Como verse bien en una videollamada

Como verse bien en una videollamada

Como verse bien en una videollamada

Debido a las nuevas circunstancias mundiales provocadas por el COVID-19, es fundamental aprender como verse bien en una videollamada sea con amigos, familiares, escuela o negocios.

Puedes lograr que tus videollamadas parezcan producción de tv y siempre verte bien siempre porque nunca sabes cuándo alguien va a hacer una captura de pantalla.

Para más ver: 6 consejos para tener éxito al estudiar a distancia

 ¿Cómo verse mejor en una videollamada? Con algunos trucos muy sencillos.

1- Cámara bien posicionada:

Algo imprescindible es la ubicación de la cámara para que esta tome el rostro de manera completa. Lo ideal es buscar una posición a la altura de los ojos. El usuario se puede ayudar con bloques improvisados debajo del equipo para que el enfoque sea mejor. El objetivo es que las personas que participan en la videollamada no se distraigan con la mirada del usuario, que puede subir o bajar si no está equilibrada.  La cámara debe situarse a la altura de los ojos pero que se vea aproximadamente, hasta el tercer botón de la camisa.

Evite por todos los medios tener el dispositivo en su mano, lo recomendable si va usar un teléfono móvil es usar un trípode, sino tiene una a mano improvise algo, quizás con unos libros para que el dispositivo no se mueva y como mencionamos antes quede a la altura de los ojos.

2- Luz:

La iluminación es clave en el desarrollo de una buena videollamada. Esto permite que el rostro del usuario se vea detalladamente y con él, su gestualidad.

Si la luz estuviera detrás de nosotros y enfrentando la cámara, provocaríamos lo que se conoce como contraluz y solo se vería nuestra silueta negra. Una luz lateral proyectará sombras en la cara que hará que parezca mucho más agresiva. Lo mejor es emplear una luz difusa, por ejemplo, rebotada en la pared y, a ser posible, frontal. detrás de la pantalla del ordenador.

Mucho cuidado con la distancia a la que ponemos la luz y su intensidad. Si está muy cerca de nuestra cara o es demasiado fuerte, en la cámara aparecerán zonas en blanco que, en realidad, no son blancas. Es lo que se conoce como “quemado”. Busca el balance de la luz para que la cámara registre los colores lo más naturales posibles.

3- El Look

La idea es vestirse de la misma manera que si fueras a una cita presencial. Por ejemplo, si tienes una reunión importante con tu jefe, quizá te conviene sacar el traje y la corbata; o, si los códigos de tu oficina son más relajados, una blazer y una camisa con el cuello abierto serán más que suficiente. Si la reunión es con tus amigos, la sudadera es la perfecta sustituta del pijama.

Evita accesorios que generan ruidos, por ejemplo, pulseras que chocan entre sí, solo serán un elemento distractor.

Si una mujer decide usar maquillaje, conviene que lo resalte un poco más de lo que haría habitualmente a través de la cámara se ve menos que en persona, pero, no abuses con un maquillaje muy llamativo ni como si fueras a una discoteca. ¡Y vístase de la cabeza a los pies! No dé por hecho que solo se verá el torso. ¿Qué ocurre si va en pantalones cortos y se tiene que levantar durante la charla?

¿Qué colores usar en la ropa en una videollamada?  

Evita los estampados con motivos y patrones repetitivos o pequeños, pueden provocar el llamado efecto moiré, que es incomodísimo. Yo tengo algunas corbatas que me encantan, pero que trato de evitar si voy a realizar una videoconferencia. Y cuidado con llevar una camisa blanca sobre un fondo blanco parecerá que tenemos una cabeza flotante.

Conviene elegir colores claros, no muy llamativos y que destaquen sobre el fondo. Hay quien sugiere que nos fijemos en cómo van vestidos los presentadores de la tv, los colores que ellos emplean funcionan bien en cámara.

Piensa en tu ropa y el color de fondo para crear un contraste visual.

4- Espacio tranquilo:

Una de las partes menos consideradas, pero más primordiales de las videoconferencias es el lugar donde se llevará a cabo.

