6 Consejos para tener éxito al estudiar a distancia

6 Consejos para tener éxito al estudiar a distancia

6 Consejos para tener éxito al estudiar a distancia

Estudiar a distancia se ha convertido en la normalidad de millones de estudiantes, ahora sus casas, que se han convertido en su nuevo salón de clases.

Pero incluso en las mejores circunstancias, estudiar a distancia puede intensificar los desafíos inherentes a los entornos presenciales. Aun así, expertos y profesores en ejercicio han ofrecido indicaciones que pueden ayudar a que el aprendizaje a distancia sea lo más eficaz posible.

Aquí van algunas ideas.

1. Crear un área dedicada al estudio.

El lugar donde estudias es importante. Debe ser tranquilo, con buena luz para leer. Quieres suficiente espacio para extender tus libros y notas. Una mesa o escritorio funciona bien. Ten a la mano todo lo que necesites. Estar cómodo, pero no demasiado cómodo.

Unirse a una clase en línea desde la cama puede ser tentador, pero es importante para los ritmos de tu cerebro estudiar y aprender en otro lugar que no sea donde duermes. La idea es que estudies no que te duermas. Si en tu casa no tienes un área específica para estudiar, tal vez puedas prepararte un rinconcito en la cocina o en un dormitorio. Incluso almohadas en el suelo es una mejor opción que tu cama.

Si es posible, estudia cerca de una ventana. Las investigaciones han demostrado que la luz natural beneficia la salud, la concentración y el rendimiento.

Consulta el articulo: Como verse bien en una videollamada

2. Establece su programa diario.

Una vez que hayas establecido el área donde vas a estudiar es hora de empezar, ¡¿verdad?! No del todo. Antes de empezar, deberías hacer un plan de estudio o un horario. Esta es una forma de planificar todo el día, incluyendo el trabajo en clase, las comidas y los descansos, organiza tu día como si fueras a la escuela. Puedes ir adaptando el horario según veas.

Recuerda si no te sientes motivado, no vas a hacer nada. Planea lo que quieres hacer y ponte metas para cada día. Así será más fácil que termines tus tareas.

3. Autodisciplina.

Si bien la libertad que da estudiar a distancia es una ventaja, también puede convertirse en un inconveniente.

Si quieres tener éxito, tienes que aprender a hacer las cosas que hay que hacer, aunque no tengas ganas; no las dejes para después. Lo fácil es poner excusas y decir ‘Luego lo hago’. Pero luego no lo haces, y siempre estás corriendo”

Apégate a tu horario, trata de hacer las tareas siempre en el mismo lugar y a la misma hora.

4. Concéntrate.

Concéntrate en lo que estás estudiando y no hagas otras cosas al mismo tiempo. Si no, es más probable que cometas errores y tardarás mucho más en acabar tus tareas.

Aunque las clases sean en línea, sal del pijama o de cualquier otra prenda de vestir y ponte tu ropa normal de uso diario para las clases. Como lo harías en cualquier otro día de escuela, el hecho de prepararte para el día te ayudará a sentirte más alerta y presente.

Guarda tu teléfono. Apaga la televisión. Estas cosas te alejan de lo que estás tratando de aprender. También está bien decirles a las personas con las que vives que estás estudiando y que necesitas tiempo a solas para trabajar.

5. Haz pausas. 

Sal a caminar un rato, date una vuelta en bici o haz algo de ejercicio. Que las pausas sean cortas, pero muchas. Cansa un montón estar sentado tantas horas seguidas. Si te levantas cada cierto tiempo, es más fácil concentrarte y estar de buen humor.

No olvides beber mucha agua. Los alimentos como las nueces, las semillas, el yogur, las bayas y el pescado también ayudan a mantener la mente aguda y el cuerpo fuerte. El azúcar puede ser atractivo – especialmente el chocolate – pero demasiada azúcar te dará un choque de energía.

¿Tienes un hobby? Eso también puede ayudarte. “Pero primero termina tus tareas”, dice el libro School Power. Y añade: “El tiempo libre te sabe más libre cuando no has dejado nada a medias”

6. Colaborá con tus compañeros y busca ayuda.

Finalmente, ¡no tengas miedo de pedir ayuda! La comunicación es una de las habilidades más importantes para tener éxito en el aprendizaje a distancia.

Como no hay un profesor que nos explique día a día y compañeros con los que consultar dudas es más difícil mantenerse motivado.

