Cómo Superar un Ataque de Pánico Público

Cómo Superar un Ataque de Pánico Público

 

Saber cómo superar un ataque de pánico es una habilidad MUY importante al hablar en público.

¿Padece ataques de pánico en público? Aquí hay 5 maneras de gran alcance para poner en práctica en el momento y ser un presentador exitoso.

Si usted sufre de ataques de pánico debido a hablar en público, usted sabe lo devastador que tales ataques pueden ser. A pesar de los mejores esfuerzos en la reestructuración cognitiva, usted no puede pensar en una salida de tal situación.

Tal vez la comprensión de que realmente sabes estas cosas no ayuda. Cuando su valor parece estar disolviéndose como el azúcar en el té, el conocimiento del tema solo e incluso una preparación adecuada no es suficiente para sacarte del agua caliente.

No se sorprenderá al saber que los intérpretes de teatro saben las mejores técnicas del mundo para superar el miedo escénico. ¿Por qué no utilizar estos enfoques basados ​​en el teatro para hacer frente a su propio miedo y ataques de pánico? Conviértase   en un orador excelente. Lea nuestro otro artículo  de trucos esenciales para los presentadores nerviosos, «Cómo calmar sus nervios antes de hablar.»

Saber cómo superar un ataque de pánico implica corregir su pensamiento.

 

 

Usted contribuye a su propia ansiedad de hablar en público.

¿El escenario siguiente resuena con usted?

¡Hoy es el día de su gran presentación! Y así como lo has sabido durante meses, pasaría, estás muy nervioso.

Al entrar en el vestíbulo, los síntomas físicos familiares comienzan: Su corazón se siente como un colibrí, y usted está respirando tan profundamente como un ratón. Estás caminando sobre las piernas que se han convertido a goma.

Ahora que estás aquí, son tus manos: puedes verlas temblar al recoger el click de PowerPoint. Oh, y sí, todo el mundo está notando eso, seguro.

UH oh. Usted acaba de hacer sus comentarios de apertura y SU VOZ SUENA TEMBLOROSA. Sabes que todo el mundo también lo oye. No puedes dejar de pensar que todo el mundo en el edificio ahora sabe que estás aterrorizado de hablar en público.

Y ahora surge un nuevo pensamiento que induce al pánico: vas a olvidarlo todo. Todos esos maravillosos puntos de conversación que has estado preparando. . . ¡Su mente se está quedando en blanco de repente!

Tienes que salir de aquí! Pero usted no puede hacer eso porque el CEO está sentado allí

mismo en la primera fila esta presentación es muy importante. Estás atrapado.

No hay manera de salir.

Ahora estás en la

olla a presión.

«Siente la presión!»

Y a través de toda esta miseria, se supone que debe permanecer equilibrado y profesional:

 

 

 

¿Qué vas a hacer? ¿Qué puedes hacer?

 

Si te encuentras en esta mala suerte, o algo así, hay ayuda disponible. Pruebe mis 5 técnicas para lidiar con un ataque de pánico al  hablar en público que se describen a continuación.

Estos son arreglos rápidos que pueden ser notablemente eficaces en los últimos momentos antes de hablar cuando más lo necesitan. ¡Guarde esta lista y consérvela con usted si usted se encuentra añorando desaparecer justo antes de que tenga que hablar!

Pero antes de que usted haga cualquier cosa, comience a respirar más lentamente y profundamente.

  

Ahora, proceda con estos 5 pasos:

 

 

1-    Calmar la respiración

 

Un ataque de pánico suelen ir acompañado de hiperventilación. A fin de relajar la respiración, pruebe este ejercicio antes de subir al escenario:

  • Siéntate en un lugar cómodo.
  • Relaja todo el cuerpo los brazos, las piernas, el tronco y la cabeza.
  • Una vez hecho esto, coloca una mano sobre la boca del estómago y toma aire lentamente (por 3 segundos).
  • Se consciente de cómo tus pulmones se llenan de aire. La concentración es muy importante para ello. Siente que el vientre se hincha.
  • Mantén el aire dentro de tus pulmones contando hasta tres.
  • Expira el aire en forma lenta por la boca. Tardarás alrededor de 4 segundos, hasta que sientas que has vaciado tus pulmones, y tu vientre se ha deshinchado.
  • Repite está técnica en tres oportunidades.

 

2-    Calmar el pensamiento.

 

‘¿Y si me desplomo?’ ‘¿Y si me olvido de todo?’ ‘¿Y si los demás lo notan?’ Las ideas catastrofistas estimulan el pánico. Dado que estas ideas suelen referirse a desastres futuros o ataques pasados, trate de concentrarse en la situación actual.

