajo interesantes y una fuerza laboral bien capacitada tienen más probabilidades de retener y atraer empleados calificados, fomentar la lealtad con los clientes y adaptarse más rápidamente para satisfacer las necesidades de un mercado cambiante.

Mejora de la retención.

La calidad de las relaciones humanas es fundamental para la retención de los empleados. La retención de empleados puede parecer trivial, especialmente en un lugar de trabajo que está acostumbrado a una alta rotación de personal, pero los gerentes deben recordar que la rotación de personal es financieramente muy costosa.

Motivación y productividad.

Las buenas relaciones humanas en el lugar de trabajo proporcionan una fuente de motivación para los empleados, lo cual es importante para mantener la productividad.

Esta productividad paga beneficios financieros obvios a la empresa, ya que puede hacer más en menos tiempo y con menos costos. La construcción de relaciones, ya sea reconociendo el valor de un empleado para la empresa y la preocupación por sus necesidades, es muy importante.

Las relaciones humanas en la vida diaria.

Las personas son seres sociales. Es un rasgo innato, innegable e ineludible.

Por más que a nuestro vaquero interior le guste la idea de cabalgar solo hacia el atardecer, las personas reales no pueden prosperar de esa manera y, eventualmente, en la práctica real, se convertirán en confidentes de su caballo, automóvil o cualquier otra alternativa posible para un compañero.

Esto no son noticias de última hora, por supuesto. Incluso antes de que diversas ciencias consideraran la necesidad humana de vínculos sociales, los escritores y otros observadores de la naturaleza humana lo habían reconocido durante mucho tiempo como una verdad fundamental. Y, sin embargo, las implicaciones de esta verdad a veces pasan desapercibidas.

Todos estamos en el mismo barco: solteros, casados, viejos, jóvenes, hombres, mujeres; independientemente de la raza, la cultura o cualquier otra delineación, las buenas relaciones humanas son claves para nuestra supervivencia.

Entonces ¿Qué tan importante es la necesidad de las buenas relaciones humanas o interacciones sociales? Tan importante que venimos al mundo con ella, al igual que llegamos con una necesidad de comida y agua, ropa y refugio. Si falta alguno de estos requisitos, no prosperamos. De ahí la importancia de comprender y mejorar en las relaciones humanas en todo aspecto de nuestra vida.

IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS

Las buenas relaciones humanas juegan un papel esencial en los distintos medios que conforman nuestra sociedad y hacen que su funcionamiento sea exitoso.

Para más vea: ¿Qué son las relaciones humanas?

Las relaciones humanas en el trabajo.

Las relaciones humanas en el lugar de trabajo son una parte fundamental de lo que hace que un negocio funcione. Los empleados con frecuencia deben trabajar juntos en proyectos, comunicar ideas y proporcionar motivación para hacer las cosas. Sin una cultura de trabajo estable y acogedora, pueden surgir desafíos difíciles tanto en la logística de la gestión de los empleados como en el resultado final.

Las empresas con lugares de trabajo interesantes y una fuerza laboral bien capacitada tienen más probabilidades de retener y atraer empleados calificados, fomentar la lealtad con los clientes y adaptarse más rápidamente para satisfacer las necesidades de un mercado cambiante.

Mejora de la retención.

La calidad de las relaciones humanas es fundamental para la retención de los empleados. La retención de empleados puede parecer trivial, especialmente en un lugar de trabajo que está acostumbrado a una alta rotación de personal, pero los gerentes deben recordar que la rotación de personal es financieramente muy costosa.

Motivación y productividad.

Las buenas relaciones humanas en el lugar de trabajo proporcionan una fuente de motivación para los empleados, lo cual es importante para mantener la productividad.

Esta productividad paga beneficios financieros obvios a la empresa, ya que puede hacer más en menos tiempo y con menos costos. La construcción de relaciones, ya sea reconociendo el valor de un empleado para la empresa y la preocupación por sus necesidades, es muy importante.

Las relaciones humanas en la vida diaria.

Las personas son seres sociales. Es un rasgo innato, innegable e ineludible.