Conecta con tus compañeros de clase. Puede que se te pida que respondas a los mensajes de discusión o a las indicaciones, pero encima de eso intenta conectar con tus compañeros. Hagan preguntas sobre la clase, formen grupos de estudio, trabajen juntos en las tareas. Tus compañeros, aunque distantes, son tu red para el éxito.

Acércate a tu instructor. Si no pides ayuda cuando la necesitas, te arriesgas a quedarte atrás o a no entender completamente un tema importante. Muchos instructores tienen «horas de oficina» virtuales que son una gran oportunidad para conectarse y establecer una relación. 

Recuerda

  • Crear un área dedicada al estudio. Ten a la mano todo lo que necesites. Asegúrate de que sea cómodo, pero no demasiado.
  • Establece su programa diario. Haz un plan de estudio o un horario. Organiza tu día como si fueras a la escuela. Puedes ir adaptando el horario según veas.
  • Sé disciplinado. Aprende a hacer las cosas que hay que hacer, aunque no tengas ganas.
  • Concéntrate. Concéntrate en lo que estás estudiando y no hagas otras cosas al mismo tiempo. Quita todas las cosas que podrían desconcentrarte.
  • Haz pausas. Que las pausas sean cortas, pero muchas. Si te levantas cada cierto tiempo, es más fácil concentrarte y estar de buen humor.
  • Colaborá con tus compañeros y buscá ayuda. Conecta con tus compañeros de clase. Acércate a tu instructor. Si no pides ayuda cuando la necesitas, te arriesgas a quedarte atrás o a no entender completamente un tema importante.

6 Consejos para tener éxito al estudiar a distancia

Estudiar a distancia se ha convertido en la normalidad de millones de estudiantes, ahora sus casas, que se han convertido en su nuevo salón de clases.

Pero incluso en las mejores circunstancias, estudiar a distancia puede intensificar los desafíos inherentes a los entornos presenciales. Aun así, expertos y profesores en ejercicio han ofrecido indicaciones que pueden ayudar a que el aprendizaje a distancia sea lo más eficaz posible.

Aquí van algunas ideas.

1. Crear un área dedicada al estudio.

El lugar donde estudias es importante. Debe ser tranquilo, con buena luz para leer. Quieres suficiente espacio para extender tus libros y notas. Una mesa o escritorio funciona bien. Ten a la mano todo lo que necesites. Estar cómodo, pero no demasiado cómodo.

Unirse a una clase en línea desde la cama puede ser tentador, pero es importante para los ritmos de tu cerebro estudiar y aprender en otro lugar que no sea donde duermes. La idea es que estudies no que te duermas. Si en tu casa no tienes un área específica para estudiar, tal vez puedas prepararte un rinconcito en la cocina o en un dormitorio. Incluso almohadas en el suelo es una mejor opción que tu cama.

Si es posible, estudia cerca de una ventana. Las investigaciones han demostrado que la luz natural beneficia la salud, la concentración y el rendimiento.

Consulta el articulo: Como verse bien en una videollamada

2. Establece su programa diario.

Una vez que hayas establecido el área donde vas a estudiar es hora de empezar, ¡¿verdad?! No del todo. Antes de empezar, deberías hacer un plan de estudio o un horario. Esta es una forma de planificar todo el día, incluyendo el trabajo en clase, las comidas y los descansos, organiza tu día como si fueras a la escuela. Puedes ir adaptando el horario según veas.

Recuerda si no te sientes motivado, no vas a hacer nada. Planea lo que quieres hacer y ponte metas para cada día. Así será más fácil que termines tus tareas.

3. Autodisciplina.

Si bien la libertad que da estudiar a distancia es una ventaja, también puede convertirse en un inconveniente.

Si quieres tener éxito, tienes que aprender a hacer las cosas que hay que hacer, aunque no tengas ganas; no las dejes para después. Lo fácil es poner excusas y decir ‘Luego lo hago’. Pero luego no lo haces, y siempre estás corriendo”

Apégate a tu horario, trata de hacer las tareas siempre en el mismo lugar y a la misma hora.

4. Concéntrate.

Concéntrate en lo que estás estudiando y no hagas otras cosas al mismo tiempo. Si no, es más probable que cometas errores y tardarás mucho más en acabar tus tareas.

Aunque las clases sean en línea, sal del pijama o de cualquier otra prenda de vestir y ponte tu ropa normal de uso diario para las clases. Como lo harías en cualquier otro día de escuela, el hecho de prepararte para el día te ayudará a sentirte más alerta y presente.

Guarda tu teléfono. Apaga la televisión. Estas cosas te alejan de lo que estás tratando de aprender. También está bien decirles a las personas con las que vives que estás estudiando y que necesitas tiempo a solas para trabajar.