 

“Concentrarse en lo inmediato calma instantáneamente”, señala el doctor Alan Goldstein. Hay quien recomienda llevar una goma elástica en la muñeca. Cuando se le ocurran ideas catastrofistas, dése un gomazo y dígase: “¡Alto!”. Interrumpa la ansiedad antes de que pueda degenerar en pánico.

 

3-    Calmar las reacciones

 

Si le sobreviene un ataque de pánico, no luche con él. Es solo una sensación, y las sensaciones no tienen por qué hacerle daño. Imagínese que está junto al mar contemplando las olas, que se forman, alcanzan su altura máxima y se extinguen. El pánico actúa igual. En vez de luchar con la ola, deslícese sobre ella; de seguro pasará.

El pánico es un bravucón. Provóquelo y le atacará; déjelo tranquilo y posiblemente se irá. El doctor R. Reid Wilson explica que las técnicas calmantes “no pretenden ‘combatir’ mejor el pánico ni ‘disiparlo’ en el acto; deben verse como maneras de pasar el tiempo cuando el pánico trata de pelear con uno”.

 

 

4-    Abra la Puerta Emocional:

 

En lugar de huir mentalmente de la situación de habla, aceptarla y abrirse a ella. Cerrarte emocionalmente y bloquear tus emociones es parte de lo que te hizo frágil.

En su lugar, estar plenamente presente en este momento de su vida. Viva y disfrute.

 

 

 

5-    Relajación / Animación Facial:

 

Permita que su cara se vaya completamente floja, desprovista de cualquier animación; sin vida. Ahora permite que tu personalidad fluya hacia tu cara. Debe sentirse relajado y energizado después de su breve «descanso».

Busque cualquier excusa para moverse a otro lugar: una tarea, una persona, el baño, o para comprobar los arreglos en el escenario. El concepto de «cognición encarnada» dice Que el movimiento en sí mismo ayuda a pensar y usted disipa parte de su energía nerviosa.

Recuerde que su mente está buscando una escotilla de escape Pero usted no necesita escapar. Simplemente tiene que estar presente con el fin de conectarse con su audiencia. Y eso es una tarea imposible si usted está ocupado ocultándose  en un armario mental.

 

  

6 Consejos Para Calmar los Nervios al Hablar en Público

6 Consejos Para Calmar los Nervios al Hablar en Público

 

Linda necesita hablar con la Junta de Síndicos – ella se siente en desacuerdo sobre sobre el camino que quieren construir a través de su barrio y quiere expresar su opinión, pero algo la está parando. ¡Ella tiene la ansiedad de los oradores!

Por desgracia, es muy común. Pero cuando usted se preocupa por un problema, no puede dejar que el nerviosismo o la ansiedad le impida participar.

Si estás en el PTA, se le puede pedir a hablar acerca de una próxima recaudación de fondos. Se le puede pedir a formar parte del servicio o para enseñar una clase. Aunque es posible que no se considera un orador público, todos tenemos momentos en los que tenemos que hablar y ser escuchado en nuestras comunidades no deje que el miedo a hablar en publico lo venza . >

Hoy, voy a cubrir 6 consejos para calmar los nervios antes de hablar frente a un grupo:

 

Consejo # 1: Manténgase hidratado

 

Hace años, fui a la corte de reclamos con un amigo. Tan pronto como empezó a hablar, su lengua y los labios se lmantengase hidratadoe secaron y se puso blanco. ¡Era tan incómodo de ver el luchaba por hablar con el juez a través de sus pocas frases! Más tarde me enteré de que la boca seca, también conocida como boca de algodón, es un verdadero signo de la ansiedad y la persona que lo experimenta sufre mucho.

¿El secreto?
Mantente hidratado. Beba mucha agua antes de hablar. Mantenga su botella de agua con usted en todo momento. Me parece que cuando más nervioso estoy, más agua que necesito.

 

 

Consejo # 2: Ejercicio de mantener la calma

 

Si sabe cuándo hablara públicamente, planificar un buen entrenamiento temprano en el día. Incluso un rápido paseo realmente puede ayudar a reducir los nervios. Según los investigadores de the Mayo Clinic , el ejercicio puede aliviar la ansiedad por la liberación de endorfinas que te hacen sentir mejor. El ejercicio también aumenta la temperatura corporal, que puede tener un efecto calmante. Se le distrae de sus preocupaciones y le ayuda a sentirse más seguro. Incluso la interacción social de sonreír a alguien al caminar o saludar a alguien en el gimnasio puede ayudar a calmar los nervios.