Un perdón, ¿puede repetir? funciona una vez. Pero si la conversación se acaba reduciendo a la frase ¿me oyes ahora? será difícil remontar. Y desde ambos lados de la pantalla surgirán los nervios. Para evitar posibles ruidos externos, es recomendable usar auriculares con micrófono incorporado para que el proceso se desarrolle con mayor pureza.

Y, por supuesto, evite toda interrupción. Si vives con alguien, ¡avísales! A veces te encuentras con que aparece alguien detrás de la pantalla. Aunque no sean factores definitivos, sí influirán en la impresión que cause el candidato. También hay que evitar elementos que den mucha información sobre nosotros, especialmente si pueden ser conflictivos. Usar un fondo lo más neutro posible.

5- Lenguaje Corporal

Ten presente que, aunque no estés hablando, la gente te está viendo por lo que siempre debes comportarte, presta mucha atención a su lenguaje corporal.

Evita el multitasking

Bostezar, jugar con plumas, fumar, comer o mascar chicle. Es muy notorio cuando alguien que está participando en una videoconferencia está haciendo varias cosas a la vez y resulta sumamente molesto enviarás una señal de aburrimiento, ansiedad o incluso una falta de respeto.

– Cuida tu postura.

No te sientes como si estuvieras en el sillón de tu casa, sino como si estuvieras en una reunión presente de negocios. Ponte derecho y acomoda los brazos sobre la mesa, haz que tus manos estén visibles.

Es sugerible que haya un ligero escorzo hacia la cámara, pero no estar muy pegados a ella para que permita observar nuestro lenguaje corporal.

– Tu voz y lenguaje.

No exagere, pero muéstrese algo más entusiasta y sonriente de lo que haría en un encuentro cara a cara. Alce un poco la voz que se le oiga alto y claro.

Trate de no hacer chistes, debido a que está comprobado que las bromas por videollamadas son 30 por ciento menos graciosas que en persona. También es importante mantener hidratación cerca, como agua, té, zumos o un café… que ayuden si la llamada se alarga.

Es muy habitual que el sonido llegue con un ligero retraso. Espere unos segundos antes de responder, para asegurarse de que el emisor ha terminado la frase.

– Dónde ver.

Aunque en el contacto real es esencial ver al interlocutor directamente a los ojos, en videoconferencia debes considerar la “diferencia focal”. Cuando hables, debes ver a la cámara; cuando no, ve a la pantalla de tu computadora o dispositivo.

6- Hacer pruebas y tener un plan B:

Como en cualquier evento, es indispensable hacer pruebas horas o días antes de la presentación. Esto garantiza que cada detalle sea cubierto y se puedan solventar posibles contratiempos antes del día final. También se puede verificar la conexión WiFi para saber si está estable o debes mejorar la señal de Internet. Avisa previamente o coloca un papel en la puerta, pidiendo silencio. Revisa tu aspecto. Si lo has hecho antes ya sabes cómo te verás cuando te conectes.

En estas reuniones virtuales siempre puede ocurrir algo que interrumpa la transmisión. Es aconsejable contar con otro portátil o móvil con la misma herramienta usada para hacer la videollamada. Así, en caso de la primera fallar se tiene otra a disposición inmediata otra para solucionarlo.

Se tú mismo/a

Al final las videollamadas son interacciones con gente, pero a través de una pantalla. Simplemente no hagas nada que no harías en una reunión en persona.

Como verse bien en una videollamada

Debido a las nuevas circunstancias mundiales provocadas por el COVID-19, es fundamental aprender como verse bien en una videollamada sea con amigos, familiares, escuela o negocios.

Puedes lograr que tus videollamadas parezcan producción de tv y siempre verte bien siempre porque nunca sabes cuándo alguien va a hacer una captura de pantalla.

Para más ver: 6 consejos para tener éxito al estudiar a distancia

 ¿Cómo verse mejor en una videollamada? Con algunos trucos muy sencillos.

1- Cámara bien posicionada:

Algo imprescindible es la ubicación de la cámara para que esta tome el rostro de manera completa. Lo ideal es buscar una posición a la altura de los ojos. El usuario se puede ayudar con bloques improvisados debajo del equipo para que el enfoque sea mejor. El objetivo es que las personas que participan en la videollamada no se distraigan con la mirada del usuario, que puede subir o bajar si no está equilibrada.  La cámara debe situarse a la altura de los ojos pero que se vea aproximadamente, hasta el tercer botón de la camisa.