Por más que a nuestro vaquero interior le guste la idea de cabalgar solo hacia el atardecer, las personas reales no pueden prosperar de esa manera y, eventualmente, en la práctica real, se convertirán en confidentes de su caballo, automóvil o cualquier otra alternativa posible para un compañero.

Esto no son noticias de última hora, por supuesto. Incluso antes de que diversas ciencias consideraran la necesidad humana de vínculos sociales, los escritores y otros observadores de la naturaleza humana lo habían reconocido durante mucho tiempo como una verdad fundamental. Y, sin embargo, las implicaciones de esta verdad a veces pasan desapercibidas.

Todos estamos en el mismo barco: solteros, casados, viejos, jóvenes, hombres, mujeres; independientemente de la raza, la cultura o cualquier otra delineación, las buenas relaciones humanas son claves para nuestra supervivencia.

Entonces ¿Qué tan importante es la necesidad de las buenas relaciones humanas o interacciones sociales? Tan importante que venimos al mundo con ella, al igual que llegamos con una necesidad de comida y agua, ropa y refugio. Si falta alguno de estos requisitos, no prosperamos. De ahí la importancia de comprender y mejorar en las relaciones humanas en todo aspecto de nuestra vida.

¿Qué son las relaciones humanas?

¿Qué son las relaciones humanas?

¿Qué son las relaciones humanas?

Definición:

¿Qué son las relaciones humanas y para qué sirven?

Es la interacción que se produce entre dos o más personas. Estas pueden ser positivas o negativas. Las buenas relaciones humanas podemos definirlas como la capacidad del ser humano de llevarse bien con los demás. Cuando esto no sucede se convierten en malas relaciones humanas.

Quizás podría pensar que el éxito en el trabajo solo requiere talento en las tareas específicas del trabajo. Sin embargo, este no es el caso. Como discutiremos a lo largo de este artículo, las personas exitosas tienen las habilidades para hacer el trabajo, pero también tienen las habilidades de relaciones humanas para llevarse bien con los demás.

Para más ver: IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS

¿Por qué estudiar relaciones humanas? 

 

El estudio y la comprensión de las relaciones humanas pueden ayudarnos en nuestro lugar de trabajo y, como resultado, ayudarnos a lograr el éxito profesional. Mientras mejores sean nuestras relaciones humanas, más posibilidades tenemos de crecer profesional y personalmente. Saber cómo llevarse bien con los demás, resolver los conflictos en el lugar de trabajo, gestionar las relaciones, comunicarse bien, tomar buenas decisiones y lograr reuniones de éxito son todas habilidades que discutiremos a lo largo de una nueva serie de artículos.

Las relaciones humanas en el trabajo.

 

Imaginemos la siguiente situación John, un gerente de proyectos muy talentoso pero carente de habilidades de relaciones humanas. Si bien es capaz de planificar y ejecutar los mejores detalles para un proyecto, a nadie le gusta trabajar con él. No se esfuerza por conocer a los miembros de su equipo y se muestra hostil e inaccesible. ¿Qué tan exitoso crees que será John en su lugar de trabajo? Si bien tiene las habilidades necesarias para hacer el trabajo, no tiene las habilidades que pueden ayudarlo a sobresalir.

Se podría decir que no tiene habilidades de inteligencia emocional, es decir, la capacidad de comprender a los demás; por lo tanto, siempre puede encontrarse preguntándose por qué no tiene más éxito en el trabajo (discutiremos sobre inteligencia emocional en otro artículo).

Si bien las habilidades de gestión de proyectos son algo que podemos aprender, a los gerentes les resulta difícil contratar personas sin las habilidades de relaciones humanas.

No estamos diciendo que las habilidades no sean importantes, pero las habilidades de relaciones humanas son tan importantes como las habilidades técnicas para determinar el éxito profesional y personal. Considere las relaciones humanas en su vida personal, ya que esto es igualmente importante. Las habilidades de relaciones humanas como la comunicación y el manejo del conflicto pueden ayudarnos a crear mejores relaciones.