5. Haz pausas. 

Sal a caminar un rato, date una vuelta en bici o haz algo de ejercicio. Que las pausas sean cortas, pero muchas. Cansa un montón estar sentado tantas horas seguidas. Si te levantas cada cierto tiempo, es más fácil concentrarte y estar de buen humor.

No olvides beber mucha agua. Los alimentos como las nueces, las semillas, el yogur, las bayas y el pescado también ayudan a mantener la mente aguda y el cuerpo fuerte. El azúcar puede ser atractivo – especialmente el chocolate – pero demasiada azúcar te dará un choque de energía.

¿Tienes un hobby? Eso también puede ayudarte. “Pero primero termina tus tareas”, dice el libro School Power. Y añade: “El tiempo libre te sabe más libre cuando no has dejado nada a medias”

6. Colaborá con tus compañeros y busca ayuda.

Finalmente, ¡no tengas miedo de pedir ayuda! La comunicación es una de las habilidades más importantes para tener éxito en el aprendizaje a distancia.

Como no hay un profesor que nos explique día a día y compañeros con los que consultar dudas es más difícil mantenerse motivado.

Conecta con tus compañeros de clase. Puede que se te pida que respondas a los mensajes de discusión o a las indicaciones, pero encima de eso intenta conectar con tus compañeros. Hagan preguntas sobre la clase, formen grupos de estudio, trabajen juntos en las tareas. Tus compañeros, aunque distantes, son tu red para el éxito.

Acércate a tu instructor. Si no pides ayuda cuando la necesitas, te arriesgas a quedarte atrás o a no entender completamente un tema importante. Muchos instructores tienen «horas de oficina» virtuales que son una gran oportunidad para conectarse y establecer una relación.

Recuerda

  • Crear un área dedicada al estudio. Ten a la mano todo lo que necesites. Asegúrate de que sea cómodo, pero no demasiado.
  • Establece su programa diario. Haz un plan de estudio o un horario. Organiza tu día como si fueras a la escuela. Puedes ir adaptando el horario según veas.
  • Sé disciplinado. Aprende a hacer las cosas que hay que hacer, aunque no tengas ganas.
  • Concéntrate. Concéntrate en lo que estás estudiando y no hagas otras cosas al mismo tiempo. Quita todas las cosas que podrían desconcentrarte.
  • Haz pausas. Que las pausas sean cortas, pero muchas. Si te levantas cada cierto tiempo, es más fácil concentrarte y estar de buen humor.
  • Colaborá con tus compañeros y buscá ayuda. Conecta con tus compañeros de clase. Acércate a tu instructor. Si no pides ayuda cuando la necesitas, te arriesgas a quedarte atrás o a no entender completamente un tema importante.
¿Qué son las relaciones humanas?

¿Qué son las relaciones humanas?

¿Qué son las relaciones humanas?

Definición:

¿Qué son las relaciones humanas y para qué sirven?

Es la interacción que se produce entre dos o más personas. Estas pueden ser positivas o negativas. Las buenas relaciones humanas podemos definirlas como la capacidad del ser humano de llevarse bien con los demás. Cuando esto no sucede se convierten en malas relaciones humanas.

Quizás podría pensar que el éxito en el trabajo solo requiere talento en las tareas específicas del trabajo. Sin embargo, este no es el caso. Como discutiremos a lo largo de este artículo, las personas exitosas tienen las habilidades para hacer el trabajo, pero también tienen las habilidades de relaciones humanas para llevarse bien con los demás.

Para más ver: IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS

¿Por qué estudiar relaciones humanas? 

 

El estudio y la comprensión de las relaciones humanas pueden ayudarnos en nuestro lugar de trabajo y, como resultado, ayudarnos a lograr el éxito profesional. Mientras mejores sean nuestras relaciones humanas, más posibilidades tenemos de crecer profesional y personalmente. Saber cómo llevarse bien con los demás, resolver los conflictos en el lugar de trabajo, gestionar las relaciones, comunicarse bien, tomar buenas decisiones y lograr reuniones de éxito son todas habilidades que discutiremos a lo largo de una nueva serie de artículos.

Las relaciones humanas en el trabajo.

 

Imaginemos la siguiente situación John, un gerente de proyectos muy talentoso pero carente de habilidades de relaciones humanas. Si bien es capaz de planificar y ejecutar los mejores detalles para un proyecto, a nadie le gusta trabajar con él. No se esfuerza por conocer a los miembros de su equipo y se muestra hostil e inaccesible. ¿Qué tan exitoso crees que será John en su lugar de trabajo? Si bien tiene las habilidades necesarias para hacer el trabajo, no tiene las habilidades que pueden ayudarlo a sobresalir.