Evite por todos los medios tener el dispositivo en su mano, lo recomendable si va usar un teléfono móvil es usar un trípode, sino tiene una a mano improvise algo, quizás con unos libros para que el dispositivo no se mueva y como mencionamos antes quede a la altura de los ojos.

2- Luz:

La iluminación es clave en el desarrollo de una buena videollamada. Esto permite que el rostro del usuario se vea detalladamente y con él, su gestualidad.

Si la luz estuviera detrás de nosotros y enfrentando la cámara, provocaríamos lo que se conoce como contraluz y solo se vería nuestra silueta negra. Una luz lateral proyectará sombras en la cara que hará que parezca mucho más agresiva. Lo mejor es emplear una luz difusa, por ejemplo, rebotada en la pared y, a ser posible, frontal. detrás de la pantalla del ordenador.

Mucho cuidado con la distancia a la que ponemos la luz y su intensidad. Si está muy cerca de nuestra cara o es demasiado fuerte, en la cámara aparecerán zonas en blanco que, en realidad, no son blancas. Es lo que se conoce como “quemado”. Busca el balance de la luz para que la cámara registre los colores lo más naturales posibles.

3- El Look

La idea es vestirse de la misma manera que si fueras a una cita presencial. Por ejemplo, si tienes una reunión importante con tu jefe, quizá te conviene sacar el traje y la corbata; o, si los códigos de tu oficina son más relajados, una blazer y una camisa con el cuello abierto serán más que suficiente. Si la reunión es con tus amigos, la sudadera es la perfecta sustituta del pijama.

Evita accesorios que generan ruidos, por ejemplo, pulseras que chocan entre sí, solo serán un elemento distractor.

Si una mujer decide usar maquillaje, conviene que lo resalte un poco más de lo que haría habitualmente a través de la cámara se ve menos que en persona, pero, no abuses con un maquillaje muy llamativo ni como si fueras a una discoteca. ¡Y vístase de la cabeza a los pies! No dé por hecho que solo se verá el torso. ¿Qué ocurre si va en pantalones cortos y se tiene que levantar durante la charla?

¿Qué colores usar en la ropa en una videollamada?  

Evita los estampados con motivos y patrones repetitivos o pequeños, pueden provocar el llamado efecto moiré, que es incomodísimo. Yo tengo algunas corbatas que me encantan, pero que trato de evitar si voy a realizar una videoconferencia. Y cuidado con llevar una camisa blanca sobre un fondo blanco parecerá que tenemos una cabeza flotante.

Conviene elegir colores claros, no muy llamativos y que destaquen sobre el fondo. Hay quien sugiere que nos fijemos en cómo van vestidos los presentadores de la tv, los colores que ellos emplean funcionan bien en cámara.

Piensa en tu ropa y el color de fondo para crear un contraste visual.

4- Espacio tranquilo:

Una de las partes menos consideradas, pero más primordiales de las videoconferencias es el lugar donde se llevará a cabo.

Un perdón, ¿puede repetir? funciona una vez. Pero si la conversación se acaba reduciendo a la frase ¿me oyes ahora? será difícil remontar. Y desde ambos lados de la pantalla surgirán los nervios. Para evitar posibles ruidos externos, es recomendable usar auriculares con micrófono incorporado para que el proceso se desarrolle con mayor pureza.

Y, por supuesto, evite toda interrupción. Si vives con alguien, ¡avísales! A veces te encuentras con que aparece alguien detrás de la pantalla. Aunque no sean factores definitivos, sí influirán en la impresión que cause el candidato. También hay que evitar elementos que den mucha información sobre nosotros, especialmente si pueden ser conflictivos. Usar un fondo lo más neutro posible.

5- Lenguaje Corporal

Ten presente que, aunque no estés hablando, la gente te está viendo por lo que siempre debes comportarte, presta mucha atención a su lenguaje corporal.

Evita el multitasking

Bostezar, jugar con plumas, fumar, comer o mascar chicle. Es muy notorio cuando alguien que está participando en una videoconferencia está haciendo varias cosas a la vez y resulta sumamente molesto enviarás una señal de aburrimiento, ansiedad o incluso una falta de respeto.