Por ejemplo, supongamos que Julie habla a espaldas de la gente y no cumple con sus promesas. Exhibe un lenguaje corporal que dice «aléjate de mí» y rara vez sonríe o pregunta a la gente sobre sí mismos. Es probable que Julie tenga muy pocos amigos, si es que tiene alguno. Si Julie tuviera habilidades positivas de relaciones humanas, hay muchas más posibilidades de que pueda mejorar sus relaciones personales.

 

La importancia de las relaciones humanas.

 

Podemos beneficiarnos personal y profesionalmente de las buenas habilidades de relaciones humanas, pero ¿cómo se benefician las organizaciones? Dado que las estructuras organizativas de muchas empresas dependen de que las personas trabajen juntas, las habilidades positivas de las relaciones humanas reducen los conflictos en el lugar de trabajo, lo que hace que el lugar de trabajo sea más productivo.

Al usar esas habilidades en un equipo, generalmente se produce un mejor producto y mejores ideas. En la mayoría de las empresas, para tener éxito en nuestro trabajo, debemos depender de los demás.

La importancia de las relaciones humanas es evidente en este contexto. Si las personas no pueden llevarse bien y resolver conflictos, la organización en su conjunto será menos productiva, lo que podría afectar la rentabilidad. Muchas organizaciones empoderan a sus empleados; es decir, dan libertad a los empleados para tomar decisiones sobre cómo se hace su trabajo. Esto puede crear una fuerza de trabajo más motivada, lo que resulta en relaciones humanas más positivas.
No somos solo personas que van a trabajar todos los días

La mayoría de las organizaciones emplean un enfoque de persona total. Este enfoque reconoce que una organización no solo emplea a alguien con habilidades, sino a toda la persona. Esta persona viene con prejuicios, desafíos personales, habilidades de relaciones humanas y habilidades técnicas, pero también viene con experiencias. Al observar a una persona desde esta perspectiva, una organización puede comenzar a comprender que lo que le sucede a un empleado fuera del trabajo puede afectar su desempeño laboral.

Esto se relaciona con las relaciones humanas porque no somos solo personas que van a trabajar todos los días; somos personas que vivimos nuestras vidas personales, y una afecta a la otra. Debido a esto, nuestras capacidades de relaciones humanas seguramente se verán afectadas si experimentamos desafíos en el hogar o en el trabajo.

En este artículo nos centramos en las relaciones humanas en un entorno laboral, pero futuros artículos veremos cómo aplicarlas en diferentes aspectos de nuestra vida. Pues estas relaciones positivas, tanto en el hogar como en el trabajo, nos ayudan a ser personas más redondas y felices. Esto es bueno para todos, incluida la empresa para la que trabajas.

 

¿Qué son las relaciones humanas?

Definición:
¿Qué son las relaciones humanas y para qué sirven?

Es la interacción que se produce entre dos o más personas. Estas pueden ser positivas o negativas. Las buenas relaciones humanas podemos definirlas como la capacidad del ser humano de llevarse bien con los demás. Cuando esto no sucede se convierten en malas relaciones humanas.

Quizás podría pensar que el éxito en el trabajo solo requiere talento en las tareas específicas del trabajo. Sin embargo, este no es el caso. Como discutiremos a lo largo de este artículo, las personas exitosas tienen las habilidades para hacer el trabajo, pero también tienen las habilidades de relaciones humanas para llevarse bien con los demás.

Para más ver: IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS

¿Por qué estudiar relaciones humanas? 

El estudio y la comprensión de las relaciones humanas pueden ayudarnos en nuestro lugar de trabajo y, como resultado, ayudarnos a lograr el éxito profesional. Mientras mejores sean nuestras relaciones humanas, más posibilidades tenemos de crecer profesional y personalmente. Saber cómo llevarse bien con los demás, resolver los conflictos en el lugar de trabajo, gestionar las relaciones, comunicarse bien, tomar buenas decisiones y lograr reuniones de éxito son todas habilidades que discutiremos a lo largo de una nueva serie de artículos.

Las relaciones humanas en el trabajo.