Se podría decir que no tiene habilidades de inteligencia emocional, es decir, la capacidad de comprender a los demás; por lo tanto, siempre puede encontrarse preguntándose por qué no tiene más éxito en el trabajo (discutiremos sobre inteligencia emocional en otro artículo).

Si bien las habilidades de gestión de proyectos son algo que podemos aprender, a los gerentes les resulta difícil contratar personas sin las habilidades de relaciones humanas.

No estamos diciendo que las habilidades no sean importantes, pero las habilidades de relaciones humanas son tan importantes como las habilidades técnicas para determinar el éxito profesional y personal. Considere las relaciones humanas en su vida personal, ya que esto es igualmente importante. Las habilidades de relaciones humanas como la comunicación y el manejo del conflicto pueden ayudarnos a crear mejores relaciones.

Por ejemplo, supongamos que Julie habla a espaldas de la gente y no cumple con sus promesas. Exhibe un lenguaje corporal que dice «aléjate de mí» y rara vez sonríe o pregunta a la gente sobre sí mismos. Es probable que Julie tenga muy pocos amigos, si es que tiene alguno. Si Julie tuviera habilidades positivas de relaciones humanas, hay muchas más posibilidades de que pueda mejorar sus relaciones personales.

 

La importancia de las relaciones humanas.

 

Podemos beneficiarnos personal y profesionalmente de las buenas habilidades de relaciones humanas, pero ¿cómo se benefician las organizaciones? Dado que las estructuras organizativas de muchas empresas dependen de que las personas trabajen juntas, las habilidades positivas de las relaciones humanas reducen los conflictos en el lugar de trabajo, lo que hace que el lugar de trabajo sea más productivo.

Al usar esas habilidades en un equipo, generalmente se produce un mejor producto y mejores ideas. En la mayoría de las empresas, para tener éxito en nuestro trabajo, debemos depender de los demás.

La importancia de las relaciones humanas es evidente en este contexto. Si las personas no pueden llevarse bien y resolver conflictos, la organización en su conjunto será menos productiva, lo que podría afectar la rentabilidad. Muchas organizaciones empoderan a sus empleados; es decir, dan libertad a los empleados para tomar decisiones sobre cómo se hace su trabajo. Esto puede crear una fuerza de trabajo más motivada, lo que resulta en relaciones humanas más positivas.
No somos solo personas que van a trabajar todos los días

La mayoría de las organizaciones emplean un enfoque de persona total. Este enfoque reconoce que una organización no solo emplea a alguien con habilidades, sino a toda la persona. Esta persona viene con prejuicios, desafíos personales, habilidades de relaciones humanas y habilidades técnicas, pero también viene con experiencias. Al observar a una persona desde esta perspectiva, una organización puede comenzar a comprender que lo que le sucede a un empleado fuera del trabajo puede afectar su desempeño laboral.

Esto se relaciona con las relaciones humanas porque no somos solo personas que van a trabajar todos los días; somos personas que vivimos nuestras vidas personales, y una afecta a la otra. Debido a esto, nuestras capacidades de relaciones humanas seguramente se verán afectadas si experimentamos desafíos en el hogar o en el trabajo.

En este artículo nos centramos en las relaciones humanas en un entorno laboral, pero futuros artículos veremos cómo aplicarlas en diferentes aspectos de nuestra vida. Pues estas relaciones positivas, tanto en el hogar como en el trabajo, nos ayudan a ser personas más redondas y felices. Esto es bueno para todos, incluida la empresa para la que trabajas.

 

¿Qué son las relaciones humanas?

Definición:
¿Qué son las relaciones humanas y para qué sirven?

Es la interacción que se produce entre dos o más personas. Estas pueden ser positivas o negativas. Las buenas relaciones humanas podemos definirlas como la capacidad del ser humano de llevarse bien con los demás. Cuando esto no sucede se convierten en malas relaciones humanas.

Quizás podría pensar que el éxito en el trabajo solo requiere talento en las tareas específicas del trabajo. Sin embargo, este no es el caso. Como discutiremos a lo largo de este artículo, las personas exitosas tienen las habilidades para hacer el trabajo, pero también tienen las habilidades de relaciones humanas para llevarse bien con los demás.

Para más ver: IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS

¿Por qué estudiar relaciones humanas? 