 

Consejo # 3:  Use la Imaginación, visualización, Reírse Justo antes de hablar

 

A veces no nos damos cuenta que estamos nerviosos hasta justo antes de que sea nuestro turno de hablar. Es posible que se sienta tranquilo y preparado hasta justo antes de su nombre se llama. Si usted está fuera de la vista, puede probar métodos tales como hacer una gran sonrisa, diciéndose a sí mismo una broma o tomar grandes respiraciones profundas. Si está a la vista, usar el cerebro para calmarse. Trate de usar la visualización o la respiración discreta, en el fondo. Siempre manteniendo una sonrisa en su cara.

tecnicas de la oratoria

Si usted va a utilizar estos métodos, necesita planificar el futuro. Así es como crea su escenario de visualización antes de que lo necesite. Imagínese caminando hasta el podio, sonriendo, con calma dando su discurso, y luego visualizar el resultado que desea después, como gente que viene a ser voluntario o felicitarle por su discurso apasionado. Tal vez traer una lista de chistes y unas cuantas fotos que te hacen sonreír con usted esto lo ayudara a calmar los nervios.

 

Consejo # 4: Hacer una pausa y calmar  los nervios

 

¿Alguna vez ha tenido un caso de nerviosismo le dio justo en el medio de un discurso o el rendimiento? Al principio de mi carrera yo estaba en el medio de una presentación, y mi pierna empezó a temblar. No estoy seguro de lo que parecía a la audiencia, pero yo la sentí violenta e incontrolable. No tenía ni idea de qué hacer, por lo que fue un momento difícil.

respira profundo

Este habría sido un buen momento para tomar un par de respiraciones profundas rápidas, para encontrar un lugar para hacer una pausa, y para asegurarse de que estaba sonriendo. Es mejor tomar una pausa rápida para reagruparse que dejar que los síntomas se acumulan. Respire profundo, cambie de posición, y si parece oportuno hacer una pequeña broma y hacer reír al público y quitar el foco de usted.

 

Consejo # 5: Abrazar la Energía

 

La energía nerviosa no es siempre una mala cosa. De hecho, las investigaciones han demostrado que el estrés bueno nos ayuda a centrarnos y nos ayuda a pensar con más claridad. Conseguir el bombeo de la sangre agudiza su arena sentidos te hace más consciente de lo que está sucediendo a tu alrededor.

Usar esa energía extra para atraer a su público, y para mostrar su pasión. Van a estar más dispuestos a interactuar con usted. Si usted siente que tiene demasiada energía, algunas personas le gusta a propósito en el escenario. ¡Sólo tenga cuidado de no caminar de un lado a otro como un tigre enjaulado!

 

Consejo # 6: Prepárese

 

Hasta ahora, todo lo que se ha tratado es de calmarnos a nosotros mismos físicamente hacia abajo. Pero si no se está preparado para su discurso, va a terminar estresado y ansioso de antemano. Asegúrese de saber lo que vas a decir. Después práctica. Practique su introducción, más que cualquier otra parte para que pueda relajarspreparacion calma los nervios e y concentrarse en la audiencia en lugar de a sí mismo.

 

Si es posible, encontrar un entrenador para practicar con (pista, pista). De lo contrario un amigo o miembro de la familia puede ser su público. Incluso gravarse en video o audio y luego repasar esa grabación hace la diferencia. No deje que su presentación pública sea la primera vez que ha dado su discurso en voz alta. En el momento en que la des, debe ser cómodo con la entrega.

 

Aquí está el resultado final, todo el mundo siente cierta ansiedad antes de un discurso. Utilice estas técnicas de la oratoria para calmar sus nervios y no deje que los nervios  lo paren de hablar en público.

future forex, trading forex ,grid trading forex, tading forex, trading uk spot forex ,trading simulated, forex trading ,best forex trading ,websites cfd trading,

 

 

 

Técnicas De La Oratoria: La Voz

Técnicas De La Oratoria: La Voz

Técnicas De La Oratoria: La Voz

Porque es importante tener una buena voz

A la gente le influye mucho no solo lo que se dice sino cómo se dice. Cuando la gente le oye hablar saca conclusiones en cuanto a la clase de persona que es usted. Si una voz es agradable, cálida y amigable, ¿no es verdad que se siente más inclinado a escucharla que si es fría o áspera?

Una buena voz ayuda a los oyentes a relajarse y a escuchar con agrado. Una voz de mala calidad estorba la comunicación y puede frustrar tanto al orador como al auditorio.