– Cuida tu postura.

No te sientes como si estuvieras en el sillón de tu casa, sino como si estuvieras en una reunión presente de negocios. Ponte derecho y acomoda los brazos sobre la mesa, haz que tus manos estén visibles.

Es sugerible que haya un ligero escorzo hacia la cámara, pero no estar muy pegados a ella para que permita observar nuestro lenguaje corporal.

– Tu voz y lenguaje.

No exagere, pero muéstrese algo más entusiasta y sonriente de lo que haría en un encuentro cara a cara. Alce un poco la voz que se le oiga alto y claro.

Trate de no hacer chistes, debido a que está comprobado que las bromas por videollamadas son 30 por ciento menos graciosas que en persona. También es importante mantener hidratación cerca, como agua, té, zumos o un café… que ayuden si la llamada se alarga.

Es muy habitual que el sonido llegue con un ligero retraso. Espere unos segundos antes de responder, para asegurarse de que el emisor ha terminado la frase.

– Dónde ver.

Aunque en el contacto real es esencial ver al interlocutor directamente a los ojos, en videoconferencia debes considerar la “diferencia focal”. Cuando hables, debes ver a la cámara; cuando no, ve a la pantalla de tu computadora o dispositivo.

6- Hacer pruebas y tener un plan B:

Como en cualquier evento, es indispensable hacer pruebas horas o días antes de la presentación. Esto garantiza que cada detalle sea cubierto y se puedan solventar posibles contratiempos antes del día final. También se puede verificar la conexión WiFi para saber si está estable o debes mejorar la señal de Internet. Avisa previamente o coloca un papel en la puerta, pidiendo silencio. Revisa tu aspecto. Si lo has hecho antes ya sabes cómo te verás cuando te conectes.

En estas reuniones virtuales siempre puede ocurrir algo que interrumpa la transmisión. Es aconsejable contar con otro portátil o móvil con la misma herramienta usada para hacer la videollamada. Así, en caso de la primera fallar se tiene otra a disposición inmediata otra para solucionarlo.

Se tú mismo/a

Al final las videollamadas son interacciones con gente, pero a través de una pantalla. Simplemente no hagas nada que no harías en una reunión en persona.

Técnicas De La Oratoria: La Voz

Técnicas De La Oratoria: La Voz

Técnicas De La Oratoria: La Voz

Porque es importante tener una buena voz

A la gente le influye mucho no solo lo que se dice sino cómo se dice. Cuando la gente le oye hablar saca conclusiones en cuanto a la clase de persona que es usted. Si una voz es agradable, cálida y amigable, ¿no es verdad que se siente más inclinado a escucharla que si es fría o áspera?

Una buena voz ayuda a los oyentes a relajarse y a escuchar con agrado. Una voz de mala calidad estorba la comunicación y puede frustrar tanto al orador como al auditorio.

Para más ver: Como hablar con claridad

Si usted habla en público, su voz puede hacer que un auditorio reaccione favorable o desfavorablemente hacia usted. Piense en los diversos oradores que ha escuchado. ¿Lo mantuvo atento el orador de voz débil y aguda? ¿Le infundió confianza el orador de la voz temblorosa y corto de respiración? ¿No es verdad que lo impresionó más favorablemente el orador de voz clara, plena y fuerte que tenía modulación?

Esto no quiere decir que el modo de decir las cosas es más importante que lo que se dice. ¡De ninguna manera! Es mejor oír la verdad dicha con una voz fría o desagradable que mentiras habladas en voz suave. Pero la verdad dicha con una voz agradable y atractiva sin duda será más eficaz que si se dice con un tono de voz desagradable.

De modo que si usted es orador público tiene muy buenas razones para mejorar su voz. Pero ¿Cómo hacerlo?

Para empezar, es importante reconocer que las características de la voz varían de una persona a otra. Su objetivo no debe ser conseguir una voz igual a la de otra persona, sino aprovechar las posibilidades de la suya propia, con sus cualidades distintivas.

COMO MEJORAR

1- Escúchese

Aunque usted mismo se escucha todos los días, no se escucha de la manera que otros lo escuchan. Las vibraciones que su voz produce en su cuerpo hacen que su voz suene para usted diferente de como suena para otros que solo oyen el sonido que les llega a través del aire. Por lo general una persona, al oír una grabación de su voz por primera vez, dice con incredulidad: “¿Es ésa mi voz? ¡Mi voz no suena así!”