El estudio y la comprensión de las relaciones humanas pueden ayudarnos en nuestro lugar de trabajo y, como resultado, ayudarnos a lograr el éxito profesional. Mientras mejores sean nuestras relaciones humanas, más posibilidades tenemos de crecer profesional y personalmente. Saber cómo llevarse bien con los demás, resolver los conflictos en el lugar de trabajo, gestionar las relaciones, comunicarse bien, tomar buenas decisiones y lograr reuniones de éxito son todas habilidades que discutiremos a lo largo de una nueva serie de artículos.

Las relaciones humanas en el trabajo.

Imaginemos la siguiente situación John, un gerente de proyectos muy talentoso pero carente de habilidades de relaciones humanas. Si bien es capaz de planificar y ejecutar los mejores detalles para un proyecto, a nadie le gusta trabajar con él. No se esfuerza por conocer a los miembros de su equipo y se muestra hostil e inaccesible. ¿Qué tan exitoso crees que será John en su lugar de trabajo? Si bien tiene las habilidades necesarias para hacer el trabajo, no tiene las habilidades que pueden ayudarlo a sobresalir.

Se podría decir que no tiene habilidades de inteligencia emocional, es decir, la capacidad de comprender a los demás; por lo tanto, siempre puede encontrarse preguntándose por qué no tiene más éxito en el trabajo (discutiremos sobre inteligencia emocional en otro artículo).

Si bien las habilidades de gestión de proyectos son algo que podemos aprender, a los gerentes les resulta difícil contratar personas sin las habilidades de relaciones humanas.

No estamos diciendo que las habilidades no sean importantes, pero las habilidades de relaciones humanas son tan importantes como las habilidades técnicas para determinar el éxito profesional y personal. Considere las relaciones humanas en su vida personal, ya que esto es igualmente importante. Las habilidades de relaciones humanas como la comunicación y el manejo del conflicto pueden ayudarnos a crear mejores relaciones.

Por ejemplo, supongamos que Julie habla a espaldas de la gente y no cumple con sus promesas. Exhibe un lenguaje corporal que dice «aléjate de mí» y rara vez sonríe o pregunta a la gente sobre sí mismos. Es probable que Julie tenga muy pocos amigos, si es que tiene alguno. Si Julie tuviera habilidades positivas de relaciones humanas, hay muchas más posibilidades de que pueda mejorar sus relaciones personales.

La importancia de las relaciones humanas.

Podemos beneficiarnos personal y profesionalmente de las buenas habilidades de relaciones humanas, pero ¿cómo se benefician las organizaciones? Dado que las estructuras organizativas de muchas empresas dependen de que las personas trabajen juntas, las habilidades positivas de las relaciones humanas reducen los conflictos en el lugar de trabajo, lo que hace que el lugar de trabajo sea más productivo.

Al usar esas habilidades en un equipo, generalmente se produce un mejor producto y mejores ideas. En la mayoría de las empresas, para tener éxito en nuestro trabajo, debemos depender de los demás.

La importancia de las relaciones humanas es evidente en este contexto. Si las personas no pueden llevarse bien y resolver conflictos, la organización en su conjunto será menos productiva, lo que podría afectar la rentabilidad. Muchas organizaciones empoderan a sus empleados; es decir, dan libertad a los empleados para tomar decisiones sobre cómo se hace su trabajo. Esto puede crear una fuerza de trabajo más motivada, lo que resulta en relaciones humanas más positivas.
No somos solo personas que van a trabajar todos los días

La mayoría de las organizaciones emplean un enfoque de persona total. Este enfoque reconoce que una organización no solo emplea a alguien con habilidades, sino a toda la persona. Esta persona viene con prejuicios, desafíos personales, habilidades de relaciones humanas y habilidades técnicas, pero también viene con experiencias. Al observar a una persona desde esta perspectiva, una organización puede comenzar a comprender que lo que le sucede a un empleado fuera del trabajo puede afectar su desempeño laboral.

Esto se relaciona con las relaciones humanas porque no somos solo personas que van a trabajar todos los días; somos personas que vivimos nuestras vidas personales, y una afecta a la otra. Debido a esto, nuestras capacidades de relaciones humanas seguramente se verán afectadas si experimentamos desafíos en el hogar o en el trabajo.

En este artículo nos centramos en las relaciones humanas en un entorno laboral, pero futuros artículos veremos cómo aplicarlas en diferentes aspectos de nuestra vida. Pues estas relaciones positivas, tanto en el hogar como en el trabajo, nos ayudan a ser personas más redondas y felices. Esto es bueno para todos, incluida la empresa para la que trabajas.