Para más ver: Como hablar con claridad

Si usted habla en público, su voz puede hacer que un auditorio reaccione favorable o desfavorablemente hacia usted. Piense en los diversos oradores que ha escuchado. ¿Lo mantuvo atento el orador de voz débil y aguda? ¿Le infundió confianza el orador de la voz temblorosa y corto de respiración? ¿No es verdad que lo impresionó más favorablemente el orador de voz clara, plena y fuerte que tenía modulación?

Esto no quiere decir que el modo de decir las cosas es más importante que lo que se dice. ¡De ninguna manera! Es mejor oír la verdad dicha con una voz fría o desagradable que mentiras habladas en voz suave. Pero la verdad dicha con una voz agradable y atractiva sin duda será más eficaz que si se dice con un tono de voz desagradable.

De modo que si usted es orador público tiene muy buenas razones para mejorar su voz. Pero ¿Cómo hacerlo?

Para empezar, es importante reconocer que las características de la voz varían de una persona a otra. Su objetivo no debe ser conseguir una voz igual a la de otra persona, sino aprovechar las posibilidades de la suya propia, con sus cualidades distintivas.

COMO MEJORAR

1- Escúchese

Aunque usted mismo se escucha todos los días, no se escucha de la manera que otros lo escuchan. Las vibraciones que su voz produce en su cuerpo hacen que su voz suene para usted diferente de como suena para otros que solo oyen el sonido que les llega a través del aire. Por lo general una persona, al oír una grabación de su voz por primera vez, dice con incredulidad: “¿Es ésa mi voz? ¡Mi voz no suena así!”

Para más ver: Importancia del Volumen al Hablar en Público.

De modo que para oírse usted mismo como otros realmente lo oyen, haga una grabación de su voz en situaciones que incluyan conversación, lectura en voz alta y una presentación pública. Vea si la voz que usted oye refleja la personalidad que a usted le parece tener. Note si es agradable y fácil de escuchar. ¿Es suficientemente fuerte, o demasiado fuerte? ¿Son claros los tonos y las palabras? ¿Es suficientemente amplio el alcance del tono? ¿Suena fingida la voz? ¿Es una voz que a usted le gustaría escuchar? Después de oírla usted podrá determinar mejor en qué habrá de trabajar para mejorarla.

2- Respire con el diafragma

Para mejorar la voz lo primero que necesita es controlar la respiración. Para tonos firmes y suaves de volumen adecuado, se necesita un buen abastecimiento constante de aire bien controlado.

Esto se logra respirando con el diafragma, no en la parte superior de los pulmones como lo hacen la mayoría de las personas, como resultado de esto cuando hablan rápidamente tienen que jadear por aire. Esto porque a pesar de lo que parece la zona más amplia de los pulmones no se halla en la parte superior del pecho (que parece mayor debido a los huesos de los hombros) sino justo encima del diafragma. Este es un músculo fuerte y curvo que actúa como una bomba, ayudando a los pulmones a halar hacia dentro aire fresco y empujar hacia fuera el aire usado.

Para practicar este tipo de respiración debe pararse erguido, inspirar profundamente, exhalar gradual, lenta y suavemente diciendo el mayor número posible de letras del alfabeto o contando hasta la cifra más elevada que pueda con una sola exhalación. También puede practicar por medio de leer en voz alta.

Un orador o cantante entrenado puede usar su voz por horas sin forzarla debido a que mantiene relajados los músculos de la garganta. Obtiene la fuerza que necesita confiando en la fuerte columna de aire que resulta de utilizar su poderoso músculo del diafragma. Haciendo esto, un cantante de ópera puede cantar intermitentemente durante dos o tres horas con un volumen que llena un auditorio, y sin enronquecer.

Para saber más como para mejorar la respiración diafragmática ver: Técnicas de respiración: respiración diafragmática

3- Relájese

Para resolver la mayoría de los problemas que tienen que ver con la voz hay un remedio sencillo… ¡tranquilícese! Es verdaderamente sorprendente lo mucho que se puede mejorar al aprender a mantenerse tranquilo o relajado al hablar. El tono de la voz cambia cuando los músculos de la garganta se tensan o relajan, tal como el tono de una cuerda de guitarra o de violín varía según esta se estire o se afloje. Al relajar las cuerdas vocales, el tono se hace más grave. La relajación de los músculos de la garganta también ayuda a mantener abiertas las vías nasales, lo cual tiene un efecto importante en la calidad de la voz, conseguirá hablar a un público numeroso sin tener que forzar la voz.