Para más ver: Importancia del Volumen al Hablar en Público.

De modo que para oírse usted mismo como otros realmente lo oyen, haga una grabación de su voz en situaciones que incluyan conversación, lectura en voz alta y una presentación pública. Vea si la voz que usted oye refleja la personalidad que a usted le parece tener. Note si es agradable y fácil de escuchar. ¿Es suficientemente fuerte, o demasiado fuerte? ¿Son claros los tonos y las palabras? ¿Es suficientemente amplio el alcance del tono? ¿Suena fingida la voz? ¿Es una voz que a usted le gustaría escuchar? Después de oírla usted podrá determinar mejor en qué habrá de trabajar para mejorarla.

2- Respire con el diafragma

Para mejorar la voz lo primero que necesita es controlar la respiración. Para tonos firmes y suaves de volumen adecuado, se necesita un buen abastecimiento constante de aire bien controlado.

Esto se logra respirando con el diafragma, no en la parte superior de los pulmones como lo hacen la mayoría de las personas, como resultado de esto cuando hablan rápidamente tienen que jadear por aire. Esto porque a pesar de lo que parece la zona más amplia de los pulmones no se halla en la parte superior del pecho (que parece mayor debido a los huesos de los hombros) sino justo encima del diafragma. Este es un músculo fuerte y curvo que actúa como una bomba, ayudando a los pulmones a halar hacia dentro aire fresco y empujar hacia fuera el aire usado.

Para practicar este tipo de respiración debe pararse erguido, inspirar profundamente, exhalar gradual, lenta y suavemente diciendo el mayor número posible de letras del alfabeto o contando hasta la cifra más elevada que pueda con una sola exhalación. También puede practicar por medio de leer en voz alta.

Un orador o cantante entrenado puede usar su voz por horas sin forzarla debido a que mantiene relajados los músculos de la garganta. Obtiene la fuerza que necesita confiando en la fuerte columna de aire que resulta de utilizar su poderoso músculo del diafragma. Haciendo esto, un cantante de ópera puede cantar intermitentemente durante dos o tres horas con un volumen que llena un auditorio, y sin enronquecer.

Para saber más como para mejorar la respiración diafragmática ver: Técnicas de respiración: respiración diafragmática

3- Relájese

Para resolver la mayoría de los problemas que tienen que ver con la voz hay un remedio sencillo… ¡tranquilícese! Es verdaderamente sorprendente lo mucho que se puede mejorar al aprender a mantenerse tranquilo o relajado al hablar. El tono de la voz cambia cuando los músculos de la garganta se tensan o relajan, tal como el tono de una cuerda de guitarra o de violín varía según esta se estire o se afloje. Al relajar las cuerdas vocales, el tono se hace más grave. La relajación de los músculos de la garganta también ayuda a mantener abiertas las vías nasales, lo cual tiene un efecto importante en la calidad de la voz, conseguirá hablar a un público numeroso sin tener que forzar la voz.

Si usted tiene el hábito de hablar con los labios y las mandíbulas apretados debe practicar ejercicios que los hagan más flexibles. Con la práctica usted también puede mejorar la articulación de modo que sus palabras salgan claras. Un buen ejercicio es leer en voz alta. Mientras lo haga, pronuncie correctamente cada palabra y haga resonar cada una cuidadosamente. Pero tenga cuidado de que esa no se convierta en su forma de hablar cotidiana.

Si usted no abre la boca, sino que habla con los dientes entrecerrados y los labios apretados, no puede tener buena resonancia y una voz agradable. Este hábito también hace difícil entender lo que usted dice. Al abrir la boca puede hacerse más audible con menos esfuerzo y puede producir tonos claros y plenos.

Siempre que hablamos tenemos un mensaje que transmitir. Asegúrese de que su voz armonice con su mensaje. Con estas técnicas podrá modular y articular la voz debidamente y expresar los sentimientos con sus diferentes matices y conseguirá hablar a un público numeroso sin tener que forzar la voz. Su voz es casi infinitamente flexible en transmitir significado y emoción a los oyentes. Si hace uso consciente y eficaz de ella, Alcanzará a la gente en formas emocionalmente que simplemente no son posibles de otra manera.