Imaginemos la siguiente situación John, un gerente de proyectos muy talentoso pero carente de habilidades de relaciones humanas. Si bien es capaz de planificar y ejecutar los mejores detalles para un proyecto, a nadie le gusta trabajar con él. No se esfuerza por conocer a los miembros de su equipo y se muestra hostil e inaccesible. ¿Qué tan exitoso crees que será John en su lugar de trabajo? Si bien tiene las habilidades necesarias para hacer el trabajo, no tiene las habilidades que pueden ayudarlo a sobresalir.

Se podría decir que no tiene habilidades de inteligencia emocional, es decir, la capacidad de comprender a los demás; por lo tanto, siempre puede encontrarse preguntándose por qué no tiene más éxito en el trabajo (discutiremos sobre inteligencia emocional en otro artículo).

Si bien las habilidades de gestión de proyectos son algo que podemos aprender, a los gerentes les resulta difícil contratar personas sin las habilidades de relaciones humanas.

No estamos diciendo que las habilidades no sean importantes, pero las habilidades de relaciones humanas son tan importantes como las habilidades técnicas para determinar el éxito profesional y personal. Considere las relaciones humanas en su vida personal, ya que esto es igualmente importante. Las habilidades de relaciones humanas como la comunicación y el manejo del conflicto pueden ayudarnos a crear mejores relaciones.

Por ejemplo, supongamos que Julie habla a espaldas de la gente y no cumple con sus promesas. Exhibe un lenguaje corporal que dice «aléjate de mí» y rara vez sonríe o pregunta a la gente sobre sí mismos. Es probable que Julie tenga muy pocos amigos, si es que tiene alguno. Si Julie tuviera habilidades positivas de relaciones humanas, hay muchas más posibilidades de que pueda mejorar sus relaciones personales.

La importancia de las relaciones humanas.

Podemos beneficiarnos personal y profesionalmente de las buenas habilidades de relaciones humanas, pero ¿cómo se benefician las organizaciones? Dado que las estructuras organizativas de muchas empresas dependen de que las personas trabajen juntas, las habilidades positivas de las relaciones humanas reducen los conflictos en el lugar de trabajo, lo que hace que el lugar de trabajo sea más productivo.

Al usar esas habilidades en un equipo, generalmente se produce un mejor producto y mejores ideas. En la mayoría de las empresas, para tener éxito en nuestro trabajo, debemos depender de los demás.

La importancia de las relaciones humanas es evidente en este contexto. Si las personas no pueden llevarse bien y resolver conflictos, la organización en su conjunto será menos productiva, lo que podría afectar la rentabilidad. Muchas organizaciones empoderan a sus empleados; es decir, dan libertad a los empleados para tomar decisiones sobre cómo se hace su trabajo. Esto puede crear una fuerza de trabajo más motivada, lo que resulta en relaciones humanas más positivas.
No somos solo personas que van a trabajar todos los días

La mayoría de las organizaciones emplean un enfoque de persona total. Este enfoque reconoce que una organización no solo emplea a alguien con habilidades, sino a toda la persona. Esta persona viene con prejuicios, desafíos personales, habilidades de relaciones humanas y habilidades técnicas, pero también viene con experiencias. Al observar a una persona desde esta perspectiva, una organización puede comenzar a comprender que lo que le sucede a un empleado fuera del trabajo puede afectar su desempeño laboral.

Esto se relaciona con las relaciones humanas porque no somos solo personas que van a trabajar todos los días; somos personas que vivimos nuestras vidas personales, y una afecta a la otra. Debido a esto, nuestras capacidades de relaciones humanas seguramente se verán afectadas si experimentamos desafíos en el hogar o en el trabajo.

En este artículo nos centramos en las relaciones humanas en un entorno laboral, pero futuros artículos veremos cómo aplicarlas en diferentes aspectos de nuestra vida. Pues estas relaciones positivas, tanto en el hogar como en el trabajo, nos ayudan a ser personas más redondas y felices. Esto es bueno para todos, incluida la empresa para la que trabajas.