Si usted tiene el hábito de hablar con los labios y las mandíbulas apretados debe practicar ejercicios que los hagan más flexibles. Con la práctica usted también puede mejorar la articulación de modo que sus palabras salgan claras. Un buen ejercicio es leer en voz alta. Mientras lo haga, pronuncie correctamente cada palabra y haga resonar cada una cuidadosamente. Pero tenga cuidado de que esa no se convierta en su forma de hablar cotidiana.

Si usted no abre la boca, sino que habla con los dientes entrecerrados y los labios apretados, no puede tener buena resonancia y una voz agradable. Este hábito también hace difícil entender lo que usted dice. Al abrir la boca puede hacerse más audible con menos esfuerzo y puede producir tonos claros y plenos.

Siempre que hablamos tenemos un mensaje que transmitir. Asegúrese de que su voz armonice con su mensaje. Con estas técnicas podrá modular y articular la voz debidamente y expresar los sentimientos con sus diferentes matices y conseguirá hablar a un público numeroso sin tener que forzar la voz. Su voz es casi infinitamente flexible en transmitir significado y emoción a los oyentes. Si hace uso consciente y eficaz de ella, Alcanzará a la gente en formas emocionalmente que simplemente no son posibles de otra manera.

EJERCICIOS:

1) Practique todos los días durante unos minutos la respiración llenando de aire la parte inferior de los pulmones.

2) Relaje conscientemente los músculos de la garganta mientras habla.

3) Pararse erguido, inspire profundamente, exhale gradual, lenta y suavemente diciendo el mayor número posible de letras del alfabeto o contando hasta la cifra más elevada que pueda con una sola exhalación.

4) Pronuncie las vocales, alargándolas con la garganta abierta, la quijada relajada y poco volumen.

Siempre que hablamos tenemos un mensaje que transmitir. Asegúrese de que su voz armonice con su mensaje. Con estas técnicas podrá modular y articular la voz debidamente y expresar los sentimientos con sus diferentes matices y conseguirá hablar a un público numeroso sin tener que forzar la voz. Su voz es casi infinitamente flexible en transmitir significado y emoción a los oyentes. Si hace uso consciente y eficaz de ella, alcanzará a la gente en formas emocionalmente que simplemente no son posibles de otra manera.

Técnicas De La Oratoria: La Voz

Porque es importante tener una buena voz

A la gente le influye mucho no solo lo que se dice sino cómo se dice. Cuando la gente le oye hablar saca conclusiones en cuanto a la clase de persona que es usted. Si una voz es agradable, cálida y amigable, ¿no es verdad que se siente más inclinado a escucharla que si es fría o áspera?

Una buena voz ayuda a los oyentes a relajarse y a escuchar con agrado. Una voz de mala calidad estorba la comunicación y puede frustrar tanto al orador como al auditorio.

Para más ver: Como hablar con claridad

Si usted habla en público, su voz puede hacer que un auditorio reaccione favorable o desfavorablemente hacia usted. Piense en los diversos oradores que ha escuchado. ¿Lo mantuvo atento el orador de voz débil y aguda? ¿Le infundió confianza el orador de la voz temblorosa y corto de respiración? ¿No es verdad que lo impresionó más favorablemente el orador de voz clara, plena y fuerte que tenía modulación?

Esto no quiere decir que el modo de decir las cosas es más importante que lo que se dice. ¡De ninguna manera! Es mejor oír la verdad dicha con una voz fría o desagradable que mentiras habladas en voz suave. Pero la verdad dicha con una voz agradable y atractiva sin duda será más eficaz que si se dice con un tono de voz desagradable.

De modo que si usted es orador público tiene muy buenas razones para mejorar su voz. Pero ¿Cómo hacerlo?

Para empezar, es importante reconocer que las características de la voz varían de una persona a otra. Su objetivo no debe ser conseguir una voz igual a la de otra persona, sino aprovechar las posibilidades de la suya propia, con sus cualidades distintivas.

COMO MEJORAR

1- Escúchese

Aunque usted mismo se escucha todos los días, no se escucha de la manera que otros lo escuchan. Las vibraciones que su voz produce en su cuerpo hacen que su voz suene para usted diferente de como suena para otros que solo oyen el sonido que les llega a través del aire. Por lo general una persona, al oír una grabación de su voz por primera vez, dice con incredulidad: “¿Es ésa mi voz? ¡Mi voz no suena así!”

Para más ver: Importancia del Volumen al Hablar en Público.