EJERCICIOS:

1) Practique todos los días durante unos minutos la respiración llenando de aire la parte inferior de los pulmones.

2) Relaje conscientemente los músculos de la garganta mientras habla.

3) Pararse erguido, inspire profundamente, exhale gradual, lenta y suavemente diciendo el mayor número posible de letras del alfabeto o contando hasta la cifra más elevada que pueda con una sola exhalación.

4) Pronuncie las vocales, alargándolas con la garganta abierta, la quijada relajada y poco volumen.

Siempre que hablamos tenemos un mensaje que transmitir. Asegúrese de que su voz armonice con su mensaje. Con estas técnicas podrá modular y articular la voz debidamente y expresar los sentimientos con sus diferentes matices y conseguirá hablar a un público numeroso sin tener que forzar la voz. Su voz es casi infinitamente flexible en transmitir significado y emoción a los oyentes. Si hace uso consciente y eficaz de ella, alcanzará a la gente en formas emocionalmente que simplemente no son posibles de otra manera.

Técnicas De La Oratoria: La Voz

Porque es importante tener una buena voz

A la gente le influye mucho no solo lo que se dice sino cómo se dice. Cuando la gente le oye hablar saca conclusiones en cuanto a la clase de persona que es usted. Si una voz es agradable, cálida y amigable, ¿no es verdad que se siente más inclinado a escucharla que si es fría o áspera?

Una buena voz ayuda a los oyentes a relajarse y a escuchar con agrado. Una voz de mala calidad estorba la comunicación y puede frustrar tanto al orador como al auditorio.

Para más ver: Como hablar con claridad

Si usted habla en público, su voz puede hacer que un auditorio reaccione favorable o desfavorablemente hacia usted. Piense en los diversos oradores que ha escuchado. ¿Lo mantuvo atento el orador de voz débil y aguda? ¿Le infundió confianza el orador de la voz temblorosa y corto de respiración? ¿No es verdad que lo impresionó más favorablemente el orador de voz clara, plena y fuerte que tenía modulación?

Esto no quiere decir que el modo de decir las cosas es más importante que lo que se dice. ¡De ninguna manera! Es mejor oír la verdad dicha con una voz fría o desagradable que mentiras habladas en voz suave. Pero la verdad dicha con una voz agradable y atractiva sin duda será más eficaz que si se dice con un tono de voz desagradable.

De modo que si usted es orador público tiene muy buenas razones para mejorar su voz. Pero ¿Cómo hacerlo?

Para empezar, es importante reconocer que las características de la voz varían de una persona a otra. Su objetivo no debe ser conseguir una voz igual a la de otra persona, sino aprovechar las posibilidades de la suya propia, con sus cualidades distintivas.

COMO MEJORAR

1- Escúchese

Aunque usted mismo se escucha todos los días, no se escucha de la manera que otros lo escuchan. Las vibraciones que su voz produce en su cuerpo hacen que su voz suene para usted diferente de como suena para otros que solo oyen el sonido que les llega a través del aire. Por lo general una persona, al oír una grabación de su voz por primera vez, dice con incredulidad: “¿Es ésa mi voz? ¡Mi voz no suena así!”

Para más ver: Importancia del Volumen al Hablar en Público.

De modo que para oírse usted mismo como otros realmente lo oyen, haga una grabación de su voz en situaciones que incluyan conversación, lectura en voz alta y una presentación pública. Vea si la voz que usted oye refleja la personalidad que a usted le parece tener. Note si es agradable y fácil de escuchar. ¿Es suficientemente fuerte, o demasiado fuerte? ¿Son claros los tonos y las palabras? ¿Es suficientemente amplio el alcance del tono? ¿Suena fingida la voz? ¿Es una voz que a usted le gustaría escuchar? Después de oírla usted podrá determinar mejor en qué habrá de trabajar para mejorarla.

2- Respire con el diafragma

Para mejorar la voz lo primero que necesita es controlar la respiración. Para tonos firmes y suaves de volumen adecuado, se necesita un buen abastecimiento constante de aire bien controlado.