De modo que para oírse usted mismo como otros realmente lo oyen, haga una grabación de su voz en situaciones que incluyan conversación, lectura en voz alta y una presentación pública. Vea si la voz que usted oye refleja la personalidad que a usted le parece tener. Note si es agradable y fácil de escuchar. ¿Es suficientemente fuerte, o demasiado fuerte? ¿Son claros los tonos y las palabras? ¿Es suficientemente amplio el alcance del tono? ¿Suena fingida la voz? ¿Es una voz que a usted le gustaría escuchar? Después de oírla usted podrá determinar mejor en qué habrá de trabajar para mejorarla.

2- Respire con el diafragma

Para mejorar la voz lo primero que necesita es controlar la respiración. Para tonos firmes y suaves de volumen adecuado, se necesita un buen abastecimiento constante de aire bien controlado.

Esto se logra respirando con el diafragma, no en la parte superior de los pulmones como lo hacen la mayoría de las personas, como resultado de esto cuando hablan rápidamente tienen que jadear por aire. Esto porque a pesar de lo que parece la zona más amplia de los pulmones no se halla en la parte superior del pecho (que parece mayor debido a los huesos de los hombros) sino justo encima del diafragma. Este es un músculo fuerte y curvo que actúa como una bomba, ayudando a los pulmones a halar hacia dentro aire fresco y empujar hacia fuera el aire usado.

Para practicar este tipo de respiración debe pararse erguido, inspirar profundamente, exhalar gradual, lenta y suavemente diciendo el mayor número posible de letras del alfabeto o contando hasta la cifra más elevada que pueda con una sola exhalación. También puede practicar por medio de leer en voz alta.

Un orador o cantante entrenado puede usar su voz por horas sin forzarla debido a que mantiene relajados los músculos de la garganta. Obtiene la fuerza que necesita confiando en la fuerte columna de aire que resulta de utilizar su poderoso músculo del diafragma. Haciendo esto, un cantante de ópera puede cantar intermitentemente durante dos o tres horas con un volumen que llena un auditorio, y sin enronquecer.

Para saber más como para mejorar la respiración diafragmática ver: Técnicas de respiración: respiración diafragmática

3- Relájese

Para resolver la mayoría de los problemas que tienen que ver con la voz hay un remedio sencillo… ¡tranquilícese! Es verdaderamente sorprendente lo mucho que se puede mejorar al aprender a mantenerse tranquilo o relajado al hablar. El tono de la voz cambia cuando los músculos de la garganta se tensan o relajan, tal como el tono de una cuerda de guitarra o de violín varía según esta se estire o se afloje. Al relajar las cuerdas vocales, el tono se hace más grave. La relajación de los músculos de la garganta también ayuda a mantener abiertas las vías nasales, lo cual tiene un efecto importante en la calidad de la voz, conseguirá hablar a un público numeroso sin tener que forzar la voz.

Si usted tiene el hábito de hablar con los labios y las mandíbulas apretados debe practicar ejercicios que los hagan más flexibles. Con la práctica usted también puede mejorar la articulación de modo que sus palabras salgan claras. Un buen ejercicio es leer en voz alta. Mientras lo haga, pronuncie correctamente cada palabra y haga resonar cada una cuidadosamente. Pero tenga cuidado de que esa no se convierta en su forma de hablar cotidiana.

Si usted no abre la boca, sino que habla con los dientes entrecerrados y los labios apretados, no puede tener buena resonancia y una voz agradable. Este hábito también hace difícil entender lo que usted dice. Al abrir la boca puede hacerse más audible con menos esfuerzo y puede producir tonos claros y plenos.

Siempre que hablamos tenemos un mensaje que transmitir. Asegúrese de que su voz armonice con su mensaje. Con estas técnicas podrá modular y articular la voz debidamente y expresar los sentimientos con sus diferentes matices y conseguirá hablar a un público numeroso sin tener que forzar la voz. Su voz es casi infinitamente flexible en transmitir significado y emoción a los oyentes. Si hace uso consciente y eficaz de ella, Alcanzará a la gente en formas emocionalmente que simplemente no son posibles de otra manera.

EJERCICIOS:

1) Practique todos los días durante unos minutos la respiración llenando de aire la parte inferior de los pulmones.

2) Relaje conscientemente los músculos de la garganta mientras habla.

3) Pararse erguido, inspire profundamente, exhale gradual, lenta y suavemente diciendo el mayor número posible de letras del alfabeto o contando hasta la cifra más elevada que pueda con una sola exhalación.

4) Pronuncie las vocales, alargándolas con la garganta abierta, la quijada relajada y poco volumen.

Siempre que hablamos tenemos un mensaje que transmitir. Asegúrese de que su voz armonice con su mensaje. Con estas técnicas podrá modular y articular la voz debidamente y expresar los sentimientos con sus diferentes matices y conseguirá hablar a un público numeroso sin tener que forzar la voz. Su voz es casi infinitamente flexible en transmitir significado y emoción a los oyentes. Si hace uso consciente y eficaz de ella, Alcanzará a la gente en formas emocionalmente que simplemente no son posibles de otra manera.