Esto se logra respirando con el diafragma, no en la parte superior de los pulmones como lo hacen la mayoría de las personas, como resultado de esto cuando hablan rápidamente tienen que jadear por aire. Esto porque a pesar de lo que parece la zona más amplia de los pulmones no se halla en la parte superior del pecho (que parece mayor debido a los huesos de los hombros) sino justo encima del diafragma. Este es un músculo fuerte y curvo que actúa como una bomba, ayudando a los pulmones a halar hacia dentro aire fresco y empujar hacia fuera el aire usado.

Para practicar este tipo de respiración debe pararse erguido, inspirar profundamente, exhalar gradual, lenta y suavemente diciendo el mayor número posible de letras del alfabeto o contando hasta la cifra más elevada que pueda con una sola exhalación. También puede practicar por medio de leer en voz alta.

Un orador o cantante entrenado puede usar su voz por horas sin forzarla debido a que mantiene relajados los músculos de la garganta. Obtiene la fuerza que necesita confiando en la fuerte columna de aire que resulta de utilizar su poderoso músculo del diafragma. Haciendo esto, un cantante de ópera puede cantar intermitentemente durante dos o tres horas con un volumen que llena un auditorio, y sin enronquecer.

Para saber más como para mejorar la respiración diafragmática ver: Técnicas de respiración: respiración diafragmática

3- Relájese

Para resolver la mayoría de los problemas que tienen que ver con la voz hay un remedio sencillo… ¡tranquilícese! Es verdaderamente sorprendente lo mucho que se puede mejorar al aprender a mantenerse tranquilo o relajado al hablar. El tono de la voz cambia cuando los músculos de la garganta se tensan o relajan, tal como el tono de una cuerda de guitarra o de violín varía según esta se estire o se afloje. Al relajar las cuerdas vocales, el tono se hace más grave. La relajación de los músculos de la garganta también ayuda a mantener abiertas las vías nasales, lo cual tiene un efecto importante en la calidad de la voz, conseguirá hablar a un público numeroso sin tener que forzar la voz.

Si usted tiene el hábito de hablar con los labios y las mandíbulas apretados debe practicar ejercicios que los hagan más flexibles. Con la práctica usted también puede mejorar la articulación de modo que sus palabras salgan claras. Un buen ejercicio es leer en voz alta. Mientras lo haga, pronuncie correctamente cada palabra y haga resonar cada una cuidadosamente. Pero tenga cuidado de que esa no se convierta en su forma de hablar cotidiana.

Si usted no abre la boca, sino que habla con los dientes entrecerrados y los labios apretados, no puede tener buena resonancia y una voz agradable. Este hábito también hace difícil entender lo que usted dice. Al abrir la boca puede hacerse más audible con menos esfuerzo y puede producir tonos claros y plenos.

Siempre que hablamos tenemos un mensaje que transmitir. Asegúrese de que su voz armonice con su mensaje. Con estas técnicas podrá modular y articular la voz debidamente y expresar los sentimientos con sus diferentes matices y conseguirá hablar a un público numeroso sin tener que forzar la voz. Su voz es casi infinitamente flexible en transmitir significado y emoción a los oyentes. Si hace uso consciente y eficaz de ella, Alcanzará a la gente en formas emocionalmente que simplemente no son posibles de otra manera.

EJERCICIOS:

1) Practique todos los días durante unos minutos la respiración llenando de aire la parte inferior de los pulmones.

2) Relaje conscientemente los músculos de la garganta mientras habla.

3) Pararse erguido, inspire profundamente, exhale gradual, lenta y suavemente diciendo el mayor número posible de letras del alfabeto o contando hasta la cifra más elevada que pueda con una sola exhalación.

4) Pronuncie las vocales, alargándolas con la garganta abierta, la quijada relajada y poco volumen.

Siempre que hablamos tenemos un mensaje que transmitir. Asegúrese de que su voz armonice con su mensaje. Con estas técnicas podrá modular y articular la voz debidamente y expresar los sentimientos con sus diferentes matices y conseguirá hablar a un público numeroso sin tener que forzar la voz. Su voz es casi infinitamente flexible en transmitir significado y emoción a los oyentes. Si hace uso consciente y eficaz de ella, Alcanzará a la gente en formas emocionalmente que simplemente no son posibles de otra manera.