7 Técnicas Para Superar la Fobia Social

7 Técnicas Para Superar la Fobia Social

Técnicas para superar la fobia social

 

Más que sólo timidez, la fobia social provoca pánico. Incluso pensar en reunirse o mezclarse con otros puede acelerar el latido del corazón, boca seca, voz temblorosa, respiración rápida, sudoración, malestar estomacal  etc.

No es de extrañar que a veces se siente más fácil evitar a otras personas.Es el caso que sucede  incluso estando entre la familia, amigos y colegas – gente que uno conoce- muchas veces se siente como un calvario tamborileado por la Inquisición española.

En realidad hasta estando en un contexto de trabajo o cuando las cosas son un poco más formales y organizadas, que sabe de qué hablar, pero tan pronto como surge  algo no regulado,  mezclándolo con otras personas, ay va el problema ¡Es como si necesitara un enfoque bien definido o  entra pánico! «

 Esto quiere decir que la fobia social estropea la vida. Se interpone en el camino de lo que debe ser divertidas oportunidades para conocer y conectarse con otros.

 Sí, la mayoría de las personas a veces se ponen un poco inconscientes o se sienten algo tímidas con los demás, pero la fobia social empeora significativamente la calidad de vida. Una vez que usted se vuelve  más socialmente confidente, usted abre la puerta a tanto – nuevas oportunidades de trabajo, nuevas amistades, y, básicamente, más diversión.

[toc]

 

Entonces, ¿cómo puedo deshacerme de la fobia social?

 

Aprender a relajarse en situaciones sociales es la clave (no hay sorpresa!). Una vez que usted se siente más tranquilo socialmente, entonces pensamientos como: «¿Qué digo a continuación?» Desaparecen porque ustedes entran en el flujo y permiten que la conversación tome su propio camino natural, sin sentir que tienen que forzarlo.

Y esa horrible sensación de «todos los ojos de repente sobre mí» se desvanece, ya que comienza a sentirse mucho menos importante si otros se están centrando en usted o no.

Estos siete consejos te ayudarán a tener mas seguridad y confianza cuando está fuera con los demás y le permiten comenzar su viaje de la fobia social a la persona segura que realmente puede ser.

 

1) Prepararse para relajarse

 

 La preocupación intensa acerca de las próximas situaciones sociales vincula repetidamente la ansiedad a los acontecimientos. No es de extrañar que cuando realmente entras en la situación social en sí te sientes ansioso – te has programado para sentirte de esta manera.

 Puedes comenzar a invertir esta tendencia tomando tiempo para pensar en la actividad  futura mientras está relajado – tal vez en un baño caliente o en una silla cómoda. Imagínese relajado y confiado. Hacer esto repetidamente para que su cuerpo y mente forjen  una nueva y mejor asociación de estos momentos.

 

2) Busque situaciones sociales

  

Imagínese que vive en  una casa durante treinta años, pero siempre evitó una habitación. Pero, después de todo ese tiempo, se aventuró a entrar en la misteriosa habitación, pero se siente tenso y ansioso. ¿Por qué? Porque cuanto más evitamos algo, más le decimos inconsciente al cerebro que: «Esto es peligroso, por eso lo estoy evitando».

Así que su cerebro, tratando de ser útil, acumula el miedo (de lo que está evitando) aún más. En la naturaleza, evitamos un grupo de árboles porque tiene leones o evitamos los bordes del acantilado porque caer significa muerte.

Evitamos lo que nos asusta y estamos asustados por lo que evitamos. Así que debemos empezar a incluirnos activamente en situaciones sociales. De hecho, incluso haciendo esto en su mente, así como de verdad le ayudará a mostrar a su mente inconsciente que «esto eso es  normal». (Ver técnica 1)

 

3) Mira tus alrededores

 

Las personas socialmente ansiosas se enfocan hacia adentro, sobre sus sentimientos. Los estudios han descubierto que las personas que se califican como tímidas en los contextos sociales tienen mucho peor recuerdo de los detalles externos del entorno porque han estado mirando hacia dentro, no hacia afuera. Por lo tanto, para reducir la ansiedad céntrese hacia afuera.  Cuando este en alguna situación social, haga una nota mental de tres aspectos de la situación en la que está.

Por ejemplo:

  • El color de las paredes
  • Cualquier fotografía en las paredes y lo que contienen
  • Lo que otras personas llevan (debo confesar que nunca recuerdo eso!)

Esto puede parecer extraño, pero te acostumbrará a centrarse lejos de ti mismo – que es, después de todo, para qué son las situaciones sociales. Esto va perfectamente con el  siguiente consejo:

 

4) Haga preguntas

 

La fobia social nos viene de  preocuparse  de lo que otros piensan de nosotros, así que en vez de centrarse en eso has esto:

Cultiva la curiosidad. Pregunte a las personas preguntas abiertas que requieren algo más que una respuesta de «sí» o «no». Recuerda por lo menos un punto de lo que te dicen y habla con a ella más tarde para demostrar que estabas interesados ​​lo suficiente para recordarlo. Una vez más, esto obliga a tu  foco de atención a enfocarse hacia afuera.

También es agradable para otras personas, lo que significa que accidentalmente puede hacer más amigos como un «subproducto» de esta técnica. Ahora, la superación de la fobia social es tanto sobre dejar de hacer cosas, ya que se trata de hacer cosas nuevas, por lo que…

  

5) Apague su imaginación

 

Su imaginación es una cosa maravillosa en su lugar. Y si lo usa de manera constructiva, puede ser de gran ayuda. Pero usarla para asustarse es como usar un martillo para lavar los platos.

 

Tratar de imaginar lo que la gente está pensando en ti es un gran ¡NO! Los años de hablar en público me enseñaron a dejar de intentar medir lo que otros piensan de mí. Así que si te atrapas a ti mismo «mente-leyendo», entonces dile a ti mismo: «Mira, realmente no sé lo que estas personas están pensando ahora mismo», porque esa es la verdad. En última instancia, podemos influir en lo que otros piensan de nosotros, pero no podemos controlarlo. Y a medida que te vuelves más socialmente seguro, te importará menos de todos modos.

  

6) ¿Qué quieres?

 

Tu mente necesita instrucciones positivas. En lugar de: «Espero no sentirme aterrorizado como de costumbre» (que es como si alguien te preguntara las direcciones diciéndote dónde no deben terminar), pregúntate: «¿Cómo quiero sentirme en estas situaciones?” Y tener el hábito de centrarse en eso.

Dese  «seguridad» recordando  veces cuando  te sentiste  cómodo con otros (a menudo viejos amigos o miembros de la familia). A continuación, puede preparar su mente para realizar la forma que desee en situaciones sociales mediante el uso de estas situaciones como una plantilla.

Para hacer esto, cierra tus ojos, tómese un tiempo para recordar cómo se siente estar con estas personas familiares hasta que obtenga una fuerte sensación de confort. Entonces imagínese en una situación social menos cómoda, pero comportándose como usted hace con sus amigos de confianza. Este tipo de ensayo mental es extremadamente poderoso y con el tiempo puede hacer una gran diferencia.

 

7)  Se tú mismo

 

 Parte del tratamiento de la fobia social implica enseñar a la gente a estar lo suficientemente relajado como para poder presentar una imagen menos que perfecta de ellas mismas.  Las personas que están relajadas y preparadas para hacerse un poco el tonto tienden a tener mucha más confianza social.

No es que tienes que convertirse en el  bufón de la fiesta, pero estar preparado para mostrar un lado menos de perfecto tuyo es un signo de gran confianza
.

El punto es que la fobia social nos hace preocuparnos  demasiado por lo que otros piensan. Tratar de ser perfectos  y  expulsar la espontaneidad.

 Todo esto implica que la tensión ocasional, incluso la rareza y el habla inapropiada, están de alguna manera fuera de la norma para la interacción humana. Pero créanme, no es así.

 Preocuparse siempre de que pueda «poner un pie mal» es una forma de perfeccionismo. Ser un perfeccionista está bien si usted está haciendo una cirugía, pero no si está visitando a los suegros o esta en una fiesta en la calle , etc.

No es que la gente socialmente confidente nunca actúe un poco extraño o consiga el final incorrecto de una conversación o se sienta agitado de vez en cuando. Es que se relajan con estas cosas cuando suceden; Que a veces lo harán se lo aseguro.

Me gusta comparar superar la fobia social con frotar la herrumbre u oxido de un valioso ornamento. Se tarda un poco, pero pronto la verdadera belleza es evidente y las cosas se convierten en lo que se suponía que eran todo el tiempo hermoso.

Aprenda a derrotar las fobias sociales con estas 7 tecnicas di estoy listo para remangarme la camisa y vencerlo

  Haga Clic Aquí para obtener un libro con una serie de consejos, trucos y técnicas para superar la ansiedad social.espero que leas tan magnifica información.